Edición Impresa

Bulldog: Con la mente juvenil punk

Una ciudad destruida, con edificios derrumbados, humo y escombros. Es el arte de tapa y del sobre interior del nuevo disco de Bulldog, la banda rosarina de punk que acaba de lanzar su nuevo...

Viernes 09 de Agosto de 2013

Una ciudad destruida, con edificios derrumbados, humo y escombros. Es el arte de tapa y del sobre interior del nuevo disco de Bulldog, la banda rosarina de punk que acaba de lanzar su nuevo material "Ciudad Deseo". Hernán "Mantu" Mantoani explicó el costado conceptual de un disco tan potente como apocalíptico, que el grupo presentará en septiembre en Rosario (ver aparte). "Mantener la mente juvenil punk es lo que hace que todo vaya para adelante", dijo el líder y cantante de la banda que completan Guillermo Tagliarini (guitarra y voces); Ramiro España (bajo y voces) y Adrián Gómez (batería).

—El disco "Ciudad Deseo" connota distinto después de la tragedia del martes. ¿En qué se motivaron en su momento para hacer este trabajo y por qué se les ocurrió ese título?

—Justo pasa esto, mirá vos, ves la tapa del disco y es impresionante. Es como Nostradamus, parece que predijera lo que iba a suceder. Me refiero al dibujo de tapa y a todo el arte del disco, porque en realidad nosotros partíamos de la idea de una canción, llamada "Ciudad Deseo", y cuando nos dimos cuenta vimos que las letras tenían correlatividad, y comenzamos a trabajar en algo conceptual, como que cada canción sea un capítulo de una película.

—¿Y cómo lo llevaron a cabo ese proceso?

—Empezamos a ver de qué se trata y vimos que era la historia de un grupo de gente, que somos nosotros, que vive en una ciudad, sin nombrar un lugar determinado, y que nos vamos a fundar nuestra ciudad cansados de la inseguridad y de todas las cosas que vivimos. Ahí entonces hablamos de un personaje de la ciudad, de situaciones que se empiezan a vivir después porque nos vamos a una ciudad a fundarla y después se empieza a ensuciar la ciudad. Esa es la idea, una ciudad en la cual estábamos muy enojados por la mentira, la violencia, los robos, la gente con malas intenciones, gente mala, de ahí decidimos irnos y empezar a formar nuestra propia película.

—En el disco hay temas que son bastante apocalípticos. Por ejemplo en "Sobre el filo" cantás "sangre o arena, no hay mucho para elegir".

—Nosotros, como cualquiera hoy por hoy, estamos preocupados por la inseguridad. Una persona normal, pensante y trabajadora, como vos, como nosotros, como cualquiera, como quien va todos los días a laburar en su bicicleta, no sabe si vuelve solo, o si vuelve la bicicleta sola. Le queríamos dar al disco una connotación media apocalíptica, por eso la tapa, por eso el arte medio al estilo "Mad Max" (película de ciencia ficción, de carácter futurista y apocalíptico, protagonizada por Mel Gibson). Eso te invita a decir que de acá hay que irse, porque ya luchamos y no se puede hacer nada, entonces vamos a fundar lo nuestro para intentar vivir mejor, que es lo que hoy toda persona busca en su vida: ser feliz, vivir bien, tener bien a la familia, a los amigos, las cosas básicas para para poder moverse.

—¿Sienten que Rosario no los reconoció en su momento y tuvieron que ir a Buenos Aires para que los legitimaran?

—Ehh, no fue tomado desde ese lado, pero hay situaciones que no son buenas ni dignas tanto para nosotros como para ninguno de los otros grupos. Ahora que me decís esto me acuerdo que le dieron una llave o título de honor al grupo No te Va Gustar (se refiere a la distinción entregada el 27 de abril de este año, en la cual el Concejo Municipal declaró como Visitante Distinguido de la ciudad de Rosario a la banda uruguaya No Te Va Gustar "por su compromiso en las campañas contra la violencia de género"). Bueno, ese grupo vino dos veces a Rosario. Y yo digo, está bien, si no nos distinguen a nosotros, entonces bueno, que lo distingan a Baglietto, a Los Vándalos, a Cielo Razzo, a alguna banda que se haya roto el culo acá. Porque si no todo es muy fácil, viene uno de afuera y se lleva el título de la ciudad.

—Veo que el tema no te parece algo menor.

—Mirá, creo que fuimos un grupo que hicimos lo nuestro siempre al margen de lo político y de lo cultural de la Municipalidad o Gobernación, nos mantuvimos por la colectora, no íbamos por esa autopista. ¿Fue bueno o malo? No sé, a lo mejor fue malo, pero era la única manera que teníamos de hacerlo, no nos salió de otra manera en ese momento, eramos un grupo rebelde punk con letras contestatarias y era obvio que no nos iban a llamar para festejar el Día del Niño.

—Eso era cuando arrancaron, pero ¿cómo es la situación en el presente?

—Ahora, más aplomados, más grandes, con más experiencia, sonando mejor también y diciendo otras cosas en las letras, pero por una cuestión natural de que vos con la evolución de tu vida y con los años vas aprendiendo un montón de cosas. Tampoco nos sentimos dejados de lado ni apoyados. En realidad seguimos en la misma posición de antes, vamos y luchamos por lo nuestro y seguimos trabajando acá, en Perú, en España, en México, en Buenos Aires, en Tierra del Fuego, lo hacemos año a año y no venimos acá a contar lo que estamos haciendo. Al reconocer y distinguir a alguien, tanto para nosotros como para otras bandas, debería ser mirando un poquito para adentro y no tanto para afuera.

—Bueno, el año pasado el Concejo también distinguió a Vilma Palma, no es que se olvidan de todos los rosarinos.

—Me parece mejor, nosotros estábamos tocando en Perú, íbamos por las galerías de allá y sonaba Vilma Palma, se rompieron el culo y por ahí en Rosario les cuesta hacer un show, así que se lo den a ellos me parece perfecto. Nosotros respetamos el laburo de gente como ellos, más allá de que sean de un género distinto al nuestro.

—En "Víctima" decís que "la calle es una guerra, es morir o matar", ¿sentís realmente esa sensación extrema?

—Sí, realmente sí. Se ve acá, se ve en Buenos Aires. Nosotros que no tocamos siempre en lugares excéntricos, sobre todo, cuando vamos a Buenos Aires, vemos casos graves de inseguridad. El otro día vino un tipo después de un show y nos contó contó que le habían robado la mochila y terminó en el piso y que casi lo matan a golpes, entonces es un poco la realidad de morir o matar. También, guarda, tomado un poco desde el lado apocalíptico y cultural, para hacer entender que ojo, no salgo con un chumbo y voy tirando, en la canción esa letra es para darle el lado teatral a la cosa.

—Cuando decís que a Bulldog le gustaría construir otra ciudad, ¿qué es lo que priorizarían y qué desestimarían en esa nueva Rosario?

—Mirá, ante todo poner gente de buen corazón, al tener eso es muy difícil pensar en cosas malas en general. La gente buena puede ser más vaga o menos vaga, pero si la gente es copada con nosotros, no importa que no sea el mejor, si es de buen corazón es básico, lo demás llega después. Sería uno de los tips de la Ciudad Deseo, gente trabajadora y optimista, no hay que ver todo negro. Y después, otra cosa, que en esta nueva ciudad haya montañas y mar, te lo digo porque está todo conceptualmente armado. Es así, en un lugar donde cada canción es un capítulo, la ciudad que imaginamos será como una película conceptual.

—Y todo esto dicho con la bandera del punk, como siempre.

—Como toda cosa en Argentina, el éxito es haber durado veinte años haciendo esto. Somos exitosos por eso, pero además somos exitosos porque somos amigos, porque la pasamos bien y tenemos un grupo de trabajo hermoso. Pero el haber sobrevivido con este estilo, que no es un estilo popular ni mucho menos, es todo un tema. Hacer punk rock te cierra puertas por una cuestión de prejuzgamiento, pero lo seguimos sobrellevando. Seguir haciendo nuestras canciones y rompernos el culo, ensayar todos los días, ese esfuerzo hace que se mantenga la fuerza y la mente juvenil punk. Porque mantener la mente juvenil punk es lo que hace que todo vaya para adelante. Es así. Es "hazlo tú mismo" y hacé lo que tengas ganas. Más punk que eso no hay.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS