Edición Impresa

Bernardi es lo más parecido al Tata Martino jugador que hoy tiene Newell's

Ante Tigre fue la figura, el hombre que hizo del trato de pelota un culto. Una versión poseuropea evolucionada de aquel guerrero volante de quite que apareció en primera y que hoy juega con un guante en el pie en un conjunto que lo potenció.  

Martes 02 de Octubre de 2012

Cuando Gerardo Martino se encontró con el dilema de que tenía a mano a todos sus marcadores centrales, decidió ponerlos a los tres en el equipo, corriendo a Gabriel Heinze a la izquierda. Pero tenía un dilema: ¿A quién sacar? Y optó por adelantar a Leonel Vangioni, excluyendo a Lucas Bernardi. Así, el jugador emblema, el que bancó las difíciles y había asumido naturalmente el papel de conductor, quedaba afuera para los juegos ante Estudiantes y River Plate, en los que al equipo le fue bien. Sin embargo, el nuevo inconveniente de Víctor López (lesión) le devolvió el lugar en medio de este último partido y retomó el lugar que se ganó. No por nada, el domingo ante Tigre fue la figura de Newell’s, el hombre que hizo del trato de pelota un culto. Una versión poseuropea evolucionada de aquel guerrero volante de quite que apareció en primera y que hoy juega con un guante en el pie en un conjunto que lo potenció. Lo más parecido al Tata con que cuenta este líder del campeonato.
  Bernardi puso cuatro pelotas de gol el domingo que debieron darle la victoria a Newell’s frente a Tigre y la punta por cuatro puntos de ventaja sobre sus rivales, aunque los dos que lleva no son nada despreciables. Pero además, no hubo avance rojinegro en que la pelota no pasara por sus pies.
  —¿Ese es lo que más te gusta en el campo, ser asistente de gol?
  —Es lo que sale en el juego y en el funcionamiento del equipo, con la rotación de la pelota que tenemos. No es más que eso.
  —Ovación te dio como figura y en su explicación puso que cuesta creer que aquel volante aguerrido que se fue a Europa, hoy sea el conductor de Newell’s.
  —Gracias a Dios uno va evolucionando en el juego. La virtud del equipo es que sigue evolucionando y que cada uno también lo hace y va modificando sus cosas. Cuando tenía veinte años era otra la manera de jugar, sin dudas. Pero es el crecimiento de cada uno y es muy bueno que sea así.
  —En lo referente al equipo, si hay una virtud que lo caracteriza es la paciencia. ¿Tan convencidos están?
  —Es cierto, nunca nos desespe-ramos. Igual, en los últimos veinte minutos ante Tigre nos faltó un poquito de esa paciencia que nos venía caracterizando hasta el final. Le dimos chances al rival. Creo que si algo nos quedó para corregir es eso, que es lo que nos faltó para terminar un partido muy bueno.

 

—¿Faltó punch nada más?

—En el primer tiempo, sí. Habíamos dominado todo claramente y hasta los veinte del segundo tuvimos el control, pero después se dividió hasta el final. Nos faltó el gol como para culminar una muy buena actuación.

—¿El ingreso de Pérez García fue la clave de ese cambio de situación en el complemento o ustedes bajaron el rendimiento?

—Las dos cosas. Ellos fueron más punzantes y empezamos a dividir la pelota, no teníamos el control. Pero así y todo seguimos teniendo las mejores situaciones.

—¿Se puede hablar de falta de fortuna o un problema de definición de ustedes?

—También creo que un poco de las dos cosas. Hicimos buenas jugadas, las situaciones las tuvimos, pero a veces los partidos se dan así.

—¿Cómo valorás el punto? ¿Lo lamentás o sirvió?

—No perder siempre sirve, pero lamento no haber ganado porque estaban dadas las condiciones para hacerlo. Seguimos sumando, el objetivo lo tenemos muy claro y además no nos volvieron a convertir, así que nos fuimos con un montón de cosas positivas pese a no ganar.

—¿El discurso sigue siendo que pelean sólo por los promedios?

—No es que no queremos hablar de pelear arriba, pero nuestra realidad es aquella y si seguimos sumando de esta manera venimos bastante bien.

—¿Fue el mejor primer tiempo de Newell's en el torneo?

—No sé, pero no sirve analizarlo así porque el partido dura noventa minutos. Cuando jugás bien cuarenta y cinco no es importante, sino hacerlo en todo momento, como con San Lorenzo o Independiente.

—Sus rivales, como Martín Galmarini o Rodolfo Arruabarrena, dijeron que enfrentaron al mejor equipo del campeonato. ¿Qué te genera eso?

—Si mantenemos esta línea de juego y hacemos lo que planificamos durante la semana como ahora, venimos bárbaro. Es lindo que te halaguen, pero hay que demostrarlo partido tras partido.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario