Edición Impresa

Boudou denunció en Tribunales que le hackearon el correo electrónico

Dijo que desde su cuenta se enviaron mails a la esposa de José Mujica y al ministro Lorenzino. La presentación recayó en Rafecas, el juez que lo investiga por el caso de la imprenta Ciccone.

Miércoles 14 de Marzo de 2012

El vicepresidente Amado Boudou se presentó ayer en los Tribunales Federales de Retiro ante el mismo juez que investiga el affaire de la Ciccone Calcográfica para denunciar que habían "hackeado" su cuenta de correo electrónico.

Así lo aseguraron fuentes judiciales, que precisaron que la denuncia del ex ministro de Economía había sido presentada a las 7.30 por el abogado de Boudou, Eduardo Durañona.

Por sorteo, la denuncia cayó justo en el Juzgado Federal Nº3, a cargo de Daniel Rafecas, el mismo juez que interviene en la denuncia contra el vicepresidente y otros empresarios por la quiebra de la empresa Ciccone Calcográfica.

Fuentes judiciales precisaron que ayer por la tarde el propio Boudou en persona se presentó en el tercer piso del edificio de Comodoro Py 2002 para confirmar sus datos personales y ratificar la denuncia.

Además de Rafecas, también intervendrá en la denuncia que formuló Boudou el fiscal Carlos Rívolo, quien lleva adelante la investigación por el affaire Ciccone y quien no fue invitado a la reunión que hubo ayer en el despacho de Rafecas.

En la presentación judicial Boudou aseguró que estaba "muy preocupado" porque se mandaron correos extraños desde su cuenta que él nunca envió.

Puntualmente, la segunda autoridad del Ejecutivo nacional aseguró que recibió una respuesta a su correo electrónico personal de Lucía Topolansky, la mujer del presidente de Uruguay, José Mujica, sobre un mail que él nunca había enviado.

Y añadió que hubo un segundo mail de las mismas características enviado a su sucesor en el Palacio de Hacienda, Hernán Lorenzino, añadieron las fuentes judiciales consultadas.

Boudou, quien públicamente atribuyó las denuncias en su contra por el tema Ciccone a una campaña para desprestigiarlo, no aludió a esa causa en la presentación que hizo ayer ante el juez Rafecas, agregaron las fuentes.

En la mira. Boudou está siendo investigado junto a otros empresarios por su presunta gestión en la quiebra de la ex Ciccone Calcográfica, entregada luego a un fondo de inversión a cargo del monotributista Alejandro Vandenbroele.

Laura Muñoz, la ex mujer de Vandenbroele, aseguró a la Justicia que su marido es un testaferro de Boudou y afirmó que mantenía una relación estrecha con el empresario José María Núñez Carmona, un amigo y socio del vicepresidente.

En tanto, el juez comercial Javier Cosentino planteó que era "llamativa" la actitud que había tenido la Afip en el pedido de quiebra y el posterior aval para su levantamiento.

El adjetivo de "llamativo" fue cuestionado por el titular del ente recaudador, Ricardo Echegaray, quien señaló que la operatoria en torno a la empresa Ciccone fue la normal.

El propio Echegaray, en una conferencia de prensa que hizo la semana pasada, desligó a Boudou con el pedido de quiebra de la imprenta Ciccone ya que -dijo- sólo hizo una "pregunta técnica" al respecto.

Con el fiscal

Los legisladores por el GEN Margarita Stolbizer y Gerardo Milman mantuvieron ayer una reunión con el fiscal Carlos Rívolo en torno a la investigación de la causa involucra al vicepresidente Amado Boudou. Los opositores le acercaron al fiscal una serie de elementos y pedidos de informes que demuestran, según se indica en un comunicado, “el trazado de las condiciones para la consumación del negocio de la impresión de billetes”. “Creemos que le aportamos líneas novedosas de investigación a la causa. Y le manifestamos nuestra visión de que es crucial seguir la ruta del dinero”, afirmó Milman.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario