Edición Impresa

Bonfatti puso en funciones al flamante secretario de Seguridad

Cambio en el gobierno. El acto se realizó en la Casa Gris, un lugar inusual para la asunción de un secretario, y marcó la relevancia que el Ejecutivo le otorga al tema.

Martes 21 de Octubre de 2014

"Cuando hay reemplazos o recambios de funcionarios que no son ministros habitualmente los actos se hacen en los ministerios correspondientes, el hecho de hacerlo (en la Casa Gris) tiene que ver con la entidad y la trascendencia que le damos al tema de la violencia", aseveró el gobernador Antonio Bonfatti al poner en funciones a Gerardo Chaumont al frente de la Secretaría de Seguridad de la provincia. La ceremonia de asunción se realizó, ayer al mediodía, en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno en la ciudad de Santa Fe, colmado por funcionarios, jefes policiales e invitados.

"Santa Fe está de pie, tiene decisión, sabe hacia dónde camina y, más allá de algunos indicadores que siguen siendo negativos, tiene muchos resultados positivos que también hay que valorar y que han recibido reconocimiento de expertos que nos han visitado de distintas partes del mundo", destacó Bonfatti al poner en funciones al reemplazante de Matías Drivet como número dos del ministro de Seguridad, Raúl Lamberto.

Se trataron de las primeras declaraciones del jefe de la Casa Gris referidas a la política del área, en la cual la administración santafesina decidió el viernes pasado iniciar "una nueva etapa", como se dijo ayer, con el nombramiento del ex jefe de la Gendarmería Nacional que, según se dijo, se tomará "unos días para interiorizarse" antes de tomar contacto con la prensa.

La asunción del flamante funcionario estuvo lejos del boato y los anuncios. Los encargados de explicar los motivos del recambio y el eje de la nueva gestión fueron el propio gobernador en un discurso alejado del protocolo y cargado de definiciones políticas, y el ministro Lamberto en posteriores declaraciones a la prensa.

Firmeza contra el delito. "No tengan la menor duda de la firmeza de este gobierno para abordar el delito", avisó el gobernador Antonio Bonfatti, al tiempo que el ministro de Seguridad reiteró que "la designación de Chaumont fue pensada por su experiencia como jefe de áreas vinculadas a la seguridad y a las fuerzas policiales en numerosas misiones nacionales e internacionales, centralmente, focalizada en la parte operativa y territorial".

El ministro Lamberto describió al desde ayer ex secretario Drivet (quien pasará a desempeñarse "directamente junto con el gobernador en materia de políticas de seguridad") como a "un funcionario importante porque existen muchas áreas en las cuales tiene experiencia práctica e intelectual y va a colaborar en un trabajo que es estratégico, como es seguir el día a día y seguir aportando al desarrollo del Plan de Seguridad Democrática que estamos llevando adelante".

En su alocución Bonfatti también rescató el "compromiso, a pesar de su juventud" puesto por Drivet en el ejercicio de su función pero seguidamente dio una pista sobre las motivaciones del enroque ministerial: "Llega un momento en que no se puede tocar la campana y dar misa; hay por delante cambios estructurales que se requieren por parte del ministerio que demandan sentarse en un escritorio, ponerse a pensar para seguir adelante. Y por el otro lado, hay que estar en el territorio. Esta fue la decisión que tomamos hace ya más de un mes, cuando contactamos al funcionario entrante", reveló el mandatario.

Un tema que preocupa. El gobernador Bonfatti aprovechó el nutrido auditorio y los micrófonos posados sobre los parlantes del elegante Salón Blanco para trazar un racconto de la gestión asumida en diciembre de 2011. "El tema de la violencia —aseguró el jefe del Ejecutivo en su discurso— es uno de los que más nos preocupa. No miramos para otro lado, sino que asumimos esta realidad que lamentablemente nos toca enfrentar con mucha fuerza, con mucha valentía y defendiendo todos los sueños y proyectos que tenemos para la provincia".

Una sociedad violenta. Bonfatti reconoció que "vivimos en una sociedad violenta" (definió a la violencia como "epidemia generalizada"), al tiempo que advirtió que "no vamos a claudicar. Mucho más allá de los menajes de todos los días, de las noticias que nos quieren hacer aparecer a los santafesinos como si fuera el único lugar en el país donde hay violencia; les digo que esta provincia está de pie y que tiene decisión".

El mandatario sostuvo que "esta provincia sabe hacia dónde camina y está teniendo resultados, más allá de algunos indicadores que indudablemente siguen siendo negativos. También hay muchos indicadores positivos que hay que valorar, y que han merecido la consideración de expertos que nos han visitado de tantas partes del mundo".

El rol del Poder Judicial. Finalmente Bonfatti dedicó un párrafo al rol que le cabe a los restantes poderes del Estado al aseverar que "la Justicia cuando llega tarde y hay impunidad, termina habilitando a aquel que transgrede la ley con un mínimo acto a cometer otro de mayor violencia".

Añadió que "el sistema procesal penal anterior, escrito, inquisitivo, demandaba años para resolver los casos. Hoy tenemos un sistema oral, público, que indudablemente tendrá que aceitarse, donde sus funcionarios tendrán que formarse, pero al que también le requerimos celeridad para que nadie quede impune".

En la ceremonia oficial estuvieron además el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi; el jefe de Policía de la Provincia, Omar Odriozola, y el intendente capitalino José Corral, entre otros funcionarios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario