Edición Impresa

Balearon a un repartidor en un intento de asalto

Ayer a la mañana le pegaron tres tiros en Santiago y Lamadrid, donde llegó para dejar mercadería en una carnicería. Está grave

Sábado 21 de Septiembre de 2013

Una serie de estampidos golpearon la mañana de ayer en la esquina de Santiago y Lamadrid, en la zona sur de la ciudad. Fue a las 10.30 cuando un repartidor fue baleado al resistir un intento de robo cuando se disponía a descargar un pedido para la carnicería que está en esa ochava. Los ladrones no pudieron robarle nada pero el trabajador recibió tres balazos: uno en la pierna, otro en el tórax y el tercero en el abdomen, lo que obligaron a su internación en un sanatorio céntrico donde anoche estaba en estado reservado.

Víctor Hugo "Turco" Julián tiene 60 años y trabaja como repartidor del frigorífico Menicar. Provee a la carnicería de Lamadrid y Santiago desde hace "alrededor de un año", según dijo Daniel, el dueño del negocio de carnes.

La mañana de ayer el proveedor de achuras llegó hasta allí junto a un ayudante y cuando se disponían a bajar del vehículo, una Ford F 350 con caja frigorífica, fueron abordados por dos "chicos en una moto azul y con gorritas oscuras", como diría mas tarde un testigo.

"Escuchamos cinco o seis tiros y el Turco entró malherido y asustado al local. Parece que los pibes de la motito lo estaban siguiendo. No le dejaron ni sacar la mercadería y le tiraron al cuerpo", sostuvo un empleado del negocio.

Según otros testigos, el hombre fue abordado por uno de los delincuentes en tanto el otro se quedó en la moto Honda 110 de color azul. El muchacho que encaró a Víctor le gritó que le diera el dinero y al parecer la víctima ofreció algo de resistencia, lo que fue suficiente para que el ladrón le disparara al menos cuatro veces con un revólver de grueso calibre.

Caminando. Quienes vieron la escena aseguraron que la víctima, tras el frustrado arrebato, "llegó caminando por sus propios medios a la puerta de la carnicería, entró y se sentó en una silla. Estaba muy lastimado y dejó un reguero de sangre desde la chata. El muchacho del almacén de enfrente le dio agua y los vecinos llamamos al 911", contó el carnicero. Minutos después llegó una ambulancia y el móvil policial, que comenzó una búsqueda de los maleantes por los alrededores.

"El otro muchacho que estaba con él no recibió ningún tiro", manifestó un vecino. "A veces estos pibes andan buscando qué robar, un arrebato o algo así. Pero estos estaban armados y no cualquiera tiene un revólver. Eran pibitos, no más de 16 años y salieron disparando en la moto", dijo otro testigo.

Según los vecinos, en la zona se dieron muchos robos en estos últimos meses. Lo cierto es que ayer, a última hora de la tarde, los familiares del Turco Julián estaban en el sanatorio Mapaci esperando el informe del estado de salud del trabajador, que se encontraba en terapia intensiva reponiendose de una operación y en estado reservado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS