Edición Impresa

Canciones que van por la era de la madurez

El grupo de rock presentó "Cerca de las nubes", su nuevo álbum, el sábado por la noche en Club Brown ante unas dos mil personas.

Lunes 15 de Abril de 2013

"Nosotros toda nuestra vida nos la pasamos tirando fruta, y en este disco también lo hacemos. Pero la búsqueda en este álbum es un poco más para adentro. En lugar de estar mirando lo mal que está todo afuera, tratamos de ver lo que está bien dentro de uno. Pero es una cuestión artística, una elección", le dijo Germán Daffunchio a La Capital a la hora de explicar las características de "Cerca de las nubes", último álbum de Las Pelotas, presentado el sábado en el nuevo espacio de Club Brown.

Disco un tanto bipolar, que alterna canciones suaves con arranques rockeros, "Cerca de las nubes" cierra una etapa en la carrera del grupo, un ciclo que comenzó diez años atrás con "Esperando el milagro" (2003), punto de partida en la renovación del sonido de Las Pelotas, que pasó del rock rotoso y visceral al pop intenso y emotivo. El primer signo del cambio fue "Será", por aquel entonces, toda una rareza en la propuesta de la banda por su neta filiación pop. La actualización sonora del grupo continuó en "Basta" (2007) y "Despierta" (2009). El reciente "Cerca de las nubes" completa el círculo con su impronta de álbum maduro.

El recital del sábado comenzó con "Cuántas cosas", tema de apertura del disco. El ánimo introspectivo de la canción ofrece la clave para leer el momento actual de la banda y completa la idea de Daffunchio citada más arriba. Sin la presencia volátil de Alejandro Sokol (murió poco antes de la salida de "Despierta" pero ya no formaba parte del grupo), Germán Daffunchio, que hizo de su timidez un estilo, se cargó al hombro la responsabilidad de convertirse en frontman. Curiosamente, su sencillismo interpretativo y su aura de líder a la fuerza potencian su figura en el centro del escenario. En "Cuántas cosas" su voz transmite una mezcla de sensibilidad herida y optimismo sobre un fondo de cuerdas; señala, así, la entrada al pop clásico en la era de la madurez.

El otro perfil del disco lo subrayan dos canciones, "Escondido bajo el brazo" y "Si la distancia", que en el recital del sábado levantaron la temperatura del lugar y son ejemplos perfectos de la síntesis del rock tecnoso y bailable al que apuntan Daffunchio y compañía. "Siempre estará", otro punto significativo del disco y del concierto de Rosario, revela el vínculo de Las Pelotas con el U2 de "The Unforgettable Fire" (1984), álbum en el que Bono y compañía moldearon su modelo de canción pop como himno épico con el que conquistarían el mundo poco después.

Por fuera de las canciones de "Cerca de las nubes", sobresalieron dos clásicos: "Día feliz" y la versión punk de "Shine". La banda sonó precisa, y la base que integran Gabriela Martínez (bajo y coros) y Gustavo Jove (batería) bien vale una mención destacada, ya que sonaron como un solo instrumento de principio a fin.

Ya se dijo del perfil calmo y maduro de algunas canciones del nuevo álbum. Entre la creciente sofisticación de la banda que evidencian esas nuevas canciones y un público formado en la cultura de los cantitos futboleros y el "aguante", hay un océano de distancia. Con "Cerca de las nubes" se cierra una etapa en la carrera de Las Pelotas. La banda se encuentra en buena forma, resta ver si sus fieles seguidores se adaptan a las elecciones estéticas del grupo o, como dijo Daffunchio, quieren que les sigan "tirando fruta".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS