Edición Impresa

Banega, golpeado, está con sus afectos

El flojo semestre de Ever en Newell's lo alejó del Mundial.

Miércoles 04 de Junio de 2014

Era una fija y se quedó sin Mundial. Ever Banega de manera sorpresiva entró en el último recorte que hizo el lunes Alejandro Sabella y así debió soportar una de las noticias más negativas de su vida deportiva. El volante que jugó los últimos seis meses en Newell's, que esta cerca de cumplir 26 años, no podrá cumplir su gran sueño de participar en la máxima competición futbolística del planeta. Ayer Ever estaba ayer junto al afecto de los suyos, donde eligió refugiarse para ir madurando esta determinación que no esperaba. En familia, con su gente y haciendo llegar las disculpas por no hacer declaraciones ante la consulta de este diario. Estaba realmente "golpeado y dolido", pero sabiendo que la pelota le dio mucho y le seguirá dando alegrías en el corto plazo. Igual le llevará un tiempo digerir esta traumática noticia.

Banega fue sin dudas el gran ausente entre los jugadores que el DT albiceleste tenía en consideración, ya que se sabía de antemano que Carlos Tevez no corría de ninguna manera entre los posibles convocados. Por eso la baja del volante surgido en Alianza Sport fue la que generó más revuelo.

¿Fue tan sorprendente la baja de Banega? Desde lo estrictamente futbolístico se podría decir que no. Porque en los últimos seis meses como jugador leproso jamás llegó a rendir como un jugador con nivel de selección. Es cierto que llegó desde Valencia de España y ni bien se puso la pilcha rojinegra comenzó a jugar, casi sin tiempo de readaptarse al fútbol argentino. Y a medida que fueron pasando los partidos, sea del torneo local como de la Copa Libertadores, Ever no pudo hacer pesar sus principales virtudes futbolísticas, es decir, el buen trato de balón, la capacidad para manejar las riendas del equipo del medio hacia adelante y así fue presa fácil de sus marcadores.

Lo concreto es que Banega, quien en cada convocatoria de Sabella siempre cumplió dentro de las expectativas, no pudo repetir ese funcionamiento óptimo en los últimos tiempos en Newell's y eso seguramente atentó contra sus posibilidades. El futbolista no logró alcanzar el vuelo futbolístico que le permitiera asegurarse una butaca en el vuelo de los 23 jugadores seleccionados rumbo a Brasil.

Vale repasar el paso de Ever por Newell's. En el Parque estuvo presente en 20 de los 25 partidos que disputó el equipo en el primer semestre de 2014. Debutó el 9 de febrero, cuando los dirigidos por Alfredo Berti empataron 0 a 0 ante Boca y en ese cotejo tuvo un rendimiento auspicioso.

En el torneo Final jugó 14 de los 19 partidos. Fue titular 12 veces e ingresó desde el banco contra Argentinos y River. Su único gol con la camiseta rojinegra lo convirtió ante Tigre, en la victoria 2 a 1 en el Coloso. Esa conquista espectacular, donde clavó la pelota en el ángulo, fue lo más vistoso de su paso por el Parque.

Mientras que en la Libertadores tuvo asistencia perfecta. Jugó los 6 partidos como titular y en cuatro de ellos fue reemplazado. Nunca fue expulsado y lo amonestaron en 6 de los 20 partidos que disputó. Sobre el final del certamen estuvo afectado por una neumonía que le impidió jugar los últimos encuentros. Con la selección trabajó dos semanas a la par del grupo en Ezeiza. Seguro que Sabella no lo vio en plenitud y eligió otras opciones. Por eso quedó desafectado. Por eso tanto dolor.

Di María: “Me dolió mucho lo de Ever”

El rosarino Angel Di María comentó ayer que Ever Banega le agradeció su amistad y no pudo decirle “nada más”, luego de conocer su desafectación del plantel del seleccionado argentino para el Mundial de Brasil. El futbolista de Real Madrid aceptó que la salida del ex Boca y Newell’s le “dolió muchísimo” por su relación “especial”, pero la asimiló como “cosas del fútbol”. “Tengo una linda relación con los tres (Otamendi, Banega y Sosa, descartados) pero con Ever es especial, son ocho años juntos. Hay que asumir el golpe y entender al DT”, dijo.

Rendimiento bajo que mejoró en el final

El rendimiento de Banega en el semestre no fue el esperado y sólo repuntó en el final, que no rubricó por una infección pulmonar. En los 14 partidos del torneo Final empezó con un puntaje Ovación de 6 ante Boca, y después osciló entre el 5, 4 y hasta un 3 en el clásico, para repuntar en sus últimos 3 juegos: fue el mejor leproso ante Arsenal con 6, y en los 2 anteriores figura del partido con 7 (San Lorenzo y Tigre). Su promedio: 4,9. En la Copa sólo recibió 6 en el 4-0 ante Nacional (U), y luego un 5, tres 4 y un 3 en la eliminación con At. Nacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario