Edición Impresa

Bonifacio dijo que "no hay plan para reconvertir el cirujeo con carros y caballos"

A dos años de haberse regulado la recolección informal de residuos en su versión de tracción a sangre, las medidas a tomar siguen pendientes. La comisión nunca se reunió.  

Sábado 18 de Mayo de 2013

A dos años de haberse regulado la recolección informal de residuos en su versión de tracción a sangre, las medidas a tomar siguen pendientes. Más aún: todavía no logró reunirse la comisión creada para seguir de cerca su cumplimiento. Ayer estaba convocado el primer encuentro pero faltaron dos actores fundamentales, el Ejecutivo y los carreros y los ediles que la integran en representación del Concejo decidieron pasar a cuarto intermedio. Aseguran que hasta el momento no hay noticias de que se haya reconvertido algún carro tirado por caballos y que está más que vencido el plazo de 90 días que, a principios de 2012, tenía la Municipalidad para encarar el tema.

   “Teníamos la esperanza de que se hicieran eco”, dijo la edila por el PRO, María Julia Bonifacio, quien además preside la comisión de Ecología del Legislativo local. Desde allí vienen reclamando largamente por la implementación de la norma creada en 2010 y regulada al año siguiente. La actividad había generado expectativas ya que hasta el presente “no se sabe nada de que se haya reconvertido la utilización de algún caballo ”, aseguró.

   “No se pudo realizar la reunión”, explicó el socialista Pablo Colono y dijo que el Palacio de los Leones tiene la responsabilidad de realizar la convocatoria, incluida la de los carreros. Para el edil de la Coalición Cívica, Oscar Greppi, el cuarto intermedio debe ir acompañado por una nota a la Municipalidad para que el encuentro se realice en forma perentoria.

   Según el concejal del PJ, Diego Giuliano, “llama la atención que una ordenanza que data de 2010 y que constituía un comité ejecutivo para erradicar algo tan importante en la ciudad, como la tracción a sangre en la recolección informal, no se está cumpliendo”. Y dijo que salvo el primer censo de los carreros no se hizo la etapa posterior: proveer una alternativa para realizar su trabajo como es una motocarro. “Sin la presencia de la Municipalidad es muy difícil avanzar”, concluyó Giuliano.

Pendiente. En representación del Encuentro Proteccionista Dianne Fossey, Rosalía Aurascoff, también dio cuenta del naufragio de la convocatoria. “Estábamos muy interesados en que la ordenanza se pusiera en funcionamiento porque hay más de un año de retraso en la aplicación y no hubo ninguna modificación sustancial, sólo se hizo control sanitario y se colocaron microchips a los caballos que emplean los cirujas en los carros”, argumentó.

   Según Aurascoff, el núcleo de la cuestión sigue pendiente. “No observamos cómo van a ser incluidos los carreros y de qué manera en forma paulatina se van a retirar los animales de la tracción a sangre”, comentó la proteccionista. En el mismo sentido, Bonifacio sintetizó que “el Ejecutivo sigue sin implementar la ordenanza número 8.726 de 2010; no hay decisión política sobre el tema”.

   Para la edila, existen muchas causas que suman preocupación: cada vez hay más carros, circulan dentro de la zona que no tienen habilitada, los animales no están cuidados y sólo pueden cargar la mitad de su peso en material reciclable, y no escombros, a modo de ejemplo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS