Edición Impresa

Brasil manda 10 mil soldados a sus fronteras

El gobierno de Dilma Rousseff lanzó la Operación Agata 5, con el fin de combatir el narcotráfico y la delincuencia en las zonas fronterizas con Paraguay, Argentina, Bolivia y Uruguay. La operación involucra a cerca de 10 mil soldados.

Sábado 11 de Agosto de 2012

Brasilia. — El gobierno de Dilma Rousseff lanzó la Operación Agata 5, con el fin de combatir el narcotráfico y la delincuencia en las zonas fronterizas con Paraguay, Argentina, Bolivia y Uruguay. La operación involucra a cerca de 10 mil soldados de las diversas FFAA. De esta forma, Brasil suma sus militares a tareas de control de fronteras, así como ya los utiliza para la seguridad interna, en especial en las favelas de las grandes ciudades.

El operativo Agata 5 incluye cinco aviones no tripulados a control remoto, 30 buques de guerra y varios escuadrones de cazabombarderos F-5. Las operaciones se extenderán por 15 días.

La movilización se inició el lunes y tiene como propósito "detener el tráfico de drogas y armas, así como el contrabando de otros productos" provenientes de los países vecinos, señaló el Ministerio de Defensa. Las fuerzas armadas brasileñas trabajarán a lo largo de la extensísima frontera de sus estados de Río Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná y Mato Grosso do Sul, o sea, la frontera con sus vecinos Argentina, Paraguay y Bolivia (la frontera con Uruguay no está incluida en la operación). Esta es la quinta edición del operativo.

"Buscamos vigilar el espacio aéreo, que se utiliza para actividades ilegales como el narcotráfico y el contrabando", aseguró el comandante de brigada José Geraldo Ferreira. "Nuestro objetivo principal es evitar que el espacio aéreo brasileño sea utilizado para actividades ilegales como el narcotráfico y el contrabando", declaró Joao Geraldo Ferreira Malta, general de brigada de la fuerza aérea.

La diplomacia brasileña aclaró que los tres países afectados fueron alertados previamente de la operación. Los controles se concentran en las carreteras e incluyen el abordaje de conductores en puestos de control, indicó el teniente coronel del ejército Claudio Pellegrini Louzada.

Vecino en la mira. La "triple frontera", donde se tocan los territorios de Brasil, Paraguay y Argentina, es un foco de atención de Brasil, dado que desde allí irradian actividades que incluyen el terrorismo de matriz islamista. Pero claramente el floreciente narcotráfico en las porosas fronteras con los tres vecinos es el principal problema que enfrenta Brasil. Bolivia ha aumentado sustancialmente su producción de cocaína en los últimos años y ya es el tercer productor mundial de esta droga. Se estima que más del 90 por ciento de esa producción sale hacia Brasil. El gobierno del presidente Evo Morales, quien llegó al poder en enero de 2006, expulsó a la DEA norteamericana. Bajo su mando aumentó enormemente la superficie cultivada de planta de coca, de la que se extrae la cocaína. Morales es aún hoy el líder sindical de los campesinos cocaleros de la región tropical de Cochabamba.

Huelgas federales

Huelgas de empleados federales en casi todos los Estados brasileños comenzaron a generar problemas en puertos, aeropuertos y carreteras. La huelga de efectivos de la policía federal obstaculiza el funcionamiento del aeropuerto de Guarulhos, el de mayor movimiento de Brasil, así como de las terminales aéreas de Brasilia, Río de Janeiro y Porto Alegre, entre otras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario