Edición Impresa

Bolicheros no quieren instalar más cámaras fuera de las discotecas

Los dueños de boliches y bares nocturnos rechazaron ayer de plano la instalación de cámaras de seguridad conectadas al municipio como exige la Intendencia. "Lo que pasa fuera de los...

Jueves 18 de Julio de 2013

Los dueños de boliches y bares nocturnos rechazaron ayer de plano la instalación de cámaras de seguridad conectadas al municipio como exige la Intendencia. "Lo que pasa fuera de los locales no es nuestra responsabilidad", advirtió Marcelo Pinchetti, titular de la Cámara de Esparcimiento Nocturno (CEN). "Con ese criterio, deberían exigirles lo mismo a maxiquioscos, farmacias y súper chinos y la ciudad sería Gran Hermano", agregó. Los referentes del sector se reunieron con el subsecretario de Seguridad, Luis Baita, y le plantearon su negativa a hacerse cargo de los costos de la iniciativa.

La cuestión fue abordada durante un encuentro convocado por la Municipalidad para consensuar los lineamientos de los operativos por el Día del Amigo.

Los empresarios plantearon sus objeciones al anuncio formulado esta semana por el secretario de Gobierno municipal, Fernando Asegurado, sobre la obligatoriedad de que sumen cámaras de videovigilancia fuera de los locales nocturnos para monitorear el entorno.

Fue la respuesta del Ejecutivo tras los últimos hechos de violencia ocurridos en los entornos de emblemáticos locales bailables. El más reciente fue el fin de semana pasado, cuando cinco jóvenes fueron baleados al salir de la disco "Al diablo" en Parquefield.

"Por ahora no hay ninguna precisión respecto de su implementación. Sólo mencionaron que están evaluando de qué manera instrumentarlo con las áreas técnicas, pero no saben incluso a quiénes alcanzaría", comentó Pinchetti.

Consultado por La Capital, Baita señaló: "La reunión fue convocada por otro tema, esta cuestión surgió como algo complementario que se abordó brevemente".

"Les aclaramos a los empresarios —continuó—que los equipos técnicos del municipio están analizando de qué forma instrumentar esta idea que planteó Asegurado para que los dueños de los locales asuman responsabilidades respecto de lo que ocurre en el entorno de sus comercios".

En la Cámara de Esparcimiento Nocturno aclararon que la mayoría de los bares con amenización musical y los boliches que funcionan en Rosario "tiene cámaras instaladas, pero dentro de un circuito cerrado, y lo que pretende la Municipalidad es un sistema mucho más costoso (ver aparte), que no corresponde que lo afronte el empresario", indicó Pinchetti.

Luego, el titular de la CEN disparó: "Con ese criterio, la Municipalidad debería exigirles a los dueños de maxiquioscos, supermercados chinos, farmacias y todo tipo de local comercial con movimiento de público que coloquen cámaras conectadas a la Intendencia y la ciudad sería un Gran Hermano".

Pinchetti recordó que los 110 locales adheridos a la CEN "ya contratan adicionales de tránsito, seguridad privada y policías para que no haya inconvenientes en las afueras de los locales".

"Pero, si al salir del boliche no hay taxis ni colectivos y surgen hechos de inseguridad durante la espera, o alguien intenta robar una moto, ¿de quién es responsabilidad: del empresario o del Estado?", preguntó.

Para el empresario, "tanto el Ejecutivo como el Concejo debieran sentarse con todos los actores que forman parte de a noche y consensuar de una vez por todas una nueva ordenanza, porque la que fue aprobada en 2001 no sirve más y resulta urgente sancionar una nueva regulación y dejar de poner parches y buscar atajos".

Al respecto, Pinchetti reclamó a la funcionarios y ediles que avancen con celeridad. "Hace cinco años que nos convocan a reuniones y no pasa nada. Mientras tanto, hace cuatro que en Rosario no se abre un boliche nuevo por la rigurosidad de las exigencias vigentes", alertó.

"Tampoco ayuda que digan que van a clausurar boliches frente a situaciones violentas que ocurran fuera de los locales. Esto no hace más que desalentar inversiones", aseveró.

Un sistema con costos elevados

Según el titular de la Cámara de Esparcimiento Nocturno, Marcelo Pinchetti, "las videocámaras que la Municipalidad pretende que se coloquen fueras de los boliches cuestan 15 mil pesos, y ese es el costo sólo del aparato, que tiene un giro de 360 grados". Y aclaró que "hay que sumar la fibra óptica y la conexión, por lo cual terminan siendo costos elevados".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS