Edición Impresa

Balearon a un pibe en las calles de Santa Lucía

Tiene 16 años y el ataque sería parte de un pelea de bandas. Cuando los policías iban a apresar al agresor fueron lesionados por tres mujeres.

Miércoles 23 de Abril de 2014

Una serie de hechos confusos originados en viejas rencillas no saldadas y denuncias cruzadas en el barrio Santa Lucía, en la zona sudoeste de Rosario, terminaron con un adolescente baleado e internado en el policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria, varios policías lesionados y tres mujeres demoradas. La saga, que se inició el viernes con varios allanamientos, finalizó la noche del lunes con el retumbar de varios tiros.

El lunes a las 19.50 familiares de Fernando S., de 16 años, llamaron al Comando Radioeléctrico para denunciar que Ezequiel S. lo había baleado minutos antes. Mientras el primero era trasladado al Policlínico Eva Perón, tres efectivos se dirigieron a la zona de Pasaje 1762 al 2000 y lograron dar con el sospechoso, quien al verlos entró rápidamente a su vivienda.

Riña feroz. Según expresaron las fuentes, cuando los policías ingresaron a buscar al adolescente se encontraron con tres mujeres que tenían preparada una fórmula casera para repelerlos: dos bombas molotov, un bidón de nafta, ollas con agua hervida y aceite caliente. Además, y como reaseguro, empuñaban tres cuchillos. Al entrar los efectivos se desató una guerra casi de trincheras: las tres mujeres se abalanzaron sobre los uniformados y les tiraron el agua, intentaron golpearlos y empezaron a cortar el aire con las hojas de los tramontina.

Los policías pidieron refuerzos y así pudieron detener por resistencia a la autoridad a Virginia S., de 37 años; María de los Angeles S., 22; y Noemí A., mientras que Ezequiel S. aprovechó la oportunidad y huyó por los pasillos y las calles oscuras del barrio. Anoche era buscado por personal de la subcomisaría 17ª, que interviene por jurisdicción.

Pero la jornada de tiros y agresiones tiene, según familiares y allegados a Ezequiel, un foco distinto. El chico ya tuvo una serie de encontronazos con miembros de una pandilla que asola el barrio Santa Lucía y que se identifica como "Los Cachones". El viernes pasado cuatro de sus cabecillas fueron detenidos y uno quedó arrestado en medio de cinco allanamientos: tres en Pasaje 1754 al 2000, otro en Pasaje 1756 y el restante en Pasaje 1752.

En ese marco Blanca G., de 37 años y propietaria de un quiosco donde se reúne la pandilla a beber, fue interrogada pero no detenida. En tanto en los otros allanamientos fueron demorados Lucas "Congo" M., de 19 años; Jonatan "Chivito" N., de 20; y Alexis "Cumo" A., de 20. Los tres son parte de la cúpula de Los Cachones y no quedaron detenidos por no haber imputaciones en su contra.

Tres ataques. No fue lo mismo para Ricardo "Riki" A., de 27 años, quien sería el que da las órdenes de la banda y según una denuncia por la cual quedó detenido habría baleado en el verano tres veces a Ezequiel S., en quien confluyen ahora los dos hechos.

Virginia, la mamá de Ezequiel, denunció en su momento que Riki fue quien baleó al chico tres veces durante enero y febrero de 2014. Eso produjo la ira de Los Cachones y ante la gravedad de la situación el juzgado de Instrucción 2ª ordenó detener al acusado e incautó un Fiat Regatta gris con pedido de secuestro y la patente adulterada.

Entonces, y como un truco mal armado, el lunes a la noche se cruzaron los nombres de Ezequiel S., Fernando S. y Los Cachones. Según familiares del primero de ellos varios secuaces de Riki quisieron quemarles la casa de Pasaje 1752 al 2000. "Nos tiraron cubiertas encendidas, balearon las puertas y evidentemente nos quisieron apretar para que levantemos las denuncias. En eso hubo un pibe que resultó herido", dijeron.

Un rato después, a la casa de Ezequiel entraron efectivos para detener al chico pues según familiares de Fernando S. fue él quien lo baleó. Peron entonces su familia se enfrentó con uñas y dientes a la policía y lograron que el muchacho huyera. La duda que se imponía entre los pesquisas es cuál fue la circunstancia en que terminó baleado Fernando S. Según distintos vecinos, Los Cachones son muy conocidos en el barrio porque roban, agreden y amenazan sin moverse de la puerta de su casa y así mantienen en vilo a un sector de la populosa barriada del sudoeste.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario