Edición Impresa

Ben Stiller y un mundo feliz: las puertitas del señor Walter Mitty

El actor dirige su cuarta comedia, sobre un hombre que se evade de su gris realidad en "La increíble historia de Walter Mitty".

Domingo 29 de Diciembre de 2013

La desconexión con otras personas, el aislamiento social y la transición a una era cada vez más digital colisionan en “La increíble vida de Walter Mitty”, la visión personal del actor y director Ben Stiller de un cuento clásico que se estrena el jueves.
  En el filme, protagonizado por Stiller y con los trabajos de Sean Penn, Kathryn Hahn, Adam Scott y Shirley MacLaine, tiene como personaje central a Walter Mitty, editor de fotografía de una revista. Walter es un soñador que toma unas habituales vacaciones mentales de su aburrida existencia al desaparecer en un mundo de fantasías en las que es un héroe héroe galante o mantiene un romance apasionado y victorias constantes sobre el peligro. Pero cuando Mitty y la compañera de trabajo que ama de manera secreta están en peligro de perder sus respectivos trabajos, Walter deberá hacer lo inimaginable: poner los pies en la tierra y hacer el viaje más extraordinario que jamás haya podido soñar.
  “Lo que me encanta del relato es que resulta imposible clasificarlo”, contó el actor y director. “Tiene comedia, drama, es un relato de aventuras, es real y, a la vez, fantásticamente surrealista. Pero en el fondo de todo eso se encuentra un personaje con el que, en mi opinión, todos pueden conectar, alguien que parece simplemente estar cumpliendo con las formalidades de la vida moderna, pero que dentro de su cabeza está viviendo una vida totalmente distinta”, explicó sobre este trabajo.
    El filme encuentra a Stiller en su cuarta incursión detrás de cámaras no sólo volviendo a imaginar el personaje que se hizo famoso a partir de 1939 a través de un cuento de James Thurber y publicado con ese nombre en la revista The New Yorker, sino también abocado a la redefinición de lo que Walter Mitty ha llegado a representar en la cultura popular.
  Es que la expresión “Walter Mitty” se transformó casi en un sinónimo y es descrito por el diccionario Merriam-Webster como “una persona común, poco audaz, que busca escapar de la realidad a través de soñar despierto”, y se utiliza a menudo para describir a las personas que se imaginan más grandiosas de lo que son en realidad.

Un héroe actual. El Walter Mitty de Stiller es diferente. Un hombre de mediana edad atrapado por la responsabilidad económica, Walter es un archivista de fotos en la revista Life, un trabajo que está siendo reemplazado por las máquinas. Tímido y reservado, se aísla del entorno que lo rodea.
  “(El no es) una especie de bicho raro, un solitario o nerd, es sólo un tipo normal que tiene un gran potencial y que no había encontrado una manera de desbloquearlo”, Stiller dijo a Reuters.
  La película se difumina dentro y fuera de la imaginación de Walter en la forma de sueños que lo llevan a nuevos mundos y personajes, ya sea el explorador que seduce a su amor platónico, Cheryl, interpretada por Kristen Wiig, o al arriesgado que ingresa a un departamento en llamas para salvar a los residentes atrapados. Pero a medida que escapa del aislamiento social y lleva a la práctica las relaciones humanas, Walter se encuentra viviendo una vida real mucho más intensa que lo que su imaginación pueda aspirar.
  Stiller, de 48 años, que construyó una carrera como director desde 1994 con la comedia “Generación X”; la parodia “Zoolander”, de 2001, y una farsa de películas de acción de 2008, “Una guerra de película”, con “La increíble historia de Walter Mitty” marca un nuevo capítulo en su catálogo que resuena más cerca de su intimidad.
  “Se trata de algo más cercano a experiencias que tuve en mi vida, quizás por una cuestión generacional, después de haber crecido y vivido en el mundo previo a las computadoras”, dijo Stiller.
  “Ver toda la transición (digital), creo que de alguna manera está logrando alejarnos de las cosas reales, las cosas tangibles, que van más lejos cuando todo se vuelve digital”, afirmó.
  El director añadió que incluso el tono de comedia de “La increíble historia de Walter Mitty” es diferente de sus trabajos anteriores. “La película es mucho menos cínica que otras películas que hice en cuanto a su tono de comedia, y creo que para mí era un territorio desconocido”, dijo.
  Atrapado en una sociedad que está dejando atrás la era analógica para sumergirse en la era digital, Walter está encargado de hallar la fotografía que aparecerá en la portada final de la revista Life.
  En su búsqueda de la foto, que fue hecha por el fotógrafo Sean O’Connell, interpretado por Sean Penn, Walter finalmente se deja llevar, deja la revista y y abraza la vida, un lema compartido por la publicación.

Herencia. “Una revista Life original de 1945 es una pieza que es parte de la historia, que está sosteniendo algo que realmente existía en ese entonces. Yo no quiero que mis hijos crezcan en un mundo que no tenga ninguna de esas cosas. Creo que hay un sentido en todas esas cosas”, dijo Stiller.
  Rodada con un presupuesto de 90 millones de dólares y con locaciones en la ciudad de Nueva York, cuenta también con escenas impactantes de paisajes naturales de Islandia. Sobre ese aspecto Stiller aseguró se enfrentó a nuevos desafíos como director para capturar escenas reales en lugar de la utilización de efectos especiales.
  Una escena de la que Stiller estaba orgulloso es el momento crucial en que Walter se sumerge en las turbulentas aguas del Atlántico Norte, como un símbolo de que deja atrás su antigua vida. Es una escena que Stiller realmente interpretó y dirigió en el océano.
  “Se trata de la imaginación de una persona, por lo que siempre estamos tratando de balancear cuánto se puede mostrar”, dijo. “A medida que se fue desarrollando la estética de la película intentamos ser muy específicos y cuidadosos sobre la forma en que mostrábamos las fantasías de Walter, y cómo lo mostrábamos visualmente cuando se interna en el mundo real”.
  La decisión de ajustar el relato original de más de 70 años al mundo contemporáneo obligó a Stiller a instalar en la comedia hitos culturales actuales, como el portal de citas on line eHarmony o Instagram, que el director espera que hagan la historia más real para el público.
  “Lo que espero de esta película es algo más que una diversión, y que se conecte de alguna manera con algún aspecto emocional de la gente”, dijo el director.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS