Edición Impresa

Boudou acusó a Scioli de llevar adelante un episodio de "cobardía política"

El vicepresidente lo cuestionó tras el reclamo del gobernador por la coparticipación federal. El sciolismo se mostro azorado por la ofensiva.  

Sábado 26 de Enero de 2013

El kirchnerismo cargó con todo contra el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, luego de los pedidos públicos para rediscutir el sistema de coparticipación federal, y el más duro fue el vicepresidente Amado Boudou, quien lo calificó como "un acto de cobardía política".

En un nuevo pico de tensión en las relaciones entre la Casa Rosada y la provincia, el vicepresidente y el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, encabezaron un encuentro en Santa Teresita con unos setenta intendentes bonaerenses, en el que no ahorraron críticas hacia el mandatario provincial en el arranque del año electoral. "Es un error institucional y un acto de cobardía política. ¿Qué tiene que ver Domínguez? En esto tienen que ver 24 gobernadores y la presidenta".

Además, hay una ley convenio que incluye a las legislaturas de las provincias y eso después va al Congreso", cuestionó Boudou respecto al pedido del jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, para rediscutir la ley de coparticipación, así como la eliminación del tope de 650 millones de pesos por el Fondo de Financiamiento de Programas Sociales en el Conurbano Bonaerense.

El vicepresidente sostuvo además que la nota de Pérez a Domínguez "no tiene nada que ver con las instituciones y el diálogo" sino que "es simplemente un acto mediático", ya que "una política profunda se debe discutir en otros ámbitos". Domínguez, que debía responder a la solicitud de Scioli y a otra similar del gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, sostuvo a su turno que el debate para rediscutir la ley de coparticipación debe darse "con la seriedad que requiere, con el consenso de todos los gobernadores, y con el acuerdo de la presidenta Cristina Kirchner".

"La reforma de la Constitución nacional del 94 requiere, para el tratamiento del tema, el consenso de todas las provincias y de Capital Federal, un acuerdo marco; la aprobación de todas las legislaturas provinciales y plantea cómo la cámara iniciadora de origen es el Senado de la Nación" y no la Cámara de Diputados, remarcó.

El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, también se mostró en contra del reclamo del sciolismo para que se rediscuta el reparto de fondos de la coparticipación y advirtió que los funcionarios provinciales "no pueden mirarse el ombligo. No se puede mirar el ombligo de uno, sino que hay que ver el concepto de equidad que compone a las 24 provincias de la Argentina", enfatizó el vicegobernador, al tiempo que puso de relieve que en el sciolismo "parecen obviar" los aportes que la Nación hace con planes y obras. La respuesta de la Nación dejó "azorado" al jefe de Gabinete del gobierno bonaerense, mientras que otros funcionarios del equipo de Scioli ratificaron el reclamo por los fondos que el gobierno nacional distribuye a las provincias.

"Estoy azorado. Pedí una reunión institucional al presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez de manera oficial para concurrir con la Ministra de Economía, Silvina Batakis y dialogar sobre dos leyes importantes como la de coparticipación federal y el Fondo de Reparación Histórica del Conurbano. El vicepresidente me trató de errático, mediático y de haber tenido un acto de cobardía política. Me siento sorprendido", indicó el ministro a medios marplatenses.

También Batakis había señalado poco antes que el Gobierno bonaerense quiere "discutir seriamente el tema de la renta federal", tras señalar que "el 55 por ciento de la industria nacional" y el "40 por ciento de la población nacional" están instalados en Buenos Aires.

La ministra aclaró finalmente que si su reclamo por más fondos no prospera, no podrán recurrir a un aumento de impuestos en Buenos Aires como lo hicieron en otras oportunidades: "La provincia es la que mayor presión tributaria tiene sobre sus contribuyentes, por eso no podemos sumar más tributos", explicó.

El kirchnerismo hizo pie en la provincia

Encabezado por Amado Boudou y Julián Domínguez, el kirchnerismo reunió a decenas de intendentes bonaerenses, funcionarios y legisladores en Santa Teresita, con el objetivo de dar “un fuerte acompañamiento en este año electoral a la gestión” de Cristina Kirchner, en medio de la interna con el sciolismo.

“Es muy importante el acompañamiento popular que tiene la presidenta y esperamos que este año vuelva a darse”, subrayó Boudou sobre los comicios legislativos, al tiempo que resaltó que no se habló de candidaturas, ya que buscan “una construcción colectiva alrededor de la mandataria y no de una persona”.

Con el vicepresidente, 63 intendentes, 13 diputados nacionales, 27 legisladores provinciales, senadores y funcionarios, el kirchnerismo buscó dar una demostración de fuerza en la provincia, en medio de otra escalada de tensión con Daniel Scioli.

Suscribieron un documento en el que se comprometieron a “trabajar en la profundización del proyecto político que conduce Cristina, para hacer realidad los sueños imposibles de cara a los años 2013-2020”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS