Edición Impresa

Barletta afirmó que "sería un orgullo compartir una fórmula con Rubén Giustiniani"

En ese mismo sentido, el titular del radicalismo santafesino sostuvo que "tanto el senador nacional como yo estaríamos en condición de encabezarla".

Domingo 23 de Noviembre de 2014

"Sería un orgullo compartir una fórmula con (el senador socialista) Rubén Giustiniani" para competir en las Paso en la carrera por la Gobernación, admitió el diputado radical Mario Barletta. En ese mismo sentido, el titular del radicalismo santafesino sostuvo que "tanto el senador nacional como yo estaríamos en condición de encabezarla".

Barletta trató de minimizar el portazo de Elisa Carrió del Frente Amplio Unen e indicó que la chaqueña va a continuar trabajando en Capital Federal para la candidatura de Martín Lousteau a jefe de Gobierno. Lo que rechazó fueron las palabras de Carrió respecto de que Hermes Binner no puede explicar el crecimiento del narcotráfico en Santa Fe, y se mostró a favor de realizar un "desagravio" al ex gobernador.

¿La salida de Carrió es una solución para el armado del FAU o es una grieta que puede generar una ruptura más amplia?

—Elisa Carrió va a seguir trabajando en al ámbito de la Capital Federal, con la propuesta de Martín Lousteau a jefe de Gobierno, y lo que tenemos que mirar es lo positivo de este proceso, que es lo que tendríamos que haber hecho desde un principio. Esto es, discutir en el radicalismo las diferentes alternativas, con sus distintos pensamientos, pero de la manera en que lo hicimos en San Fernando, puertas adentro y no públicamente. Y plantearnos hacer las cosas que realmente tenemos que hacer, definir claramente cuestiones programáticas a partir de las cuales le digamos a la gente cómo vamos a resolver los problemas de la inflación, la inseguridad, de la calidad educativa o de la crisis energética. En este sentido, me parece que eso es lo positivo, por supuesto lo de Lilita no vamos a decir que es algo que ayudó ni mucho menos, pero pasarán los días y trataremos de recomponer.

¿La reunión de la UCR en San Fernando ayudó a cauterizar las heridas internas, o sólo fue un darse tiempo hasta que se reúna la convención nacional para que sí se pueden encontrar las soluciones?

—San Fernando sirvió para que pongamos blanco sobre negro entre todos las diferentes posiciones, que cada uno pensaba que era la mejor, explicitando los por qué, escuchándonos todos y acordando que lo importante es el fortalecimiento de Unen y alcanzar un acuerdo de gobernabilidad parlamentaria con todas las fuerzas, aunque esa unión no signifique un acuerdo electoral. También fue positivo que quede claro el tema de las elecciones de las provincias respecto de las elecciones nacionales, que por supuesto tendrán que tener coordinación, pero las provincias tienen márgenes para construir frentes que a lo mejor no son exactamente iguales a lo nacional.

¿Qué hay de cierto en eso de que a usted lo tentaron tanto desde el PRO como desde el Frente Renovador para ampliar el Frente Progresista o sumarlo como candidato por alguno de esos sectores?

—Lo he dicho en varias oportunidades, nosotros estamos en el Frente Progresista Cívico y Social, que está consolidado en términos de quiénes pertenecemos al mismo, con dos períodos de gobierno y aspirando a un tercero. En ese sentido están puestas mis preocupaciones, mis mayores esfuerzos y mi convocatoria a hombres y mujeres que nos quieran acompañar.

No hay posibilidad entonces de abrir el Frente Progresista a otros sectores como el de Macri o Massa.

—Yo no soy el dueño del Frente Progresista, pero pienso que esta coalición está consolidada en la provincia como espacio político. Por supuesto que tenemos unas cuestiones todavía que resolver y políticas concretas. Tenemos coincidencias pero también alguna diferencia. Tenemos proyectos buenos en la medida en que los sigamos tratando como hasta ahora.

Dentro del Frente Progresista se habla del armado de un "contrafrente", conformado por la UCR, la CC-ARI. Y, de hecho, usted estuvo en el lanzamiento de Pablo Javkin, del PDP y del sector del socialismo que lidera Rubén Giustiniani. ¿Esto puede ser el germen de una lista compuesta por todos estos sectores para enfrentar en las Paso a Miguel Lifschitz?

—Si bien desde el punto de vista provincial los tiempos electorales son mucho más cortos y las definiciones electorales están todavía por venir, será sobre fin de este año y los primeros días de febrero cuando se produzcan más novedades. Usted nombró a Rubén Giustiniani, a Pablo Javkin, a gente de la Democracia Progresista, con todos ellos tengo excelente relaciones, por supuesto que con todos ellos podríamos tranquilamente trabajar en una propuesta común, pero es una tarea que la hemos dejado para un segundo plano. Sigo recorriendo la provincia, trabajando en los temas que nos preocupan, hay que defender los puestos de trabajo, hay que estar al lado de la gente que tiene dificultades para tratar de ayudarlos, estar al lado de las economías regionales que sufren impactos no menores, y al mismo tiempo con programas que hemos presentado en la Cámara de Diputados llevarlos a cada ciudad y cada comuna, como el programa de articulación de la escuela secundaria con la universidad. De este modo conjugamos las responsabilidades legislativas para resolver los problemas que hoy tiene la gente.

Viene manteniendo muchas reuniones y presentaciones junto a Giustiniani, tanto por temas legislativos como por haber compartido muchos años cuestiones académicas en lad universidades de Rosario y del Litoral. ¿Le gustaría compartir una fórmula a gobernador con él?

—Sería un orgullo compartir una fórmula, y tanto él como yo estaríamos en condición de encabezarla, pero soy muy respetuoso de lo que cada uno piensa y hace dentro del espacio político en el que está inserto. Así que habrá que esperar unas semanas para ver qué ocurre, lo que sí es cierto y no lo voy a negar es que hemos tenido conversaciones tanto por el proyecto de ley de educación superior, como por el proyecto de decomiso de los bienes de los narcotraficantes, somos dos hombres que estamos en la gestión pública, nos conocemos, nos llevamos bien y por lo tanto intercambiamos opinión. De ahí a conformar una fórmula faltaría conversar para ver si se puede dar o no. Veremos, seamos pacientes.

Pero usted lo dijo, los tiempos en la provincia son cortos si es que las Paso finalmente son en abril, con lo cual los va a encontrar el verano armando listas.

—Sí, efectivamente. Es posible que la Navidad nos ilumine y el fin de año nos de las certezas que aún necesitamos para tomar las últimas definiciones que todo proceso de esta naturaleza conlleva.

Sé que con Carrió lo une además de una cuestión política, una relación familiar. ¿Qué opinión le merecen sus palabras respecto de que Binner no puede explicar el crecimiento del narcotráfico en Santa Fe?

—Empezar a desgranar todo lo que dijo Lilita no es una tarea sencilla ni agradable, pero por supuesto que se le debe un desagravio a Hermes Binner, porque no dudo de su entereza, de su hombría de bien. Más allá de que la gente no esté muy contenta con todo lo que hemos hecho en el tema de la inseguridad, de ahí a pensar en el involucramiento de una persona como Binner en esto no lo comparto en absoluto.

¿Su decisión de postularse sigue firme? ¿En las Paso usted irá representado al radicalismo para la Gobernación?

—El radicalismo será integrante del Frente Progresista y estamos entusiasmados en trabajar para que esta provincia de Santa Fe sea invencible, pero que sea invencible en la mejor educación, en la mejor forma de generar empleo y en definitiva tener toda la firmeza para seguir avanzando.

En San Fernando se ratificó la decisión de ir a las Paso con un candidato a presidente del radicalismo. ¿Está más cerca de acompañar a Cobos o a Sanz?

—La circunstancia de las elecciones en Santa Fe previas a las nacionales hacen que tanto a uno como a otro les brinde todo mi apoyo, los reciba en la provincia de Santa Fe todas las veces que ellos estén acá y a ambos les deseo la mejor de la suerte. No creo que sea conducente una definición por uno o por otro, los conozco a ambos, tengo una muy buena relación política y hasta de amistad y sé del esfuerzo que están haciendo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario