Edición Impresa

Cabandié quiere al hijo de Kirchner de presidente

El oficialismo cerró filas ayer para defender a Máximo Kirchner de las publicaciones sobre supuestas cuentas bancarias suyas en el exterior, y coincidió en señalar que “le pegan” al hijo de la presidenta Cristina...

Miércoles 01 de Abril de 2015

El oficialismo cerró filas ayer para defender a Máximo Kirchner de las publicaciones sobre supuestas cuentas bancarias suyas en el exterior, y coincidió en señalar que “le pegan” al hijo de la presidenta Cristina Kirchner para “dañar al proyecto”. Uno de los más enfáticos fue el diputado nacional del Frente para la Victoria e integrante de La Cámpora Juan Cabandié, quien aseguró que le “gustaría” que Máximo Kirchner sea candidato a presidente en las elecciones de este año.

“Veo a Máximo Kirchner como Presidente”, subrayó el legislador por la ciudad de Buenos Aires, señaló que al líder de su agrupación “le sobran características para ser un dirigente político, de hecho, ya lo es” y destacó que “Máximo demostró tener una enorme capacidad”.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, calificó de “inmunda” la nota publicada por la revista Veja de Brasil y aseguró que las críticas son “para enlodar a la familia, y le pegan a Máximo para pegarle a la presidenta”.

El secretario de la Presidencia, Eduardo Wado De Pedro, aseguró que el hijo de la presidenta es atacado “por miedo”, y resaltó que “los que sueñan con que este proceso se termine el 10 de diciembre ven en él un futuro que los aterra”.

En tanto, el gobernador de Entre Ríos y precandidato presidencial Sergio Urribarri defendió a Máximo Kirchner y afirmó que “se cansaron de atacar” a la presidenta pero “la hicieron más fuerte” y “ahora atacan a la familia, a los hijos, con mentiras y falsedades porque tienen la impotencia del mal perdedor, del que siempre juega sucio.”

A su turno, el director de Ansés, Diego Bossio, sostuvo que “le pegan a Máximo para dañar al proyecto” y evaluó que “el ataque es predecible, porque evidentemente hay un sector de la sociedad, de las corporaciones y de los medios más corporativos, con un nivelo de agresión y virulencia muy fuerte”.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, aseveró que el líder de La Cámpora “expresa los valores propositivos de este cambio de época”, y resaltó que “a algunos grupos concentrados de poder les molesta la figura de Máximo porque defiende el proyecto de millones de argentinos desde la militancia y no desde los medios de comunicación”.

Su par de la Cámara de Diputados bonaerense, Horacio González, se sumó al respaldo y vinculó las publicaciones sobre que Máximo Kirchner con su rol como fundador de La Cámpora.

Finalmente, el presidente de la Afsca, Martín Sabbatella, afirmó que las declaraciones de Máximo Kirchner “son contundentes y dejan en evidencia la mentira armada por (el CEO del Grupo Clarín, Héctor) Magnetto, y por el grupo de medios que maneja esa corporación”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario