Edición Impresa

Brasil hará una pausa en alza de tasas

El Banco Central de Brasil apuntó ayer a que un ciclo de endurecimiento monetario, que se prolongó por un año, está llegando a su fin, pese a que dejó abierta la posibilidad de una subida más...

Viernes 11 de Abril de 2014

El Banco Central de Brasil apuntó ayer a que un ciclo de endurecimiento monetario, que se prolongó por un año, está llegando a su fin, pese a que dejó abierta la posibilidad de una subida más de la tasa de interés para contener la inflación.

En las minutas de su reunión de política monetaria del 2 de abril, el banco dijo que la mayor parte de los efectos de anteriores alzas de la tasa deberían de sentirse en los próximos meses, apuntando a que podría no necesitar elevar nuevamente el costo del crédito.

El Banco Central brasileño había subido la semana pasada su tasa de interés referencial (Selic) en 25 puntos básicos a un 11 por ciento, su mayor nivel en más de dos años.

Un incremento en los precios en marzo pasado, que llevó a la inflación más cerca del techo del 6,5 por ciento de meta oficial, aumentó la presión sobre el Banco Central para que eleve las tasas al menos una vez más en mayo.

La inflación anual se aceleró a un 6,15 por ciento el mes pasado, superando todos los pronósticos arrojados por un sondeo de Reuters entre economistas que siguen de cerca el mercado brasileño.

"Esto apoya la creencia de que el banco se está preparando para el final del ciclo (de endurecimiento)", dijo Enestor dos Santos, economista de BBVA en Madrid.

"La gran interrogante es si las minutas son todavía relevantes tras las cifras de inflación de marzo. Yo creo que sí", agregó el economista brasileño.

El presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, dijo en Washington que el banco estaba vigilando los precios y las condiciones económicas para tomar las mejores decisiones.

Tombini dijo que la inflación en el sector de servicios se había ido moderando muy gradualmente.

Precios. Incluso después de elevar las tasas en 375 puntos básicos en un año, el Banco Central brasileño lucha por contener la inflación, que se aceleró debido a un incremento en los precios de los alimentos tras una sequía severa en el sudeste de Brasil.

En las minutas, el banco insistió en que el alza de los precios de los alimentos debería de ser temporal, pero que la política monetaria seguirá alerta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario