Edición Impresa

Bonfatti y Lifschitz enviaron señales de continuidad y compartieron un acto

El gobernador dijo que los candidatos presidenciales son "el mismo perro con otro collar". El ex intendente criticó duramente al PRO.

Miércoles 18 de Marzo de 2015

Como una fuerte señal de cohesión y de continuidad de proyectos y acciones, el gobernador Antonio Bonfatti y el candidato oficialista a sucederlo, Miguel Lifschitz, compartieron una entrevista abierta destinada a abroquelar la masa crítica socialista y extender la propuesta a toda la provincia.

Desde el vamos, se presentó el evento como "diálogo entre dos gobernadores", una forma dialéctica y del marketing destinada a imponer optimismo y subir los niveles de adrenalina a los funcionarios y militantes que colmaron el Salón Metropolitano.

Sentados en sendos sillones blancos y con una cuidada iluminación al estilo lounge, Bonfatti y Lifschitz respondieron preguntas de los periodistas Susana Rueda y Leo Ricciardino, quienes, con soltura, llevaron adelante el temario.

Con un estilo verbal moderado, Lifschitz rompió la parsimonia discursiva al hacer alusión a quien parece ser el objeto de todas las miradas críticas del socialismo: el candidato del PRO, Miguel Del Sel. "El mismo candidato del PRO dio su pensamiento sobre periodistas, mujeres y sociedad. Se define solo", descerrajó el dos veces intendente de Rosario, quien no ahorró objeciones hacia uno de los integrantes de los equipos técnicos de su rival en el camino a la Gobernación, el ex ministro de Hacienda Juan Carlos Mercier.

Contra el "noventismo". "Mercier fue funcionario de la dictadura y el PRO se emparenta con posiciones retrógradas", apuntó Lifschitz, quien adjetivó sobre "los 90" y las "políticas de Cavallo". En ese momento, la periodista, atento a lo que decía Del Sel en el video de la polémica, le preguntó qué llevaría él a un asado: "Llevaría la carne y el vino, no otra cosa". Fue uno de los momentos en que el auditorio se sobresaltó para aplaudir y exteriorizar adhesión.

Bonfatti, respondió sobre la marcha de la gestión que encabeza, y al contestar la primera pregunta también genero mohínes en la platea y en el postulante para sucederlo: "Quiero dejar bien en claro que hasta el último minuto del 10 de diciembre de 2015 voy a ejercer mi mandato". Con eso, puso blanco sobre negro respecto de que, en caso de ganar Lifschitz, deberá esperar seis meses para asumir el gobierno.

El titular de la Casa Gris comparó el Plan Estratégico con una "política de Estado" e insistió con algunos conceptos ya vertidos el domingo pasado en una entrevista con LaCapital, fundamentalmente en cuestiones vinculadas a la inseguridad. "Hay que atacar la enfermedad, pero primero hay que bajar la fiebre", dijo Bonfatti.

Luego, en otro ítem reveló que "Santa Fe recibió cero viviendas del gobierno nacional, cuando, según lo que sucedió con otras provincias, deberíamos estar en 80 mil".

Volviendo sobre el tema seguridad, aclaró que la segunda erogación del presupuesto está destinada a Seguridad, y recordó que hay "4.000 policías más que en el gobierno de Jorge Obeid". Además, expuso: "Los nuevos policías no se compran en el supermercado. Los que se anotan para ingresar vienen del norte de la provincia porque es donde existe más necesidad".

Frase polémica. En este vector, Lifschitz lanzó una frase polémica: "Se hizo un mito sobre Gendarmería". A renglón seguida contextualizó esa frase, sosteniendo que su prioridad será contar con una policía provincial acorde a la altura de lo que los tiempos demandan. "Bienvenida la Gendarmería, pero queremos transformar a nuestra policía", fue la síntesis.

En la respuesta destinó un párrafo crítico hacia el gobierno nacional: "Hubo operaciones políticas porque les molesta la existencia de un gobierno distinto. Se quieren sacar el tema de encima", complementando lo que había dicho Bonfatti: "Nos estigmatizan".

Precisamente, el gobernador narró que la deuda con la Caja de Jubilaciones de la provincia es de "10 mil millones" y que cuando intentó llegar a un acuerdo con la Nación, Diego Bossio, titular de la Ansés, le hizo una propuesta que "más que conciliar significaba bajarles los haberes a los jubilados".

Hacia el final de la entrevista abierta, Bonfatti calificó como "el mismo perro con diferente collar" a los candidatos presidenciales con más chances y reiteró que el socialismo apoyará a Margarita Stolbizer.

Sobre el frente reciente entre el PRO, la UCR y la CC, Lifschitz ensayó un punto crítico hacia el radicalismo: "Optó por una posición cómoda y pragmática".

El diputado nacional Hermes Binner; la intendenta de Rosario, Mónica Fein; el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi, el precandidato a concejal por Rosario Horacio Ghirardi, el precandidato a senador por el departamento Rosario Miguel Cappiello y el postulante a diputado Eduardo Di Pollina fueron algunas de las autoridades y dirigentes presentes que, al final, cerraron el acto-entrevista con aplausos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario