Edición Impresa

Bielsa, carajo

Es Loco, pero seduce con su personalidad. Se gana los corazones de los hinchas rápidamente con sus “locuras”, pero sobre todo por el trabajo y la dedicación extrema.

Viernes 28 de Noviembre de 2014

Es Loco, pero seduce con su personalidad. Se gana los corazones de los hinchas rápidamente con sus “locuras”, pero sobre todo por el trabajo y la dedicación extrema. A la máxima potencia. Vive y sufre por y para el fútbol. Así es Marcelo Bielsa, un tipo que ahora se ganó la simpatía y admiración de los hinchas de Olympique de Marsella, único líder del campeonato francés. Como para dejar claro la huella por donde va. Y con conceptos sobresalientes. En Chile lo aman. De hecho es ídolo. En Newell’s, por supuesto, es palabra mayor. Uno de los grandes referentes cuyo nombre quedará grabado a fuego en la historia de la entidad. Por lo que dio y sigue dando. Por el sentimiento que le tiene a “su club”.
Hoy, el Loco se ganó a la gente en el Viejo Continente, más precisamente en Francia. Por personalidad, juego y rendimiento del equipo. Un combo justo para que nadie se atreva a cuestionarlo, todo lo contrario. “Aquí los aficionados ya le brindan un culto a Marcelo Bielsa. Quieren al personaje que los sorprende un poco más cada día. Al que cruzan en tiendas como Galeries Lafayette, en McDonald’s (N.deR.: donde vio el último clásico Central-Newell’s)”, le confesó el periodista marsellés Alexandre Jacquin a Ovación.
Bielsa vive entre Commanderie (el centro de entrenamiento de Olympique) y el hotel Intercontinental Vieux Port, pero concurre a menudo a la población de Saint-Cyr-sur-mer y a la villa La Ciotat, además de ir a la playa.
Los entrenamientos no son abiertos y sólo algunas veces la prensa tiene acceso. Uno de los motivos es que el club guarda la exclusividad con el fin de difundir distintos extractos de los trabajos en la página oficial de internet. Igualmente, la mirada de los medios está posada principalmente en Bielsa. Lo siguen de cerca. Cada paso que da. “Ya se insultó con el traductor Fabrice Olszewski y le dijo que podían zanjar el problema a base de puños”, relató el periodista francés. Algo que no es descabellado, porque el entrenador tiene estas posturas más allá de que nunca pasan de una mera frase que queda suelta en el aire.  
Su personalidad sorprende, aunque por estos lares ya es conocida. Si hay algo que llama la atención entre los franceses es que el Loco no habla mucho “con el presidente ni con los asalariados del club. Para hablarle, los dirigentes deben primero dirigirse a Jan van Winckel, el preparador físico, o a Diego Reyes, uno de los numerosos adjuntos”.
  Otro comportamiento llamativo para los periodistas es que “Bielsa no nos mira cuando habla. Pero nos gusta mucho porque verdaderamente responde a todas las cuestiones. Es un personaje particular, pero simpático”. Lo cierto es que el DT confesó que una vez que pueda comunicarse en francés ahí sí hablará mirando a los hombres de prensa a la cara. Mientras tanto tomó la postura de no mirarlos.
  Bielsa hace camino con locuras que para él no son tales, pero para el resto de los mortales parecería que sí. Llama la atención y admiración hoy en el pueblo galo. Se convirtió en una notable figura, a tal punto que hasta lo imitan en un ciclo de TV. Tras el episodio que tuvo con el café al querer sentarse en una heladera _dicho sea de paso, las ventas se multiplicaron y fueron agotadas en Marsella_ y su preocupación porque su equipo no tuvo la pelota durante diez minutos se convirtió en protagonista en un programa de humor realizado con muñecos.
  Hasta tiene un video llamado “La marcha de Bielsa”, que fue publicado por Olympique en las redes sociales y en el que muestran un día del Loco. La pasión e ímpetu que le pone al trabajo, del que está pendiente las 24 horas.
  Los hinchas de Olympique lo aman. Lo adoptaron rápidamente. Lo mismo que ocurrió en otros países. El Loco impone pasión, quizás a veces excesiva, a su labor diaria. Se muestra simple, aunque generalmente serio. Es su estilo. Con eso sedujo al pueblo francés. Así es el Loco. Ese es Bielsa, carajo.

No le cae bien la situación del titular del club galo

Si hay algo que no le debe caer simpático al Loco es la situación en la que se encuentra el presidente del Olympique de Marsella, Vincent Labrune. Es que en los últimos días se conoció la noticia de que está siendo investigado por malversación de fondos en el fichaje del delantero André-Pierre Gignac, proveniente del Toulouse, en 2010. De acuerdo a una cadena de televisión, junto al máximo mandatario de la entidad que dirige Bielsa también fue detenido e imputado su predecesor Jean-Claude Dassier, y arrestado el director general del Marsella, Philippe Perez.

La vieja encrucijada de poner a dos nueve juntos

Bielsa admitió ayer que lleva "quince años de reflexión" sobre la encrucijada de ubicar dos nueve juntos en sus equipos, consultado por la prensa francesa de cara al partido de hoy ante Nantes (16.30, ESPN) por la liga gala. "Llevo 15 años de reflexión sobre este tema, desde (Gabriel) Batistuta y (Hernán) Crespo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario