Edición Impresa

Binner se prepara para impulsar su candidatura presidencial sin el FAU

Todo se encamina a que el PS irá a las Paso de agosto con sus propios recursos partidarios, materiales y simbólicos que ha sabido conseguir en la última década.

Lunes 22 de Diciembre de 2014

Luego de explorarlo todo, o casi todo, el Partido Socialista (PS) se acerca a una decisión no deseada, y a la vez inevitable: encarar las elecciones presidenciales de 2015 en soledad. O, más precisamente, con el apoyo de pequeñas organizaciones políticas que no modifican de modo sustantivo el volumen electoral que pueda conseguir el candidato Hermes Binner por sí sólo. Todo se encamina a que el PS irá a las Paso de agosto con sus propios recursos partidarios, materiales y simbólicos que ha sabido conseguir en la última década. "Vamos solos", es la frase que ya resuena en el PS.

La decisión está tomada en la cabeza de Binner y de su grupo íntimo, aunque con toda lógica política no será expresada abiertamente hasta el momento en que se venzan los plazos de inscripciones electorales; junio del próximo año. La expectativa del binnerismo es que en el proceso de diáspora hacia el macrismo y el massismo, que desangra hoy al Frente Amplio Unen (FAU), finalmente, al menos, algún sector significativo quede "de éste lado", dentro del esquema original. Y con Binner como candidato a presidente.

Escenas. En abril pasado, una puesta en escena de diseño teatral EM_DASHBroadway, de calle Corrientes, en Buenos AiresEM_DASH, juntó a cinco precandidatos a presidente (dos de ellos radicales), y a decenas de dirigentes del espectro opositor "no peronista" en general, y no kirchnerista en particular. Sin embargo, ya por entonces, la otra clausula fundacional del FAU, la condición de "no macrista", tambaleaba.

Aun así, nadie calculó que a siete meses de ese luminoso lanzamiento, dos de los tres pilares fundacionales del FAU iban a ser violentados: el peronismo conservador massista y el conservadurismo literal, expresado por Mauricio Macri, han dejado de ser un límite —en una hipotética alianza— para el radicalismo (sector mayoritario) y para la Coalición Cívica- ARI, que conduce en los hechos Elisa Carrió, pero que preside en las formas el rosarino Pablo Javkin. El FAU que estuvo en abril en el Broadway, ya no está más. Lo nuevo es que Carrió, Ernesto Sanz, y ahora también Julio Cobos, negocian sin pruritos con Massa y con Macri.

Para tres de los cinco referentes del frente —un cuarto, Pino Solanas, medita hacia dónde ir— que nació con vocación de representar al progresismo, curiosamente, sólo el kirchnerismo es la fuerza satánica, vade retro, a combatir. Con el resto del espectro político, todo parece posible.

"Nosotros somos la coherencia, aunque a muchos les duela", dijo un siempre optimista Hermes Binner, en una charla distendida en éste cronista durante el tradicional brindis de fin de año, en el cuarto piso de Esmeralda 288, de la Capital Federal, donde funciona el Cemupro porteño.

En el partido de Binner, los apellidos Massa y Macri no tienen ninguna chance de entrar en consideración de posibles acuerdos electorales. Junto al ex gobernador de Santa Fe, Margarita Stolbizer (partido GEN) también resiste la abierta fuga por derecha de sus ex socios, del mismo modo que el Partido Libres del Sur, donde milita Victoria Donda, quien pasó de la foto en traje de baño, del verano pasado junto al dirigente Prat Gay, al cuidado de su pequeño hijo.

Núcleo. Con ese núcleo de apoyo, Binner se prepara para atravesar el verano y sostener su campaña. Las novedad del lanzamiento, en la Capital Federal, de una fórmula con Martín Lousteau (para jefe de Gobierno) acompañado por el lilito Fernando Sánchez (junto a Javkin, ambos referentes principales de Carrió en el Congreso), y con el socialista Roy Cortina como primer candidato a legislador, no hace más que complicar el panorama para el binnerismo.

Sin pretender explicar la esquizofrenia política, cerca de Binner se preguntan: "¿Cómo se hace para impulsar una fórmula, Lousteau-Sánchez, que compite contra el macrismo en la ciudad, si a la vez, esos mismos candidatos son los principales impulsores de una alianza con Macri para la elección presidencial?". El problema se agrava aún más; esa movida tiene a un hombre del partido que preside Binner, el ¿descarriado? Roy Cortina.

Con todo, Binner, ya le puso fecha a su lanzamiento formal de la candidatura presidencial, el 6 de enero, en Mar del Plata. De aquí al otoño del próximo año, mucho puede pasar. El presidente del partido de la rosa supone que un sector del radicalismo no se dejará tentar con Massa o con Macri, y se quedará dentro de los parámetros del proyecto original.

El problema para esos radicales —los que no migren— será encontrar un referente competitivo que le otorgue atracción a la disputa con Binner, el próximo 9 de agosto, en las Paso. O de lo contrario, directamente trabajar para la candidatura de Hermes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario