Edición Impresa

Benefician con libertad condicional al represor santafesino Martínez Dorr

El ex policía había sido condenado en 2012 a 10 años y medio de prisión por delitos de lesa humanidad. La medida fue apelada, de modo que la Cámara de Casación Penal lo resolverá.    

Domingo 10 de Febrero de 2013

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe, haciendo lugar a un pedido de la defensa del represor Roberto Martínez Dorr, más conocido como Morrongo, le otorgó la libertad condicional, medida que al haber sido apelada por el fiscal la Cámara de Casación Penal deberá resolver la situación del ex comisario de la policía santafesina.

La noticia sobre la excarcelación de Martínez Dorr causó repercusión en los organismos de derechos humanos, que inmediatamente repudiaron la medida.

Martínez Dorr fue condenado el 16 de abril de 2012 por haber sido encontrado culpable de los tormentos y la privación ilegal de la libertad que sufrió en la seccional primera de la policía santafesina el militante de la UES Froilán Aguirre.

El tribunal juzgador sentenció a Martínez a 10 años y medio de cárcel, pero ahora hizo lugar al pedido de la defensa del represor y dispuso la libertad condicional del ex policía.

Para los jueces Otmar Paulucci y José Escobar Cello, debió otorgarse el beneficio porque se cumplieron dos tercios de la pena, de acuerdo al cálculo que establece la ley 24.390 (conocida como dos por uno), en su artículo 7.

Morrongo estuvo privado de la libertad 4 años, 10 meses y 12 días, pero con la aplicación de la norma mencionada el monto se estira a 7 años y 3 días y, en base a este análisis, los dos tercios se cumplieron el 3 de enero pasado.

Los jueces enfatizaron el comportamiento "ejemplar" del represor de acuerdo a los informes del Servicio Penitenciario santafesino, que evaluó su conducta mientras estuvo detenido en la cárcel de Las Flores

El fiscal subrogante ante el TOF, Martín Suárez se había opuesto a la posibilidad del beneficio basándose en que no es aplicable el artículo 7 de la ley 24.390 en este caso y que, además, la sentencia no está cumplida aún porque no está firme, "por lo que no corresponde apartarse del trámite procesal por vía de decisiones tomadas sin sustanciación", afirmó.

Recurso de casación. Ante el otorgamiento del beneficio a Martínez Dorr, el fiscal general ad hoc en feria, Martín Avalos, interpuso un recurso de casación.

Martínez Dorr se desempeñó como oficial auxiliar de policía en la seccional primera en 1976. Más de 30 años después de haber pasado por esa comisaría fue juzgado por delitos de lesa humanidad.

La causa por la que fue condenado se inició con la denuncia presentada por el caso de Froilán Aguirre, secuestrado y torturado cuando tenía 17 años y militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES).

Aguirre fue privado de su libertad por un grupo de tareas cuando se encontraba en el Hospital Iturraspe, donde tenía que encontrarse con su compañero, el paranaense Juan Carlos Beto Osuna, el 8 de setiembre de 1976.

Ambos fueron trasladados en un auto Dogde 1500 color verde metalizado a una casa de campo en la zona de San José del Rincón, donde fueron torturados durante horas. Se supone que se trata de la misma finca donde estuvo preso el matrimonio conformado por Alba Sánchez y Daniel García entre 1977 y 1978.

Según la investigación, Aguirre fue llevado a la seccional primera, donde pasó 29 días en una celda de un metro cuadrado, donde fue golpeado sistemáticamente.

En tanto, Osuna apareció acribillado en Paraná, en lo que se conoció como "La masacre de la tapera".

El ex militante de la UES y simpatizante de Montoneros declaró su calvario durante las audiencias de la Causa Brusa y los ratificó en las audiencias que juzgaron a Morrongo.

Martínez Dorr integró el Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional I de la Policía de la provincia de Santa Fe con el cargo de oficial auxiliar desde septiembre de 1976 hasta diciembre de 1978. Su carrera policial se prolongó hasta la década del 90, cuando pasó a retiro con el grado de comisario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS