Edición Impresa

Cañada de Gómez cuenta al fin con su nueva planta potabilizadora

El gobernador Bonfatti inauguró las instalaciones que procesan el agua por ósmosis inversa y que ahora permite llevar los niveles de arsénico y sales a los valores que exigen normas provinciales.

Lunes 14 de Octubre de 2013

"Por unos años resolvimos el problema, pero estamos convencidos de que la solución definitiva son los acueductos". En estos términos habló el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, en el acto inaugural de una planta de ósmosis inversa, la primera que se construye en la historia de Cañada de Gómez. La visita del mandatario se dio en un clima previo de alta conflictividad con las autoridades municipales, que dos días antes iniciaron una junta de firmas para pedir "igualdad con Rosario" a través de la construcción de un acueducto.

Bonfatti dijo que "por bastante tiempo resolvimos el problema", refiriéndose a la disminución de arsénico y sal, elementos que, a partir de ahora, estarán debajo de los niveles que exige la ley provincial. De todos modos, el mandatario dijo que el gobierno está evaluando la posibilidad de enlazar un acueducto con Funes una vez que en 2015 esté finalizado el que irá hasta la avenida Circunvalación para el Gran Rosario. "Esto acercaría los plazos y sería menor la erogación porque no se necesitan tomas y plantas de tratamientos, todo eso estaría garantizado con la planta de Rosario", dijo Bonfatti, tras insistir que se trata de una alternativa que está siendo estudiada por el gobierno. "El nivel de arsénico es apto para consumo humano", remarcó.

Esa idea fue reforzada por el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Vivienda, Antonio Ciancio, quien consideró que 0,50 microgramos de arsénico por cada litro de agua es considerado por el Ministerio de Salud de la Nación como "apto para consumo humano", y dijo que mucho agua mineral que se comercializa en el país tiene 200 microgramos por litro.

"Estén tranquilos porque siempre vamos a estar debajo de los parámetros y para reforzar esa idea es que hicimos esta planta", dijo Ciancio, y añadió que "de ser necesario bajar aún más la vamos a duplicar. La solución final es el acueducto, pero ahora están tomando agua de calidad", dijo.

Luego, y tras hacer un repaso por la marcha de los acueductos en el territorio provincial, Bonfatti resaltó que se trata de la primera planta potabilizadora en la historia de Cañada de Gómez y que se trata de una inversión cercana a los 10 millones de pesos. Se explicó además que la ósmosis inversa es la tecnología destinada a optimizar la calidad del servicio al sumar agua filtrada (con nivel salino reducido) a la que se extrae de los pozos, efectuándose la mezcla en una cisterna de 2,5 millones de litros de capacidad.

Se dijo también que una vez que se hagan los primeros ajustes, la planta entrará en régimen de servicio, aportando agua desalinizada a la cisterna de abastecimiento para toda la ciudad. Los módulos de ósmosis inversa pueden operar cada uno en forma independiente con la mitad de los caudales totales requeridos.

Cada línea está compuesta por una bomba de baja presión, un sistema de dosificación antiincrustante, un tren de prefiltración, una bomba de alta presión y un módulo de ósmosis inversa con una capacidad de producción de agua permeada de 50 metros cúbicos cada uno, los que pueden operar en forma individual o simultánea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS