Edición Impresa

Bandera de Rosario para llegar a la próxima edición del Dakar

Osmar Anuar tiene ascendencia libanesa pero es bien de acá y empezó a representar a la ciudad en el Argentino de Cross Country, con la ilusión de llegar al Dakar.  

Sábado 19 de Julio de 2014

Rosario es fierrera. El fútbol lo copa todo, pero cuando hay una cita de envergadura fluye el tuerca que se lleva adentro. Claro que esta ciudad tiene una contra. Fueron pocos, son pocos, los nacidos aquí que la representaron, ya sea a nivel nacional o internacional. Por ejemplo, hay que remontarse al final de la década del 70 para referenciarse en el que más lejos llegó: Ariel Bakst, quien incursionó en la F-2 Europea, por entonces la antesala de la Fórmula 1. También Juan Pablo Zampa, el primer argentino que ganó un título internacional (en 1977, en el Turismo Grupo 2) después de Fangio, debe enmarcarse en la lista, aunque es nacido en Arminda. El Poppy Larrauri, el único de la región que tocó el cielo de la F-1, es de Granadero Baigorria. De este suelo fueron cuatro los pilotos en la experiencia motor más dura del mundo, el Dakar: Paxti Otaño, Mauricio Jurado, Daniel Marrocchi y José Luis Locascio. Y ahora otro empezó el derrotero, persiguiendo ese sueño “por ahora imposible”, pero dando los primeros pasos. Es Osman Anuar, el de ascendencia libanesa, que acaba de debutar en el Campeonato Argentino de Cross Country.

Fue Bakst un pionero. Curiosamente era dueño de una de las heladerías más reconocidas de la ciudad. Ahora Anuar, quien también lleva adelante un emprendimiento similar en Fisherton, empieza a trascender. Con 26 años no corre para el reconocimiento, sino para cumplir el sueño que tuvo desde los 7 años cuando se subió a un cuatri por primera vez. Sin venir de una familia fierrera ni mucho menos, siempre quiso competir en un quads y hace poco se le cumplió, cuando disputó la 2ª fecha del Argentino de Cross Country, en La Cumbre. Completó el recorrido, tumbos mediante. Todo un logro.

“Después te comento bien, pero hay un pibe de Rosario que corre en cuatri y anduvo bien”, le había dicho entonces Marrocchi a Ovación. Ese pibe, no tanto pero con cara de tal, es Anuar, quien adquirió su primer cuatri en 2009 cuando Marcos Patronelli hacía trascender la actividad en el primer Dakar, pero recién pudo preparar uno para competir el año pasado y recién en 2014 lo puso en el camino. Es un Yamaha Raptor 700, como el que corren los Patronelli, y si tardó tanto fue porque “no conocía el ambiente ni a quién recurrir, hasta que encontré la persona ideal, Martín Belagardi, de Cañuelas, quien me hizo la asistencia en La Cumbre. En Rosario es difícil encontrar preparadores”.

Osman empezó todo de cero, a pulmón, poniendo sus ganancias “en los fierros” porque, se sabe, es un deporte costoso y por ahora los apoyos son sólo el familiar de su papá Alberto, sus hermanos Lucas y Mauro, y su mamá María del Carmen. Por eso intentó primero correr en la región, pero el consejo que recibió fue claro: el Cross Country. Nada mejor para aprender rápido, ahora que está en pleno auge desde que el Dakar irrumpió en el país en 2009. A través de Belagardi conoció al peruano Alexis Hernández, quien corrió y terminó en la última edición, y con él conoció el vivac instalado en Rosario y la odisea de una carrera del Dakar Series, el último Desafío Ruta 40, donde hizo de asistencia.

Al momento de hacer la nota, Anuar partía para cumplir el mismo cometido en el Desafío Guaraní, primera edición en Paraguay. Son los pasos que quiere dar. Ya dio el primero en La Cumbre, donde pese a dos tumbos en la primera etapa “que me sirvieron para aprender qué no se debe hacer”, arribó en el 11º lugar entre los 17 pilotos de quads 4x2. Ahora “aspiro a completar el calendario del Argentino”, en Chaco a fines de agosto y en lugar a confirmar a fines de octubre, y “en 2015 correr dos o todas las carreras del Dakar Series. Ahí los novatos corremos el Dakar Challenge, que si lo ganás te asegurás media inscripción para el Dakar siguiente. Hoy es un sueño imposible correrlo, pero es la ilusión y ojalá se pueda dar”. Imposible es lo que no se intenta.

Compartió la experiencia con un dakariano local. Daniel Marrochi fue elogioso para la labor de Osman Anuar en su debut en La Cumbre, por el Argentino de Cross Country, y compartieron momentos en el vivac de las sierras. En la imagen, el novato, del Kiwi Racing Team, y el experimentado piloto rosarino que este año se dio el gusto de correr el Dakar, junto al prototipo con el que también estuvo en Córdoba, aunque esta vez navegado por Paxti Otaño. Ah! Y dentro del equipo La Capital Dakar Team.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS