Edición Impresa

Buscan en Mar del Plata pistas por el crimen de "Diente de Lata"

La investigación por el crimen mafioso de Maximiliano "Diente de lata" Rodríguez, ejecutado de ocho balazos y arrojado a la vera de la autopista Rosario-Córdoba el 18 de agosto, derivó en el allanamiento de una casa de Mar del Plata donde se...

Jueves 11 de Septiembre de 2014

La investigación por el crimen mafioso de Maximiliano "Diente de lata" Rodríguez, ejecutado de ocho balazos y arrojado a la vera de la autopista Rosario-Córdoba el 18 de agosto, derivó en el allanamiento de una casa de Mar del Plata donde se trató sin suerte de dar con un hombre cuyas huellas dactilares aparecen estampadas en un televisor de la casa de Roldán de donde fue secuestrada la víctima antes de morir. El sospechoso sigue prófugo y, según trascendió, tiene antecedentes en la Justicia federal con una condena ya cumplida por tráfico de drogas.

El allanamiento se realizó en una casa de Paula Albarracín al 2400, en la ciudad atlántica, donde se trató de encontrar a Marcelo S., un hombre de 36 años cuyas huellas dactilares aparecen en el extremo de una pantalla de televisor de la casa ubicada a 730 kilómetros de su residencia habitual: nada menos que de donde fue secuestrado Rodríguez.

El exhorto para cumplir con el procedimiento fue firmado por el fiscal de la Unidad de Homicidios Adrián Spelta y dirigido a sus pares marplatenses a partir del resultado de las pericias sobre los rastros levantados el 18 de agosto en la casa de dos plantas ubicada en María Auxiliadora 712, en el loteo Costa Azul de Roldán.

De ese inmueble la noche anterior y mientras estaba con Sofía G., la chica de 26 años que fue su novia de los últimos 8 años, Diente de Lata fue secuestrado por seis hombres que revisaron toda la casa durante 45 minutos y dejaron marcas en distintos sectores. La joven, única testigo de lo ocurrido, no pudo identificar a los agresores porque fue encerrada en una habitación.

A Rodríguez lo trasladaron hasta la autopista a Córdoba, en la mano hacia Rosario y a la altura del puente de ingreso a Funes, donde poco más tarde fue hallado con 13 orificios calibre 9 milímetros.

Por las características del crimen y los antecedentes de Rodríguez (se lo vinculó a un homicidio ocurrido hace diez años, a la segunda línea de la barra brava de Rosario Central y con antecedentes por drogas) la pesquisa analiza desde un robo hasta un ajuste de cuentas.

 

Una huella en el TV. Lo concreto es que el resultado de las pericias sobre rastros colectados en Roldán determinaron la identidad del hombre radicado en Mar del Plata. Y aunque no pudo ser encontrado, pesa sobre él una orden de captura.

"Las huellas de esta persona aparecen en la pantalla de un televisor, pero no se puede determinar si fueron hechas el día del secuestro o con anterioridad", indicó Spelta a este diario, tras aclarar que la persona buscada "no está imputada sino que se lo convoca en el marco de la causa para que aporte lo que sabe".

No obstante, fuentes vinculadas a la pesquisa confirmaron que Marcelo S. tiene antecedentes por trafico de estupefacientes en el juzgado Federal Nº 2 de Capital Federal, donde lo condenaron a 4 años de prisión (ya cumplida) e inhabilitación perpetua para ocupar cargos en las fuerzas de seguridad, lo que hace suponer que se trata de un ex policía.

Los mismos voceros aportaron que el vínculo entre el prófugo y Rodríguez era de una fuerte amistad, a tal punto que el asesinado habría sido elegido como futuro padrino de un hijo por nacer de Marcelo S.

En ese sentido no se descarta que la fiscalía vuelva a convocar a la novia de la víctima para confirmar si esa relación era así de estrecha.

"La investigación sigue adelante y tenemos abiertas todas las hipótesis, desde un robo a un ajuste de cuentas por deudas o drogas", indicó Spelta en referencia a las múltiples líneas investigativas que se tamizan en hasta ahora misterioso crimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario