Edición Impresa

Berni llegó a la ciudad acompañando a unos 2 mil efectivos de fuerzas federales

El secretario de Seguridad de la Nación se reunió con el gobernador. Desde el mediodía se vieron patrullas de gendarmes.

Domingo 08 de Diciembre de 2013

"No podemos permitir que las fuerzas policiales extorsionen al poder político como ocurrió en la provincia de Córdoba; que amenacen con desproteger a la sociedad". Así se expresó el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien ayer a la tarde llegó a la ciudad junto a unos 2 mil efectivos federales que se distribuyeron entre Rosario y Santa Fe.

El operativo de ayuda se dispuso, dijo Berni, "a partir de una solicitud de la presidenta" Cristina Fernández de Kirchner "de convocar a las fuerzas nacionales para que ayuden a patrullar las calles" de Rosario, Santa Fe y otras ciudades.

Berni arribó al helipuerto de Prefectura, en avenida Belgrano, pasadas las 18. Allí lo esperaban los ministros Rubén Galassi (Gobierno) y Raúl Lamberto (Seguridad). El funcionario kirchnerista vestía una gorrita de Gendarmería, camisa Columbia celeste, pantalón cargo y borcegos.

Desde allí se dirigió a Gobernación, donde se reunió con el gobernador y los ministros para ajustar lo que iban a contarle a la prensa. Terminada la conferencia, volvieron a reunirse y a confesar, según el parecer de cada uno, cuáles son las fuentes de tensión y cómo atacarlas.

Calles verdes. Antes de la llegada de Berni, decenas de vehículos de Gendarmería Nacional con efectivos bien pertrechados habían arribado a la ciudad. Se los pudo detectar en varios accesos y avenidas y anoche su presencia era notoria en algunos barrios.

En la conferencia de prensa, Berni, Bonfatti y Lamberto explicaron la implementación de "un comité de crisis" que va a funcionar hasta los días en que cese la tensión y que va a estar comandado por las autoridades provinciales.

"La idea es trabajar en conjunto", dijo Berni. "Los efectivos estarán a disposición del jefe de policía de Santa Fe y contarán con todo el equipamiento. Además se suma el envío de 150 vehículos. En una hora van a estar en la calle", amplió el funcionario nacional sobre el filo de las 20.

El encuentro público de Berni, Bonfatti y Lamberto se produjo al atardecer de un día donde abundaron versiones de distinta naturaleza. Bonfatti se quejó, primero, de "un pseudo sindicato que intentó sublevar a las fuerzas policiales" (en referencia a Apropol) y, después, de "los rumores, corrillos que lamentablemente se agrandan" por distintas vías "como Twitter".

El gobernador agradeció a la flamante ministra de Seguridad de la Nación, María Cecilia Rodríguez, y a Berni por "las respuestas rápidas y eficientes".

"Sabemos que vienen de unos días bastante moviditos", dijo Bonfatti en relación a los conflictos de Córdoba, Catamarca y también San Juan, Neuquén y Río Negro, donde hubo paros policiales, saqueos y alerta ciudadana.

Los "más de 2.000 efectivos" que llegan a Santa Fe pertenecen a Prefectura, Gendarmería, Policía Federal y Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Encerrados. El ministro Lamberto, por su parte, blanqueó el problema que lo mantuvo desvelado la mayor parte del día: la protesta frente a la sede de Jefatura que impidió la salida de algunos de los móviles policiales.

"Las fuerzas policiales están trabajando con normalidad pero la situación en Jefatura era compleja porque un grupo de policías exonerados impide la salida de los vehículos", dijo Lamberto.

El ministro explicó que "ya hay una orden judicial de liberar las vías de acceso" a Jefatura, en referencia a una disposición firmada por el juez de Instrucción Javier Beltramone a pedido del fiscal de Cámaras, Guillermo Camporini. Aunque, la misma no se había implementado al cierre de esta edición. Lamberto consideró finalmente que "la importante presencia de efectivos garantizará la seguridad de todos".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS