Edición Impresa

Boca no encuentra el rumbo, empató con Estudiantes y se viene el clásico

Boca continúa aturdido, confundido, vituperado. Anoche, el empate sin goles en la Bombonera con Estudiantes fue otra muestra más de su peligrosa pendiente. Además, este agitado escenario se desarrolla cuando en la próxima fecha debe visitar a River en el superclásico.

Lunes 22 de Octubre de 2012

Boca continúa aturdido, confundido, vituperado. Anoche, el empate sin goles en la Bombonera con Estudiantes fue otra muestra más de su peligrosa pendiente. Además, este agitado escenario se desarrolla cuando en la próxima fecha debe visitar a River en el superclásico. Así, sumó su cuarto partido sin ganar (dos caídas y dos empates) y, con 18 puntos, quedó a cinco de Newell's. Por su parte, Estudiantes, alcanzó las 17 unidades. De esa manera, la igualdad no los acercó a la pelea y tampoco los alejó, pero pareció mejor negocio para el Pincha.

Consumado el 0-0, los hinchas de Boca se unieron en un reclamo: "El domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar". La proximidad del clásico, el primero desde que los millonarios volvieron a primera, evitó esta vez el cuestionamiento hacia el DT, Julio César Falcioni, que sí había sucedido en los últimos encuentros.

Boca tuvo la opción más clara para abrir el marcador en el primer tiempo, pero fue sobre el cierre: Guillermo Fernández trepó por derecha y habilitó a Viatri, que no fue preciso en la definición y permitió la reacción del ex leproso Villar.

Antes, el equipo de Falcioni exhibió muchas limitaciones en una Bombonera apenas al 60 por ciento de su capacidad, fue dominado por Estudiantes. Porque Paredes y Fernández no resultaron el revulsivo buscado, otra vez falló la sociedad entre Somoza y Erviti, los delanteros quedaron desconectados y sólo la ineficacia de Estudiantes le permitió a Boca ir al descanso en cero.

Los de Diego Cagna se hicieron superiores con armas simples pero efectivas: el dominio de Román Martínez en el medio, el aprovechamiento de los espacios y la movilidad de Carrillo arriba. Tuvo dos chances Carrillo, pero en una cabeceó desviado y en la otra no llegó a conectar.

En el complemento fue otra vez Estudiantes, a los 6', el que exigió a Orion con un remate de la Gata Fernández. Y Boca respondió con un centro frontal que Viatri quiso transformar en asistencia pero Villar se lo impidió.

Falcioni ya había apostado por el ingreso de Colazo en reemplazo de Paredes; y Cagna buscó más potencia ofensiva con Duvan Zapata. A esa altura, y bajo la lluvia, el partido era decididamente pobre.

Hubo, sí, dos situaciones aisladas que pudieron cambiar la historia: a los 35' Zapata envió el centro y Carrillo, apurado por Clemente, remató desviado, cara a cara con Orion; y a los 40' Schunke casi vence su propio arco con un despeje que dio en el palo derecho.

Y nada más. La expectativa, de allí hasta el final, se centró en una despedida rara, caliente. Así, Boca irá al Monumental con la exigencia del triunfo. Otro resultado adverso lo alejará bastante del sueño de campeón y pondrá en la cuerda floja a Falcioni.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario