Edición Impresa

Bonfatti pedirá a la Nación que declare la emergencia hídrica por las inundaciones

El gobernador viajará el martes a Buenos Aires. Se estima que el 70 por ciento del territorio santafesino se encuentra en situación crítica. Llovió sobre unos 33 mil kilómetros cuadrados.

Domingo 08 de Marzo de 2015

El gobernador de la provincia, Antonio Bonfatti, viajará este martes a Buenos Aires para pedir al gobierno nacional la declaración de emergencia hídrica y ayuda económica a fin de afrontar las millonarias pérdidas que ocasionaron las lluvias. No es para menos. Se estima que el 70 por ciento del territorio santafesino se encuentra en esta situación, cifra que está plasmada en el borrador de decreto que mañana elevarán al mandatario provincial los miembros del comité de emergencia, luego de la reunión de evaluación que tuvieron este viernes.

   Mientras tanto, las expectativas que alientan las más de 48 horas sin lluvias en toda la provincia (con la sola excepción de algún chaparrón en San Cristóbal el viernes) son cautas. En todos los niveles las autoridades manejan datos que coartan cualquier inclinación entusiasta: los pronósticos vaticinan días por venir lluviosos, al menos hasta mayo, aunque quizás no tengan la intensidad excepcional de las lluvias padecidas, que afectaron a 33 mil kilómetros cuadrados, una superficie mayor, por ejemplo, que toda la provincai de Misiones.

   Empero, el perjuicio aún no se puede cuantificar. En la reunión del viernes no se pudo avanzar en alcanzar una cifra aproximada en daños en cultivos, actividad pecuaria, rutas y caminos y en la infraestructura urbana de las muchas ciudades y localidades afectadas. “No hemos podido salir con los técnicos para evaluar las consecuencias. Recién vamos a evaluar las pérdidas no bien podamos acceder, porque para la homologación a la Nación tenemos que enviar ese informe” reveló el secretario del Sistema Hídrico Forestal y Minero de la provincia, Roberto Tión.

   En tanto, la Secretaría de Regiones, Municipios y Comunas convocó a la Comisión de Obras Menores para el martes con el objetivo central de tratar, principalmente, las solicitudes de fondos para atender la crítica situación de distintas localidades. Para ello, hay asignados cerca de 20 millones de pesos.

Lo que llovió. Es necesario precisar la magnitud del fenómeno que afectó a la provincia. “En la noche del martes 24 de febrero llovieron alrededor de 300 milímetros en 12 horas y en una superficie equivalente a un cuarto de la provincia”, especificó el director de Defensa Civil de la provincia, Marcos Escajadillo. Es decir, llovió sin parar por 12 horas en unos 33 mil kilómetros cuadrados. “Si se toma como eje la autovía de la ruta 19 (que une Santo Tomé con San Francisco) el rectángulo afectado es entre 150 y 200 kilómetros hacia el norte y la misma distancia hacia el sur”, completó Tión.

   Los sistemas de informes del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y del Instituto Nacional del Agua (INA) sobre las perspectivas climáticas ya advertían desde hacía meses que noviembre, diciembre y enero serían lluviosos pero sin llegar a predecir semejante magnitud. “En siete días precipitaron 500 milímetros cuando la media de lluvia para todo el año en nuestra provincia es de mil”, señaló Escajadillo.

   Si bien en enero en el departamento Vera hubo lluvias por encima de los 200 milímetros y se debió asistir a varias familias incluso con un helicóptero del Ejército —que se sumó a la estructura de la provincia junto a los bomberos zapadoras y voluntarios de esa zona— no se esperaba la magnitud que adquiriría el fenómeno. Quizás el ejemplo más extremo pero suficientemente explícito de la gravedad lo da Tión: “En el departamento 9 de Julio, zona rural de Villa Minetti, hay 150 familias aisladas porque desde diciembre llovió 1.400 milímetros. Para asistirlos con alimentos y medicamentos, de usar camionetas 4x4 pasamos a un Unimog, después a embarcaciones y posteriormente a dos helicópteros.

   Es que a las rutas inundadas se suceden caminos rurales y vecinales de imposible tránsito e incluso campos anegados en los que no se puede intentar ninguna travesía dada la inestabilidad de sus suelos.

   Por todo ello, la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria aconsejará mañana a Bonfatti que se declare la emergencia y/o desastre agropecuario a los departamentos de La Capital, Las Colonias, San Jerónimo, y San Martín; a toda la actividad hortícola de los departamentos de Constitución, Rosario y San Lorenzo; al distrito La Chispa del departamento General López, y a todos los distritos de los departamentos 9 de Julio, Castellanos, San Justo y San Cristóbal que no hubieren sido comprendidos por el decreto Nº 246. Sólo los departamentos Caseros, Iriondo y Belgrano están por ahora ajenos al grave panorama.

   La situación, originada por las intensas precipitaciones de las últimas dos semanas, originó la necesidad de convocar en “carácter de urgencia” la reunión, para “ampliar la cantidad de localidades afectadas, que se suman a las ya declaradas por el Decreto N 246, de principios de enero”, por el cual “se declaró la emergencia para la mitad de la provincia hacia el norte”, explicó Tión al término del encuentro. Dicho análisis se realizó “en base a informes técnicos de toda la provincia, colaborando también el Inta, la Bolsa de Comercio de Rosario y técnicos de ministerio de la Producción, y sus conclusiones instan a declarar la emergencia en el 70 por ciento de la provincia”, según se indicó.

En alerta. Cada vez que se emite un informe del SMN se activa un protocolo de acción y de alerta que comienza por avisar a los municipios y comunas y se le va dando la evolución de esa alerta. Es decir, por dónde aparece y va ingresando el frente de tormenta que en la provincia suele ser por el sur y el oeste. El radar de Pergamino cubre esa información hasta Barrancas y desde ahí al norte santafesino lo cubre el radar de Paraná.

"Por estos datos el martes pasado ya estábamos en alerta y se informó especialmente a los departamentos del centro —Castellanos, Las Colonias, La Capital, San Jerónimo, San Martín— sobre la posibilidad de lluvias fuertes. Los 300 milímetros que cayeron en 12 horas hicieron colapsar sistemas de drenaje y alcantarillado en Las Colonias y Santa Fe, y hubo problemas en rutas como la 19, 11, 13, y 20 haciendo necesario instalar más bombas para proteger los casos urbanos que en estos casos es la prioridad", dijo Escajadillo. Y recordó que "llegamos a tener 1.300 evacuados en la provincia, de los cuales unos 700 fueron en ciudad de Santa Fe y zona de influencia. Hoy quedan unos 600".

El viernes a las 15, el temible río Salado llegó al pico máximo: 6,35. Pero ayer bajó a 6,18, con lo cual habla de un descenso progresivo aunque esto hay que tomarlo con prudencia. El SMN y el INA dicen que las perspectivas climáticas —que pueden o no cumplirse porque son pronósticos— hablan de lluvias hasta mayo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario