Edición Impresa

“Cantar es un lugar de emoción”, afirma Sandra Mihanovich

La cantante llegó a Rosario para presentar su nuevo show, “Atreverse”, que sube a escena el sábado próximo en el teatro El Círculo (Mendoza y Sarmiento)

Domingo 01 de Junio de 2014

Cálida, relajada y luciendo una sonrisa que invade su rostro, Sandra Mihanovich honra la vida a cada instante. La cantante llegó a Rosario para presentar su nuevo show, “Atreverse”, que sube a escena el sábado próximo en el teatro El Círculo (Mendoza y Sarmiento). Se trata de un recorrido por gran parte de su carrera incluyendo sus grandes clásicos junto a algunas nuevas perlitas.

   Mihanovich, que en 2012 fue nombrada “visitante distinguida” de Rosario por el Concejo Municipal, viene de participar del show del 25 de mayo “Somos Cultura”, producido por Lito Vitale, del que participaron artistas como Pedro Aznar, Kevin Johansen, Hilda Lizarazu, David Lebón y Juan Carlos Baglietto. Además, formó parte de la presentación de Showmatch 2014, donde cantó “El amor después del amor” junto a sus colegas Marcela Morelo, Valeria Lynch, Lucía Galán. “Fue muy lindo participar del comienzo del programa de Tinelli”, destacó la prestigiosa cantante, que también fue protagonista del show “Las elegidas” en el teatro Colón, junto a las mejores voces argentinas.

    “Cantar me hace muy feliz”, aseguró Mihanovich en una charla con Escenario antes del gran show donde no faltarán las canciones positivas de su último disco “Vuelvo a estar con vos”, editado en 2012. La cantante adelantó cómo será el recital de esta noche, dijo que los últimos años del gobierno nacional han sido fantásticos, opinó sobre el Papa Francisco, del matrimonio igualitario y reafirmó su postura con la donación de órganos.

    —Hace dos años presentaste “Vuelvo a estar con vos”, un disco súper positivo con un mensaje que tuvo que ver con los últimos años que te tocaron vivir con respecto a dar y recibir. ¿Cómo va a ser tu nuevo show, “Atreverse”?

   —Luego de haber presentado “Vuelvo a estar con vos” en Rosario, vamos a hacer este nuevo espectáculo, que es una especie de recorrida por toda mi historia. De repente reciclamos canciones históricas con nuevos arreglos y formas, renovándolos un poco. Llego con una banda fantástica de ocho músicos que incluyen a mi hermano Vane, a un guitarrista rosarino que se llama Nicolás Sánchez, a Juan Losovich en bajo, a Ezequiel Diaz en batería y a mis tres coristas que incluyen a mi sobrina Sol a Natalia Peregrinét, de Rafaela y a Eugenia Lende. Nuestro director es Alejandro Devries.

   —Fuiste una de las protagonistas del festejo del 25 de mayo con “Somos cultura”, producido por Lito Vitale. ¿Cómo ves al gobierno nacional sobre el cual dijiste en una entrevista que “tiene algunas falencias”?

   —Me gustó participar en la fiesta patria, que es el cumpleaños de todos los argentinos, una fiesta que incluyó a muchas voces, muchos músicos. Pienso que, si te ponés a charlar con los artistas que participaron, cada uno te va a dar una opinión distinta y apreciaciones con respecto a nuestra realidad. Lo interesante para todos nosotros es la posibilidad de generar un espacio en común para crecer y decir lo que uno piensa. No necesariamente estar enrolado dentro de una línea de “todos para el mismo lado”. Creo que este gobierno ha tenido muchos aciertos, sobre todo en lo que tiene que ver justamente con la cultura, los derechos humanos y la diversidad, con todo lo que nos hace crecer como sociedad. Desde ese lugar, los últimos años del gobierno han sido fantásticos. Hay muchos aspectos en los que hay que mejorar, pero no es mi idea opinar sobre política porque no entiendo demasiado. Así que bueno, me gustó participar sin necesariamente ser peronista ni K.

   —¿Tenés ganas de volver a la televisión junto a tu programa “Soy lo que soy” que condujiste en TN el año pasado?

   —Me gustó mucho hacerlo. Fueron 13 capítulos que se dieron en 2013 y se trataba de un programa en el que homenajeábamos a personalidades que sentimos que rompieron el molde y se hicieron eco de ese “Soy lo que soy”. Fue maravilloso hacerlo. Estoy muy orgullosa de haber formado parte de un equipo de gente que le dio un encare interesante a cada programa. Terminaba cada programa eligiendo una canción, que me parecía que era el plus que le podía dar yo como cantante. Me encantaría volver a hacer el programa y también me gustaría trabajar como actriz.

   —Dijiste que viviste tu sexualidad con naturalidad pero que de chica sufriste. ¿Sentís que a partir de la aprobación de la ley de matrimonio igualitario cambió la realidad de las minorías sexuales?

   —Siempre tuve un perfil bajo y me manejé dentro de determinada forma. Indudablemente hoy en día, se le ha facilitado el camino a mucha gente. El hecho de que todos podamos tener la misma posibilidad es muy interesante porque nos da la posibilidad de elegir. Eso es absolutamente fantástico.

   —¿Tenés ganas de casarte?

   —Sí, ¿por qué no? Por ahora no está en mis planes. Es importante tener la posibilidad de casarse, no sé si a mí en mi vida me modifica demasiado lo que vivo. Hay cosas de esa sociedad que es el matrimonio que resultan muy útiles, pero en mi caso no. O todavía no, no lo sé, puede ser. Me encanta el matrimonio. Igual creo que es muy personal, no hay una solución para todos igual. Así como un niño funciona mejor en una escuela u otra, según su personalidad, el matrimonio también es así, es algo que tiene que ver con la personalidad y con cada pareja.

   —¿Cómo ves la postura del Papa Francisco que dijo que él no es quien para juzgar a los homosexuales?

   —Creo que el Papa Francisco es una revolución enorme en la Iglesia. Creo que en tanto contribuya a empezar a que se achique la hipocresía dentro de la Iglesia, ya es un logro enorme. Uno de los grandes problemas de la Iglesia es justamente su falta de realidad y su hipocresía. Es decir, que la Iglesia va por un lado y la vida de la gente va por otro. Creo que la tarea del Papa es fantástica. Soy católica pero no practicante.

   —¿Es cierto que de chica eras muy tímida y que el canto te ayudó a comunicarte y a liberarte?

   —Sí, era súper tímida de chica y mi momento de felicidad e integración con mis pares era cuando agarraba la guitarra y me ponía a cantar. Las reuniones sociales eran un lugar donde no estaba cómoda. Pero para cantar jamás tuve ningún tipo de conflicto, al contrario, me hacía sentir muy feliz y hasta el día de hoy me hace sentir muy feliz. Cantar es un lugar de emoción, puedo cantar en cualquier contexto.

   —A menos de dos años del trasplante de riñón que le realizaste a tu ahijada Sonsoles, hija de tu pareja Marita, ¿cómo estás hoy de salud? ¿Tenés que tener algún cuidado específico?

   —Estoy feliz y agradecida de haber podido transitar esa situación milagrosa de la donación. Y estoy bastante anotada en todo lo que tiene que ver con el Incucai. En mis shows siempre incluyo un video que habla de la donación de órganos. Es una camiseta que me puse medio sin querer, no es que quise hacer una campaña, se dio naturalmente, y me parece que está bien que me haga cargo. Por eso, desde el lugar en el que estoy, trato de contribuir a que se hable del tema, porque creo que una de las cosas que más patea en contra son los miedos, y los miedos tienen que ver con los tabúes y el no hablar. Si se puede hablar del tema, se contribuye a desmitificar y a sacarse miedos de encima. Hay más de 7 mil personas que esperan un órgano. Y además hay una realidad: es mucho más fácil que uno esté en condiciones de necesitar y recibir un órgano a que esté en condiciones de dar. En cualquier momento uno puede necesitar, y si pensás eso, te cambia la perspectiva. Mi vida sigue igual, lo único que me dijeron es que, al tener un sólo riñón, lo ideal es que pueda trabajar sin estar forzado, y lo que hace bien para el metabolismo es el agua, un consejo válido para los que tienen los dos riñones también.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario