Edición Impresa

Barcelona venció a Celtic con un gol de Alba en el final

Lionel Messi no convirtió. Esta vez no mostró su inspiración habitual. Tampoco lo acompañaron Pedro y Alexis Sánchez por las bandas. En esta ocasión el tridente ofensivo no exhibió todo su potencial. Sólo apareció en pinceladas. Pero Barcelona ganó igual. Con agonía y en su casa.

Miércoles 24 de Octubre de 2012

Lionel Messi no convirtió. Esta vez no mostró su inspiración habitual. Tampoco lo acompañaron Pedro y Alexis Sánchez por las bandas. En esta ocasión el tridente ofensivo no exhibió todo su potencial. Sólo apareció en pinceladas. Pero Barcelona ganó igual. Con agonía y en su casa. Y ante un rival como Celtic de Glasgow. Que si bien en el juego de las equivalencias está por debajo del azulgrana, llegó a este compromiso invicto en el certamen y con cuatro unidades en su haber. Pero los tres puntos quedaron en el Nou Camp. Y con este resultado el equipo catalán sigue al frente del Grupo G de la Liga de Campeones con el ciento por ciento de efectividad. Y lo logró gracias a un gol del lateral Jordi Alba en el tiempo de adicional.

Celtic llegó temprano a la ventaja con un centro de Mulgrew que el griego Samaras cabeceó, y Javier Mascherano desvió con la espalda para marcar en su propio arco. Fue el cuarto autogol del Barcelona esta temporada.

Entonces el equipo local entró en colapso. Acaparó la posesión de balón, pero no la utilizó bien. No hubo profundidad ni rapidez. Y los puntas tampoco desbordaron.

Sin embargo, Barcelona logró el empate justo antes del descanso y en su acción más meritoria de la primera mitad. Se asociaron Messi, Xavi e Iniesta para que este último marcara con calidad.

La segunda parte fue todavía más parada que la primera, sin ningún ritmo, y Barcelona nunca impuso su teórica superioridad.

Tito Vilanova, DT de Barcelona, utilizó para los últimos minutos la vía más directa y sacó a David Villa al campo. El español estuvo a punto de marcar a los 90' con un disparo que pegó en el palo. Pero al local todavía le quedaba una bala en la recámara y la tenía un defensor. Fue Alba quien en el adicional se vistió de delantero y empujó un centro de Adriano.

El conjunto catalán ganó ante su débil rival con dos goles anotados en el adicional de cada parte. Sigue logrando victorias, pero su juego carece por el momento de la estética y autoridad de antaño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario