Edición Impresa

Básquet: Ginóbili llegó a los mil partidos

No sólo Papá Noel repartió regalos en Navidad. Manu Ginóbili les regaló a todos los amantes del básquet su partido número 1.000 en la NBA, en el estadio  AT&T Center (Texas). Jugó, como siempre desde que pisó la mejor liga del mundo, con la...

Viernes 26 de Diciembre de 2014

No sólo Papá Noel repartió regalos en Navidad. Manu Ginóbili les regaló a todos los amantes del básquet su partido número 1.000 en la NBA, en el estadio  AT&T Center (Texas). Jugó, como siempre desde que pisó la mejor liga del mundo, con la camiseta 20 de San Antonio Spurs, que perdió 114 a 106 contra Oklahoma City Thunder. Pero el bahiense, ganador de cuatro anillos de la NBA, no se privó de deleitar a los 18.500 espectadores del estadio con 11 puntos y 13 asistencias. Un grande aún en la derrota.
Ayer, el encuentro pasó sin dudas a un segundo plano. Lo que abundó en la prensa nacional fueron notas, recordatorios y videos homenaje sobre Manu, quien nació hace 37 años en Bahía Blanca y debutó hace 12 en la NBA.
 Dando cuenta de ese día (ver aparte), las imágenes del 29 de octubre de 2002 en el estadio Staples Center de Los Angeles frente a los Lakers mostraban a un Ginóbili mucho menos corpulento pero ya talentoso. Tenía apenas 25 años cuando a los 9 minutos del primer cuarto, mientras su equipo ganaba 15-7, ingresó por el ala pivote Tim Duncan.
Esa noche los Spurs vencieron por 87 a 82 a los Lakers, campeones del momento. Ginóbili anotó 7 puntos (2/5 dobles, 1/4 triples, 2 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperos y 1 tapa en 20 minutos). Y tuvo que marcar nada menos que a Kobe Bryant. Más tarde el propio Manu recordaría ese debut con benevolencia hacia su persona:  “Creo que no hice el ridículo”.
Con San Antonio, Ginóbili  fue campeón en 2003, 2005, 2007 y 2014. Hasta ayer, en sus 999 partidos (819 de temporada regular y 180 de playoffs) acumulaba 14.746 puntos (11.966 y 2.780, respectivamente).
Y al momento de rescatar partidos memorables, nadie dejó de recordar el del 21 de enero de 2005, cuando Manu consiguió su récord de puntos en un partido de la NBA, con 48 en la victoria sobre Phoenix (128 a 123). Ese día cosechó 11/15 dobles, 5/7 triples, 11/12 libres, 5 rebotes, 6 asistencias y un tapón en 44 minutos de juego. Y uno más. El encuentro del 13 de febrero de 2008, ante Cleveland, en el que no dejó brillar a LeBron James (quien terminó con 39 puntos) y consiguió su récord de triples en la NBA. Manu cerró esa noche con 46 puntos (7/9 dobles, 8/11 triples y 8/9 libres), 5 rebotes, 8 asistencias, 3 robos y 1 tapa en 41 minutos, y los Spurs ganaron 112 a 105.
Y muchos dedicaron palabras elogiosas a Ginóbili. Las de Juan Ignacio “Pepe” Sánchez son para destacar porque es con quien  compartió equipo con él desde que tenían 13 años y jugaban en los preinfantiles de Bahiense del Norte.
Pepe rescató de Manu su “vigencia, constancia, títulos y una disciplina casi religiosa”. También quedaron expuestas las del entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, en oportunidad en que Washington intentó hacer una oferta por Manu. Lo retrató al bahiense como “un jugador del demonio”. En el diario “Express News” de San Antonio, el técnico había declarado: “Ginóbili es alguien al que no me imagino canjeado. El ha sido una parte tan importante de nuestro corazón y alma, que gente como él es muy difícil encontrar. Uno ni siquiera piensa en traspasar a alguien así. No me imagino un escenario en el que pueda ser transferido”.

El más querido. Y entre las semblanzas de Manu también se recuerda un sondeo que hace a su popularidad y que podría retratarse con una adaptación de una frase popular. “No sólo de básquet vive Ginóbili”. Es que el año pasado, el diario “San Antonio Express” había consultado a sus lectores cuál era el jugador más querido de la historia. Y Ginóbili encabezó las preferencias. De una lista de 18 se ubicó en el primer lugar con 470 votos. Detrás se colocaron Tim Duncan (381 votos) y David Robinson (228) .

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario