Edición Impresa

Balearon al jefe de La 12 en un tiroteo en la autopista a Santa Fe

El líder de la barra de Boca fue operado en el hospital Provincial tras recibir un balazo en el abdomen en medio de un enfrentamiento entre distintas facciones de la barra xeneize.

Domingo 26 de Agosto de 2012

La excursión de la hinchada de Boca a Santa Fe, para presenciar el partido ante Unión, dio que hablar. Dos facciones de la barra xeneize se cruzaron en la autopista Rosario-Santa Fe, a la altura de San Lorenzo Sur, y de ese tiroteo resultaron heridas cinco personas, entre ellas Mauro Martín. El actual líder de la barra brava xeneize recibió un balazo en el abdomen, por lo que fue trasladado al hospital Provincial. Allí fue intervenido quirúrgicamente y quedó internado en terapia intensiva, aunque "hemodinámicamente estable", según confiaron las fuentes consultadas. Además de Martín hubo otros cuatro heridos de bala y tres detenidos.

Martín fue uno de los que participó del enfrentamiento de las dos facciones de la barra de Boca. El balazo que recibió en el abdomen obligó a que fuera trasladado a un centro asistencial. En el Provincial fue recibido entre las 15 y las 16, y una hora más tarde debió ser intervenido quirúrgicamente de emergencia debido a la gravedad de la lesión.

"Se trata de una herida de bala con compromiso de vísceras huecas (la bala le atravesó los intestinos)", esgrimió una de las fuentes consultadas, que no quiso revelar la identidad del personaje en cuestión. Más tarde Ovación confirmó que se trataba de Martín. La información brindada, al cierre de esta edición, es que se encontraba fuera de peligro.

Ayer mismo llegaron hasta el hospital su esposa y su madre, quienes pretendieron llevarlo a Buenos Aires. Eso no sucedió porque los médicos recomendaron no moverlo durante las primeras horas del posoperatorio.

Por obvias razones, la presencia del actual líder de la barra de Boca provocó que se reforzara la seguridad en el hospital.

Los grupos que protagonizaron nuevamente otro hecho de violencia son los que lideran Martín y el ex jefe de la barra brava Rafael Di Zeo.

Los otros cuatro que fueron heridos (sería todos pertenecientes a la facción de Di Zeo) fueron derivados a dos centros asistenciales. En el Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria fueron atendidos Cristian Debaus, de 38 años, quien recibió un balazo con orificio de entrada en la boca y salida por la nuca; Brian Arroyo, de 19, también con un disparo de arma de fuego en el pecho, y Juan Cruz González (26), con fractura de tibia y peroné, producto de un disparo. Este último, según trascendió, se trata de un empleado del Servicio Penitenciario Federal.

El cuarto herido fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Se trata de Darío Cantero (35), con un disparo en el abdomen que perforó el colon y obligó a los médicos a realizarle un ano contra natura. Anoche permanecía estable.

Los incidentes se produjeron cuando la barra de los hermanos Di Zeo regresaba, ya que un control policial le impidió llegar a la cancha debido a que no tenían entradas para el encuentro, y en la autopista, a la altura del acceso sur de San Lorenzo, se cruzaron con la parcialidad de Mauro Martín, que viajaba a la capital de la provincia.

"Ninguno tenía entrada para ingresar a la cancha de Unión, y se dispone que vuelvan esos diez colectivos a su lugar de origen", dijo Aníbal Rodríguez, comisario de la seccional 17ª, de San Lorenzo. Fue así que se inició un enfrentamiento a golpes de puño, piedras y tiros, lo que provocó que cinco personas fueran hospitalizadas con heridas de bala. Por supuesto el enfrentamiento provocó un verdadero caos en la autopista, con autos que intentaron escapar de cualquier forma.

La policía detuvo dos personas que se trasladaban a bordo de un Peugeot 206, dominio FLB 838. A bordo del vehículo viajaban Ariel Alejandro Putruelli, de 35 años, y Facundo Cáceres (23).

Minutos más tarde, en la autopista Rosario Buenos Aires, en el peaje de General Lagos, también fue detenido Elías Mazza (21), a quien se le sustrajeron cuatro balas calibre 22 y otras siete calibre 32.

Otra jornada violenta en la que los barras volvieron a hacer de las suyas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario