Edición Impresa

Balearon a un almacenero que se resistió al robo de su local en Bella Vista

Un almacenero fue abordado por tres delincuentes en la puerta de su negocio de la zona oeste ayer en la mañana y al resistirse recibió dos tiros, uno en un testículo y otro que le quebró el fémur

Jueves 02 de Abril de 2015

Un almacenero fue abordado por tres delincuentes en la puerta de su negocio de la zona oeste ayer en la mañana y al resistirse recibió dos tiros, uno en un testículo y otro que le quebró el fémur. A última hora de ayer se encontraba en el Hospital de Emergencias y era sometido a una operación para limpiarle las heridas.

Jesús Rubén M. tiene 55 años y hace dos décadas es dueño de un almacén en Pasaje 1001 al 4600 (Pascual Rosas al 2100), en el barrio Bella Vista. A las 7.45 de ayer Jesús estaba en la puerta de su negocio cuando notó que de un Peugeot 206 gris que estaba parado en la esquina desde hacía unos minutos bajaron tres muchachos jóvenes.

Según vieron algunos vecinos, los tres delincuentes eran muy jóvenes, casi menores de edad, y estaban armados. Cuando el comerciante se percató del peligro y de que pretendían ingresar al almacén se interpuso ante el grupo y a golpes de puño intentó impedirlo. Pero mientras forcejeaban lo fueron empujando y finalmente ingresaron al comercio.

Una vez adentro Jesús siguió con la dura pelea. Una de sus hijas explicó que "se escucharon cinco tiros" y que su papá "tenía además un culatazo en la cabeza. De los cinco tiros dos le dieron por debajo de la cintura".

Al parecer Jesús atinó a agarrar una cuchilla que estaba sobre el mostrador para defenderse, pero esa versión es sólo familiar, ya que Jesús sólo les dijo a sus hijas y a su mujer que estaba "bien, con dolor pero bien", y no les contó qué había sucedido en el local.

Lo cierto es que dentro del negocio quedaron manchas de sangre y claros signos que evidenciaban una dura pelea. Por ejemplo, la cortadora de fiambre quedó en el piso y ensangrentada. "Parece que cuando se dieron cuenta de que lo habían herido, se asustaron y salieron corriendo para la esquina, en donde esperaba el auto con el otro ladrón", expresó la hija de la víctima.

Otros comerciantes de la zona se mostraron sorprendidos y deslizaron por lo bajo que en Bella Vista "todos estamos armados". Pero no era éste el caso de Jesús. "Mi papá odia las armas y todo eso. No es la primera vez que le roban, pero sí que además de agredirlo le pegan un par de tiros", sostuvo su hija.

Lo que también indignaba a los comerciantes, es que a pocos metros de donde se produjo el robo al almacén, se instaló un local de al Policía de Acción Táctica (PAT) que el martes estuvo recorriendo el lugar. "Esperemos que ésto dé resultados, aunque por lo que se ve va a costar un poco", recalcó un comerciante vecino de Jesús M.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario