Edición Impresa

Berlusconi pierde apoyo para derribar al gobierno de Letta

Importantes figuras de su partido anunciaron que respaldarán hoy al Ejecutivo en la moción de confianza en el Parlamento.

Miércoles 02 de Octubre de 2013

Silvio Berlusconi se enfrentó ayer a una revuelta en su fraccionado movimiento de centroderecha, cuando destacados miembros del partido pidieron a los diputados que desafíen al magnate de los medios y apoyen al primer ministro Enrico Letta en una previsible moción de confianza hoy. El partido Pueblo de la Libertad (PDL) de Berlusconi está muy próximo a una ruptura interna después de que el popular político retiró a sus ministros de la coalición de gobierno el fin de semana y pidió la convocatoria de nuevas elecciones tras las crecientes tensiones por su condena por fraude fiscal. Las divisiones entre políticos de línea dura y moderados se han ampliado drásticamente a medida que crece la oposición a la llamada de Berlusconi para derribar la coalición de Letta, sólo cinco meses después de su formación a raíz de unas elecciones poco concluyentes en febrero. Italia, la tercera mayor economía de la zona euro, ha estado en el caos político desde la última semana e incluso si el gobierno de Letta supera la moción de confianza, no existe certeza respecto a que su administración será lo suficientemente sólida como para aplicar las reformas necesarias para sacar al país de su recesión más prolongada de la postguerra.

El secretario del PDL y ministro del Interior, Angelino Alfano; y el ministro de Transporte Maurizio Lupi, quienes entregaron sus renuncias el sábado por orden de Berlusconi, pidieron al partido que respalden a Letta en la votación que se espera hoy en el Senado. "Sigo firmemente convencido de que todo nuestro partido debe apoyar a Letta en una moción de confianza. No hay grupos o facciones", dijo Alfano.

Letta rechazó ayer las renuncias de Alfano y Lupi, al igual que las dimisiones de los otros tres ministros del PDL, en una señal de que apreciaba su respaldo público.

Negociaciones. Fuentes en el Partido Democrático de centroizquierda de Letta dijeron que aún no decidieron si convocar una moción formal de confianza hoy en el Parlamento y que estaba esperando a ver qué salía de una intensa ronda de reuniones. Si no parece contar con el apoyo suficiente de los rebeldes del PDL, Letta presentaría su dimisión al presidente Giorgio Napolitano antes de seguir adelante con la moción de confianza. Después podría ser designado de nuevo para intentar formar una nueva coalición en el Parlamento.

La incertidumbre sobre la moción de confianza añade otro nivel de complicación a una situación excepcionalmente confusa porque un grupo de 20 o más disidentes del PDL está considerando formar un grupo aparte que podría apoyar al gobierno. El PD de Letta tiene una mayoría dominante en la Cámara baja pero en el Senado necesitaría de una docena de votos del PDL o de los partidos de la oposición, incluido el grupo de protesta Movimiento 5 Estrellas. La aritmética parlamentaria de Italia es complicada y engañosa, y para estar seguro de ganar la votación, Letta necesita por lo menos 20 votos más de la mayoría en un Senado de 315 escaños.

Sin embargo, el premier ha dejado claro que sobrevivir a una moción de confianza por un puñado de votos no será suficiente para poder llevar a cabo reformas y controlar las finanzas. Los menos duros del PDL han pedido una nueva dirección en la centroderecha y la eliminación de los políticos más dogmáticos que en las últimas semanas han ganado influencia sobre Berlusconi. Pero no está claro si Berlusconi, que ha dominado la centroderecha italiana durante 20 años, será capaz de persuadir a los posibles rebeldes para volver al seno del partido o si la ruptura es definitiva.

Desempleo. Mientras se acerca la votación clave, cifras oficiales mostraron que el desempleo juvenil subió al 40,1 por ciento en agosto, lo que destaca el estado sombrío de la economía italiana que actualmente atraviesa por su segundo año de recesión.

Berlusconi ratificó ayer su decisión de derribar el gobierno de Italia, pese a haber quedado más aislado luego de que importantes figuras de su partido dijeran que apoyarán al Ejecutivo en una votación sobre su continuidad prevista para hoy. "A pesar de que entiendo los riesgos que estoy corriendo, he decidido poner fin al gobierno" del primer ministro Enrico Letta, dijo ayer Berlusconi, cuyo partido conservador integra la coalición de gobierno, en una carta enviada al semanario católico Tempi y difundida por la página web de la publicación. Como justificación de su jugada, Berlusconi acusó a Letta de permitir su "asesinato político a través de medios judiciales", en alusión a la condena de fraude fiscal ratificada contra Il Cavaliere el mes pasado, que disparó la actual crisis en el gobierno de coalición encabezado por el centroizquierdista Letta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS