Edición Impresa

Camioneros no quieren venir más a Rosario por los ataques que sufren

El traslado del cereal entre la playa de Pérez y una terminal portuaria en el Bajo Ayolas es una carrera con obstáculos. Emboscadas con troncos en el camino, piedrazos y robos a mano armada son parte de la odisea que viven los conductores.  

Martes 03 de Septiembre de 2013

Para los camiones que traen cereal hasta la terminal de Servicios Portuarios, en el Bajo Ayolas, llegar a Rosario "es riesgoso y nadie quiere ir". Los testimonios hablan de escruches, robos a mano armada, piedrazos, cadenazos, apertura de boquillas, sospechas de "zona liberada" y denuncias de camionetas de la policía cargadas con mercadería encontrada en el asfalto de Circunvalación. La odisea comienza en el playón de la terminal VI, en Pérez, atraviesa Uriburu y culmina en el Bajo Ayolas, "donde es fija que te chorean", señalan los choferes.

"La inseguridad que hay en Rosario es atroz, espantosa. Y nadie toma cartas en el asunto. Los jefes policiales lo saben y que nadie se haga cargo da bastante indignación". Así abre la charla con LaCapital Rubén, un camionero casildense con 13 años de experiencia al volante.

Cuando el "dador de carga" le dice al camionero su destino, muchos se toman la cabeza. La mayoría no quiere pasar por el trago amargo de llegar al playón de Pérez sobre avenida Las Palmeras, después de horas esperando sobre Circunvalación o Presidente Perón y pagar entre 40 y 50 pesos "para ir a un lugar que no tiene ninguna comodidad y los baños están sucios".

La pesadilla sigue al tomar por Uriburu rumbo al sur. "Está todo roto, es una boca de lobo y por lo pozos, que son como cráteres, hay que frenar constantemente. Ahí te salen 10 tipos entre los yuyos, te amenazan con armas de fuego y recibís piedrazos. Al que para lo desvalijan, pero si tomás contramano por Uriburu, te hacen la boleta", recuerda Rubén.

Ya sobre Circunvalación sigue el descontrol. "Te abren las boquillas del camión y las puertas, se hace un reguero. Pero esto se puede tranquilamente prevenir poniendo un poco más de policía", comenta el camionero.

En el destino final también se desatan los problemas. Para egresar del Bajo Ayolas los vehículos de gran porte deben cruzar por debajo la Circunvalación donde debería haber un patrullero.

"Estamos regalados, encima por Circunvalación te dejan haciendo fila para entregar la carta de porte con el riesgo de accidentes o robos", dice para agregar: "Da mucha bronca. ¿El jefe policial no lo sabe? El resto de los puertos son inseguros, pero el de Rosario es vergonzoso y nadie quiere ir".

Móviles con cereal. El casildense dijo haber visto "a la camioneta de la policía por Circunvalación antes de llegar a San Martín cargada con bolsas de cereal". Y se pregunta por qué.

Víctor integra Tansportistas Asociados de Casilda y coincide con sus colegas del volante. "Es problemático ir a Rosario, pasa de todo y nadie responde. Hace tiempo que en la zona de la playa Pérez está roto el pavimento y de Presidente Perón a Uriburu la cuestión es peor, por ende hay que transitar a paso de hombre; los pozos son tan profundos que no se pueden esquivar", expresa.

"Te abren las boquillas en bici o corriendo y en el Bajo Ayolas han robado a la entrada del puerto y a 50 metros de la garita de Prefectura.

Otro punto es la falta de coordinación para llegar con el camión hasta la terminal portuaria, ya que los choferes de los pesados rodados deben esperar cinco a seis horas de madrugada en un sitio inhóspito de la zona sur.

"He estado en doble fila de camiones en la A008, otro día me cruzaron maderas por delante y encima en Pérez tenés que pagar y ni siquiera tenés un comedor o un baño como la gente".

Todo tipo de modalidades. Juan, con 8 años de trabajo en el lomo se suma a los testimonios. "Me apedrearon el camión. Uno llega a pensar que hasta la policía tiene que ver porque parece todo a propósito. Justo cuando pasan las cosas más terribles los efectivos no están", manifiesta para describir distintas modalidades para abrir las boquillas. "La novedad es lo que hacen cuando te roban con las motos. Se te ponen a la par y con una cadena que tiene un gancho provocan que las propias cubiertas del camión arranquen la puerta", detalla para enumerar todo tipo de elementos a la hora de los ilícitos: troncos en el camino, armas de fuego, piedras y hasta menores de edad que son puestos delante para provocar que los vehículos se detengan.

"Vamos con miedo, he visto situaciones de robos y escruches donde otros compañeros han perdido la mitad de la carga", finaliza Juan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS