Edición Impresa

Bonfatti aumentó por decreto el salario policial y puso fin al conflicto

El gobernador formalizó ayer el nuevo sueldo inicial de los uniformados, que será de $8.100, y mejoras en otros suplementos. Dio por cerrada la negociación tras cuatro días de protesta de un sector de la fuerza que mantuvo en vllo a la provincia.

Miércoles 11 de Diciembre de 2013

Por decreto, el gobierno santafesino puso ayer fin al conflicto policial que tuvo en vilo a la provincia durante cuatro días. A media tarde el gobernador Antonio Bonfatti formalizó los aumentos salariales para los uniformados que fija un nuevo piso inicial de $8.100 desde el año próximo y dio por cerrada la prolongada negociación. La oferta, casi calcada a la elevada la noche del lunes, fue aceptada por el grueso de la fuerza y rechazada inicialmente por unos pocos agentes. Anoche se levantó la protesta y volvieron los patrullajes a las grandes ciudades de Santa Fe. Esta mañana se normalizará la venta de combustible y abrirán los bancos.

A través del decreto 4.221 firmado por Bonfatti, la Casa Gris desactivó el conflicto policial en Santa Fe que había comenzado el sábado, en sintonía con los reclamos de otras provincias.

Fueron cuatro días de tensión en las principales ciudades de Santa Fe que afectaron la actividad comercial y financiera. Pero, a diferencia de otras jurisdicciones, no se registraron graves incidentes ya que la ausencia de agentes de la policía fue suplida por integrantes de Gendarmería y Prefectura enviados por la Nación el mismo sábado, quienes patrullaron las zonas más conflictivas y preservaron el orden.

Las negociaciones entre el gobierno provincial y los inorgánicos policías sublevados se retomaron ayer al mediodía en la delegación local de la Gobernación. Tras el cuarto intermedio dispuesto a la medianoche del lunes, las partes volvieron a reunirse, aunque la paciencia del Ejecutivo provincial se había agotado.

Ya a media mañana el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, adelantó que la intención del gobierno era darle un cierre al conflicto. "No se puede extender la protesta, estamos evaluando firmar un decreto como se hizo en provincia de Buenos Aires", deslizó en referencia a la actitud adoptada por el gobernador Daniel Scioli.

Al mediodía, la provincia modificó levemente la oferta del lunes. Sólo incrementó uno de los suplementos que integra el sueldo pero mantuvo firme el nuevo salario inicial desde 2014 en $8.100, lejos de los diez mil reclamados por los uniformados.

A las 14 se anunció un nuevo cuarto intermedio, pero por lo bajo el acuerdo ya era un hecho. En realidad, lo que estaba definido era la decisión de Bonfatti de no extender la negociación y cerrarla, formalizando en un decreto los aumentos. Y advirtiendo a quienes la rechazaban que iban a ser denunciados ante la Justicia Federal, como finalmente hizo Fiscalía de Estado, por sedición.

A las 16, la provincia formalizó el decreto con la nueva pauta salarial. Dos horas más tarde, el abogado Luis Tomasevich, emisario de la asamblea policial para negociar con la Casa Gris, reconoció que el conflicto estaba destrabado.

"El gobernador transformó en decreto parte de lo que se conversó en las negociaciones, se ha llegado a aceptar por el profundo respeto que se le tiene a la ciudadanía", explicó el letrado, quien destacó que fruto de la lucha "por primera vez en la historia se van a implementar paritarias con elecciones democráticas para definir delegados de cada regional".

Tomasevich reconoció que la última oferta aceptada "no es muy distinta" a la presentada el lunes a la noche. "Se sumó el compromiso de avanzar con un plan de 400 planes de vivienda para policías en Ibarlucea y la revisión de las sanciones", apuntó.

Tras remarcar que en términos porcentuales el salario de bolsillo "aumentará entre 42,5 y un 44 por ciento", Tomasevich señaló: "Desde el punto de vista gremial, uno nunca se va del todo conforme de una negociación, pero en el marco de la paz social se ha aceptado".

Rubricado el acuerdo, el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, admitió: "Han sido días difíciles, como gobierno entendemos cuando hay reivindicaciones, tratamos de responderlas en la medida de las posibilidades, pero también no dejamos de ratificar que las sociedades deben funcionar normalmente".

El funcionario anunció que las personas "que han sido víctimas de hechos delictivos, como gobierno no sólo nos solidarizamos, sino que atenderemos las situaciones particulares".

Sobre el final dio un mensaje político: "La gran mayoría de los efectivos policiales, a pesar de aspirar a una mejora en el salario, sostuvo el trabajo en la calle. Los otros, que tuvieron una actitud más hostil, esperamos que reflexionen, ya que cuando se asume el compromiso de trabajar como policía se debe saber que puede haber un reclamo justo, pero nunca puede hacerse sin cumplir la responsabilidad que implica llevar un uniforme".

La oferta. El paquete aceptado establece que el suplemento por "riesgo profesional" pasa al 120 por ciento (hoy es 30 por ciento). Y el suplemento por "dedicación especial" pasa al 100 por ciento (hoy es del 25 por ciento).

También se modificó el monto a cobrar por la hora de servicio adicional, que pasará de 45 a 54 pesos. Además, los agentes pasarán a cobrar la totalidad de ese monto, cuando hoy perciben el 80 por ciento (es decir 36 pesos). El decreto traslada los aumentos a los haberes que perciben los pasivos desde enero.

Y dispone el pago en diciembre de una asignación no remunerativa, no bonificable y no acumulativa de 2.000 pesos para uniformes. La misma cifra, para el mismo ítem se replicará en enero. Y el Ejecutivo convocará a los concursos de ascenso correspondientes a 2012 y 2013 en el transcurso de 2014, sin cupo.

Federales firmes

El ministro de Gobierno, Rubén Galassi, confirmó que las fuerzas federales que llegaron el sábado a Rosario permanecerán en la ciudad, pese al fin del conflicto policial. Lo harán, al menos, hasta que concluya la escala local del Rally Dakar 2014, prevista para los primeros días de enero próximo.

El impacto en otras paritarias

El gobierno salió a aclarar que el aumento salarial otorgado a la policía no condiciona la paritaria que se abrirá a principios de 2014 con el resto de los empleados públicos, docentes y médicos.

“Los aumentos salariales vamos a discutirlos gremio por gremio, pero en general será similar para todos”, explicó el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, tras lo cual agregó: “Lo que hicimos con la fuerza policial fue un reconocimiento a cuestiones específicas del sector ya que algunos suplementos que conforman el salario policial en blanco estaban retrasados y debían ser actualizados como el riesgo profesional”.

El funcionario remarcó que “cada trabajo tiene sus particularidades, de hecho cuando discutimos en la paritaria central, se discuten cuestiones específicas en la paritaria sectorial y se reconocen adicionales a determinados trabajadores del Estado, que no se computa como un incremento neto”.

En ese marco advirtió: “El aumento que otorgamos a los suplementos de la policía es un porcentaje que no lo podemos trasladar linealmente a un incremento salarial. Esto se relaciona con lo específico de la policía. En la paritaria tendrán el incremento porcentual respectivo. No lo mezclemos con este otro reacomodamiento de los suplementos que son propios de los policías”.

Finalmente, Galassi relativizó una posible sindicalización de la policía: “El funcionamiento orgánico de la policía tiene una ley específica que hoy no lo permite. Si la Legislatura analiza esa posibilidad, es potestad de los legisladores determinarlo, yo prefiero no adelantar opinión”, dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS