Edición Impresa

Berlusconi corre el riesgo de otro juicio por corrupción de testigos

La Corte de Milán envió la documentación a los fiscales para que investiguen la posible corrupción del proceso judicial y la reapertura del caso.

Sábado 30 de Noviembre de 2013

El ex premier y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi, quien perdió el miércoles la inmunidad parlamentaria tras su expulsión del Senado por su condena por fraude fiscal, corre el riesgo de ser sometido a otro juicio esta vez por el soborno de testigos en un caso relacionado con sus tristemente célebres fiestas del Bunga Bunga. La Corte de Milán envió la documentación a los fiscales para que investiguen la posible corrupción del proceso judicial y la reapertura del caso. La Justicia sospecha que Il Cavaliere, de 77 años, junto con sus abogados Niccolo Ghedini y Piero Longo, pagaron a las bellas jóvenes que habían participados en sus fiestas para que testimoniaran a favor del magnate y minimizaran la naturaleza sexual de esas veladas cuando fueron interrogadas. Los jueces sostienen que lo hizo porque estaba bajo proceso judicial acusado de tener relaciones con una prostituta menor de edad, conocida como Ruby, quien también era invitada a las fiestas.

   Citando declaraciones y conversaciones telefónicas grabadas, la corte de Milán dijo que Berlusconi convocó a una decena de jóvenes a una reunión con sus abogados en su mansión de Arcore, en Milán, el 15 de enero de 2011 después que la policía allanó los domicilios de las mujeres como parte de la investigación de las fiestas. A partir de entonces, sostuvieron los jueces, las mujeres empezaron a recibir 2.500 euros por mes, y sus declaraciones en el juicio, en las que negaron que las fiestas tuvieran un componente sexual, eran inusualmente parecidas. La declaración de la corte formó parte de los fundamentos de la condena a tres ex socios de Berlusconi por conseguir chicas que se prostituyeran en las fiestas. En un juicio aparte pero paralelo, tres socios —el agente del mundo del espectáculo Lele Mora, el antiguo presentador de noticias en uno de los canales de Berlusconi Emilio Fede y la higienista dental Nicole Minetti— fueron hallados culpables de proporcionar jóvenes para la prostitución.

El caso Ruby. El político no estuvo entre los acusados en ese juicio, pero fue condenado en otro por pagar a una menor de edad, la marroquí Karima el-Mahroug, Ruby, para tener sexo con él. Sus abogados apelarán la sentencia de siete años de prisión y su suspensión de por vida de la política. Il Cavaliere ha defendido los pagos a las chicas diciendo que está en su naturaleza apoyar a gente que lo necesita. Según sus letrados, lo hizo por los daños “morales” causados por la investigación judicial y por la publicación de sus nombres en la prensa. Muchas vivían en departamentos del empresario, usaban joyas que él les regalaba y algunas conducían autos que les entregaba en sus cumpleaños.

   Los jueces explicaron que las chicas ofrecieron testimonios “superpuestos” que contradicen los de otros participantes donde se sostenía que en esas fiestas las chicas terminaban en ropa interior o vestidas como monjas, enfermeras o colegialas, mientras bailaban para Berlusconi y le permitían que las tocara. “Todas las personas que recibieron dinero hicieron declaraciones que se superponen perfectamente y usaron un lenguaje que no corresponde a su acervo cultural”, señalaron los jueces. “En especial, se nota la repetición de nombres, frases y términos usados por los testigos, pero cuando se les preguntó por el significado de la palabra o la frase que habían pronunciado, dijeron que no lo sabían”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS