Edición Impresa

Barrio Tío Rolo está en camino a ser primer barrio sustentable de Rosario

El Foro de Vivienda Social y Eficiencia Energética (Fovisee) está capacitando a los vecinos de Tío Rolo para que conviertan sus casas en sustentables y ahorren energía.  

Domingo 21 de Abril de 2013

El Foro de Vivienda Social y Eficiencia Energética (Fovisee) está capacitando a los vecinos de Tío Rolo para que conviertan sus casas en sustentables y ahorren energía con estrategias muy simples como por ejemplo tapar los escapes de aire. Ayer un experto estuvo en el barrio haciendo mediciones y capacitando a algunos habitantes que luego trabajarán activamente con los demás integrantes de la zona. De esta manera, Tío Rolo pasaría a ser el primer barrio sustentable de Rosario.

   Con maquinaria específica, Armando Chamorro, experto en sustentabilidad edilicia se hizo presente para medir cuánto aire circula en las casas, el nivel de alergenos en el aire, de dióxido de carbono y si hay pérdidas de calor.

   “Cuanto más aire circula en una casa, más energía se consume”, explicó Chamorro a los ocho vecinos que ayer estaban recibiendo la tercera capacitación.

   “Lo óptimo para la salud es que en una casa el aire se renueve dos veces por hora”. En el caso de las mediciones de ayer, en una el resultado fue 10, en otra 16 y en la de Mario Cardozo, fue de 36, es decir que allí se produce una gran pérdida de aire por hendijas, por los marcos de las puertas y ventanas y también por el techo. “Esto significa que aquí hay un gran gasto de energía; para calentar esta casa en invierno hay que usar muchas calorías porque corre mucho aire”, señaló Chamorro.

   En tanto, el dueño de vivienda, acotó: “En invierno sufrimos el frío cualquier cantidad”. Lo dijo a pesar de que cuentan con una estufa de tiro balanceado.

   Mario vive en la calle 5 de Agosto 3840, en una de las viviendas que construyó hace casi 15 años la fundación Buena Nueva (que impulsó el padre Tomás Santidrián). Allí fueron capacitados los vecinos.

   Ashley Valle, de Fovisee, enseñó cómo cubrir las hendiduras y rendijas de tal manera que aumente la hermeticidad de la casa. Así, con una pistola de silicona, con masilla, poliuretano o burletes se pueden cubrir los espacios pequeños que dejan pasar el aire y ahorrar entre un 5 y un 10 por ciento de energía.

    También desde la organización sostienen que las ventanas y cortinas oscuras y pesadas cerradas impiden el ingreso de la luz natural y el calor del sol a la vivienda, lo que implica la mayor utilización de luz artificial y a su vez no permiten una adecuada ventilación agravando la problemática de la humedad y requiriendo el uso intensivo de estufas eléctricas. Por eso se promovió la instalación de cortinas claras que permitan la entrada de luz y una adecuada ventilación.

    En materia de recomendaciones para el próximo invierno, indicaron que, si se usan estufas eléctricas, hay que verificar que sean de bajo consumo. Si en cambio son a gas, es importante apagar el piloto mientras no se esté usando ya que mantenerlo prendido en todos los equipos de calefacción equivale aproximadamente al 5 por ciento del total de gas natural consumido en Argentina.

    También señalaron la importancia de calefaccionar sólo los ambientes de la casa que se estén usando. “El uso de ropa abrigada dentro de la casa significa menor necesidad de calefacción y menor consumo de energía”, acotaron.

    Entre otras recomendaciones pidieron mantener las ventanas cerradas y, si no tienen vidrios, colocar plásticos, abrir las persianas durante el día sobre todo en aquellas que entra el sol. Esto ayuda a calefaccionar la casa naturalmente. También ayuda abrir las ventanas en los momentos de más calor durante el día, así se ventila y además se elimina la humedad de los ambientes.

Antecedentes. La iniciativa que se está desarrollando en Tío Rolo como primera experiencia en Argentina cuenta con un fuerte antecedente y es que se ha implementado desde hace más de 20 años en Estados Unidos como política nacional para el ahorro de energía.

    El presidente de Fovisee, Nicolás Maggio, explicó: “Lo primero que se hace es un diagnóstico del estado de cada vivienda para ver por dónde se derrocha energía y luego se capacita a la gente que en general está sin trabajo”

    “La ventaja es que ya sabemos los beneficios que trae la aplicación de este plan porque está demostrado que en Estados Unidos supuso un cambio importante en salud y seguridad en las casas, y además se comprobó que, en materia de ahorro de energía, por cada dólar invertido se ahorró 1,80”, continuó el director del proyecto.

    Maggio enfatizó que el objetivo de Fovisee es traer esta enorme política pública al país. “La queremos adaptar, primero con una experiencia piloto chica, que es la que se está llevando a cabo en Tío Rolo y luego con otra más grande en Buenos Aires”, aclaró.

¿Por qué Tío Rolo? Desde Fovisee llegaron a Tío Rolo luego de que el año pasado trabajaron con gente de este barrio y con la Secretaría de Servicios Públicos y Medio Ambiente de la Municipalidad para elaborar el manual de instrucciones para el uso sustentable de la vivienda.

    “Elegimos este barrio porque hay una amplia variedad de viviendas y además los habitantes tienen ganas de trabajar y mucha iniciativa”, expresó Maggio.

    El programa ya comenzó con la capacitación de 10 vecinos para que ellos luego auditen cinco casas cada uno. Los vecinos se mostraron más que entusiasmados con la iniciativa.

Los primeros pasos de un ambicioso plan. A partir de la asociación conformada por Foro de Vivienda Social y Enficiencia Energética (Fovisee), la Universidad de Buenos Aires (UBA), fabricantes de calefones solares y el Municipio de Moreno (Buenos Aires) entre otros, se llevó a cabo un proyecto de adaptación de viviendas para la eficiencia energética de 10 casas de las 116 construidas en 2010.

Los primeros resultados indican que las familias que habitan en las 10 viviendas del proyecto gastan un 50 por ciento menos de energía que las que no participan. También se comprobó la importancia de considerar a las familias que forman parte de un proyecto aplicado de eficiencia energética como socios fundamentales del proyecto.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS