Edición Impresa

Berlusconi: “Esta noche tengo a una napolitana y a una brasileña de 21 años”

Las “cenas elegantes” que el ex premier italiano Silvio Berlusconi aseguraba celebrar en su mansión de Arcore, en las afueras de Milán, continúan en el punto de mira de los jueces italianos.

Sábado 07 de Marzo de 2015

Las “cenas elegantes” que el ex premier italiano Silvio Berlusconi aseguraba celebrar en su mansión de Arcore, en las afueras de Milán, continúan en el punto de mira de los jueces italianos. “Esta noche tengo dos chicas: una periodista de deportes de Mediaset, napolitana, muy simpática, muy dulce, y otra brasileña de 21 años que me ha llorado al teléfono diciéndome que me había olvidado ella”. Estas son algunas de las palabras que pronunció Berlusconi en conversaciones telefónicas mantenidas entre 2008 y 2009 con su amigo y empresario Gianpaolo Tarantini —acusado por la Fiscalía italiana de inducción a la prostitución—, y que están recogidas en miles de folios, ahora en posesión del Tribunal de Bari. En las lujosas residencias del premier se produjeron intercambios sexuales entre prostitutas, jóvenes modelos o “velinas” con ansias de hacer carrera, y el propio magnate de los medios de comunicación.

   En una ocasión, Berlusconi reconoció a Tarantini que en las fiestas “el único joven” era este último, mientras que el resto eran “viejitos aunque con poder”.

   En los documentos sobre las conversaciones, recogidos por los medios locales, también se refleja un coloquio mantenido el 4 de noviembre de 2008 entre Berlusconi y una mujer que se identifica como Bárbara, pero que llama desde el teléfono de Tarantini. Durante unos breves minutos, Bárbara le comenta al dueño de Mediaset que las chicas ya esperan en la mesa, a lo que Berlusconi responde que ya llega y que se vaya “comiendo un helado”, una frase que es seguida de unas risas.

   “¿Qué les da... que acaban todas entusiasmadas?”, le dice Tarantini a Berlusconi tras aquel encuentro, al tiempo que le confiesa que Bárbara solo ha tenido palabras de elogio hacia el ex premier. Berlusconi responde de inmediato: “Esto siempre ha sido mi problema, que las mujeres terminan enamorándose de mí... es una cosa que me ha perseguido durante toda mi vida”, dice.

   En ocasiones, Berlusconi habla directamente al teléfono con algunas invitadas a sus cenas. Es el caso de la “showgirl” argentina Belén Rodríguez, muy famosa en Italia, a la que el propio Tarantini pasa el teléfono para que pueda hablar con el ya ex Cavaliere, que se confiesa un admirador de la modelo y presentadora —que para más complicaciones era la pareja de uno de los futbolistas de su equipo de fútbol, el A.C. Milan. Berlusconi le llega a ofrecer a la modelo argentina un programa en una de sus cadenas.

Fin de la condena. La publicación ayer de estas conversaciones se produjeron el mismo día en que Berlusconi se despidió de la residencia de ancianos de Cesano Boscone, en Milán, donde, desde mayo, cumplía condena por fraude fiscal en el caso Mediaset, prestando servicios sociales. El Tribunal de Milán decidió que Berlusconi terminara 45 días antes de lo previsto su servicio a la comunidad por haber desarrollado “la actividad de voluntariado de modo serio y apreciado por los trabajadores sociales”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario