Edición Impresa

...Boca sin volver a entonarse

Hace cuatro que no pierde, pero resignó dos empates seguidos que le restan, esta vez frente a Quilmes.

Lunes 24 de Marzo de 2014

Nada tan frío que un estadio vacío como estuvo ayer el Centenario, por la sanción que sufre Quilmes de jugar a puertas cerradas. Aunque ese frío fue casi comparable con lo que dejó anoche Boca. Tan poco fue lo que hizo que sólo igualó, quedó a seis puntos del líder Colón y llegará al superclásico con un funcionamiento que despierta más dudas que certezas.

En la previa al partido contra River, el conjunto de Carlos Bianchi no levantó vuelo. Lo valorable, si se quiere ser optimista, son los cuatro encuentros que no pierde, con dos empates consecutivos, ante Argentinos y Quilmes. Pero las señales que deja en cada presentación no son muy positivas.

El partido fue un espectáculo discreto por donde se lo mire. Quilmes apostó a los pelotazos cruzados para Garnier y a intentar sacar rédito de alguna pelota detenida.

Por el contrario, Boca intentó desnivelar con ese triángulo en mitad de cancha conformado por Fernando Gago, Juan Román Riquelme y Luciano Acosta. Pero fue neutralizado por el tándem de Rodrigo Braña y Leandro Benítez.

Las chances de gol no abundaron durante el primer tiempo. A los 6', un pase de Luciano Acosta a Emmanuel Gigliotti terminó con un remate débil a las manos de Silvio Dulcich.

A los 25', Quilmes tuvo una situación más o menos clara, con un disparo de Benítez que rebotó en Claudio Pérez y se fue al córner.

Y sobre los 44', Boca, que tuvo más predisposición para quedarse con los tres puntos, contó con otra ocasión para concretar, con un centro de Riquelme que derivó en un cabezazo desviado de Federico Bravo.

Pero si la primera parte fue mala, la segunda resultó insoportable. Un concierto de pases mal dados, imprecisiones y piernas fuertes que terminó con la expulsión de Bravo, cuando se cumplía el segundo minuto de tiempo adicional, por un foul a Braña.

La única chance de desnivelar llegó a los 42', con un tiro desde 25 metros de Riquelme que exigió una buena respuesta de Dulcich. Muy poco de Boca como para acreditar méritos de triunfo.

Para Riquelme, clásica paridad

Juan Román Riquelme no ve diferencia entre el presente de su equipo y el de River, a una semana de que se enfrenten en La Bombonera. “Al superclásico llegaremos los dos iguales, seguro con un estadio repleto. Espero que eso nos favorezca y lo ganemos”, manifestó.
Para el enganche, Boca hizo los méritos suficientes para llevarse los tres puntos del estadio Centenario. “Jugamos mejor que Quilmes, buscamos los 90' y lo debimos ganar ”, dijo.
“Controlamos bien la pelota, pero por ahí nos faltó ser más claros. Ellos se defendieron bien”, agregó.
“Mientras los puntos nos den, vamos a seguir peleando”, prosiguió el futbolista, molesto ante la pregunta de cómo estaba físicamente: “Marín se desgarró, Verón también. Los jóvenes y los que no lo son, todos sufren lesiones igual”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS