Edición Impresa

Barletta acusó a Lifschitz de desatar una caza de brujas y de "intolerante"

La interna explotó luego de que el senador provincial acusara al precandidato a intendente de Rosario, Pablo Javkin, de querer vaciar ideológicamente al Frente Progresista.

Miércoles 12 de Noviembre de 2014

El diputado nacional radical y precandidato a gobernador frente Barletta calificó ayer de "intolerante" y de desatar una "caza de brujas" hacia dentro del Frente Progresista a su contrincante interno, el senador provincial Miguel Lifschitz, y agregó que descalifica a sus socios políticos "con acusaciones destempladas".

Toda esta interna, desatada puertas adentro del Frente Progresista, comenzó cuando Lifschitz salió a rebatir las palabras del diputado nacional de la Coalición Cívica-ARI y precandidato a intendente de Rosario Pablo Javkin, a quien acusó de querer "vaciar ideológicamente" al frente.

"Estamos intentando construir una propuesta de gobierno que dé continuidad a las políticas de transformación que viene llevando adelante el Frente Progresista en la provincia y en numerosas ciudades. Pero cuando a mí y a otros dirigentes de este espacio se nos ocurre plantear los problemas que necesitan respuestas contundentes, como la inseguridad o la pérdida de calidad educativa o el deterioro de la infraestructura productiva, con rutas y caminos rurales intransitables, salen a descalificarnos con acusaciones destempladas", afirmó Barletta.

El precandidato a gobernador y titular de la Unión Cívica Radical santafesina destacó luego: "Sorprenden las declaraciones de Miguel Lifschitz, a quien hasta el momento todos teníamos como una persona sensata. No entiendo por qué reacciona de la peor manera, con intolerancia y desatando una especie de caza de brujas sobre los que integramos el Frente Progresista".

Lifschitz se molestó con las críticas que realizó a la gestión municipal de Rosario el diputado nacional y precandidato a intendente Javkin, quien además marcó la necesidad de la apertura "al debate de ideas" y a la "renovación" dirigencial dentro de ese espacio político.

Lifschitz advirtió que dentro del Frente Progresista "ha comenzado a consolidarse en los últimos tiempos un polo liderado por algunos sectores de la UCR capitalina (en obvia referencia a Barletta) y la Coalición Cívica que, al igual que lo que ocurre en el Frente Amplio Unen (FAU) a nivel nacional, piensan en un frente más apolítico, más pragmático, más cercano a las posiciones del PRO y con menos perfil progresista", en clara respuesta a Javkin, a quien directamente acusó de intentar "vaciar ideológicamente" a ese espacio.

Queda claro con este cruce de acusaciones entre el socialista Lifschitz, el radical Barletta y el arista Javkin que las tormentosas internas que se viven a nivel nacional en el Frente Amplio Unen comenzaron a posarse en Santa Fe y el camino hacia las Paso provinciales será más difícil que transitar la destrozada ruta 90.

Ahora fue el turno de Barletta, quien salió a responderle a Lifschitz acusándolo de "intolerante" y volverle a marcar los problemas de inseguridad que sufre Rosario, ciudad que el ahora senador gobernó durante ocho años.

"Lifschitz, quien además es la máxima autoridad de su partido, debería saber que el Frente Progresista es de todos y lo definimos entre todos. Me parece que hay que ser humilde y respetuoso. Hay que saber escuchar lo que la gente está reclamando y corregir aquellas cosas donde el frente se ha equivocado", indicó Barletta.

Además, el diputado radical le remarcó a Lifschitz que "cuando se habla de renovación no hay que ponerse tan susceptible: nadie está hablando de la edad sino de revisar y cambiar algunas prácticas políticas".

Finalmente, Barletta agregó que "los problemas de inseguridad en Rosario no creo que hayan comenzado con la Intendencia de (Mónica) Fein, como tampoco creo que la corrupción policial y el avance de la droga hayan aparecido con el gobierno del Frente Progresista. Y esto no se resuelve con anacronismos ideológicos o debates estériles. La inseguridad y el narcotráfico no son ni de derecha, ni de izquierda y hay que combatirlos con firmeza, coraje y honestidad".

Lifschitz había señalado que hay sectores que quieren llevar a la alianza gobernante santafesina "a una propuesta que se identifica más con el pensamiento de algunas élites universitarias o con el de ciertos sectores medios de tradición antiperonista. Esa es la verdadera discusión que se avecina al interior del frente".

Como ya se escribió varias veces al Frente Progresista, manejado con rienda corta desde hace años por el socialismo, le salió el "contrafrente".

El tiempo dirá si solo se trata de fuegos de artificio mediáticos o si la sangre llega finalmente al río. El PRO y el Frente de Renovador miran de reojo las disputas y arman reuniones con distintos dirigentes frentistas para tentarlos a pegar el salto.

Macri "no descarta" ir a las Paso con el FAU

El jefe del Gobierno porteño, Mauricio Macri, dio un giro en su discurso de los últimos tiempos, en los que rechazaba una posible primaria con extrapartidarios, y afirmó que "no descarta" ir a las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) con el Frente Amplio Unen (FAU), y destacó la "vocación de cambio" de los precandidatos a presidente Elisa Carrió y Ernesto Sanz.

"Las Paso pueden ser la herramienta que necesitamos, no lo descarto. Quizá en ellas tengamos la oportunidad para ver claramente todas las cosas que tenemos en común con otras fuerzas sin necesidad de que cada uno deje de ser quien es", afirmó Macri a través de su cuenta oficial de Facebook.

El presidenciable del PRO dijo estar "seguro de que el camino que llevará a cambiar la Argentina necesita ser lo más ancho que podamos construir", en sintonía con la diputada Carrió, cuando habla de un frente electoral no peronista "lo más amplio posible".

"Somos muchísimos los que queremos un cambio verdadero y que no estamos dispuestos a renunciar a esa oportunidad. Veo esa vocación en Ernesto Sanz, la veo en Lilita Carrió y en otros dirigentes de todo el país", concluyó.

Coincidencia. Macri dejó trascender este mensaje el día en que visitó al intendente de Dolores, Camilo Etchevarren, dirigente de la Coalición Cívica, quien anunció en conferencia de prensa que trabajará para la candidatura presidencial del jefe del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

"Voy a acompañar a Mauricio Macri para que sea presidente; estoy acá para trabajar en conjunto con el PRO", dijo en la tarde de ayer Etchevarren —ex radical ahora Coalición Cívica— desde el Salón Blanco de la Municipalidad, acompañado por Macri y el ministro porteño de Gobierno, Emilio Monzó.

Desde Bolívar 1, sede la Jefatura de Gobierno porteña, informaron que este guiño al radicalismo y al FAU —luego de varias semanas de declaraciones que enfriaban el acercamiento con Carrió y Sanz— se enmarca en una ofensiva para captar la voluntad de dirigentes radicales, también tentados en varios distritos desde el massismo.

La semana pasada, tanto Carrió como Sanz habían realizado manifestaciones públicas en las que apoyaban la creación de un frente electoral que incluya al macrismo y cuyas candidaturas sean dirimidas en las primarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario