Edición Impresa

Balearon al dueño de una librería que resistió el robo a su negocio

Violento ataque en el barrio Hospitales. Fue anoche en Mitre al 3400. Dos ladrones entraron al negocio y sorprendieron a la familia que hace 30 años que lo atiende.  

Miércoles 18 de Marzo de 2015

Una familia que atiende hace años una conocida librería y papelería de la zona sur, fue víctima de un feroz intento de robo ayer por la noche cuando tres hombres intentaron entrar al negocio minutos antes del cierre. Al ingresar, uno de los delincuentes fue abordado por Diego, el hijo del dueño del local, y luego de un forcejeó el arriesgado muchacho recibió tres tiros: dos en el pecho y uno que le rozó la sien derecha. Tras ello los delincuentes huyeron en un auto que los aguardaba en la puerta sin haber logrado su cometido y el joven fue derivado al Heca donde anoche estaba en estado reservado.

El negocio se encuentra desde hace al menos 30 años en Mitre al 3400 y todos lo conocen por la librería "Rody", un comercio atendido por el jefe de familia, Antonio R., de unos 70 años, a quien ayudan su esposa y sus hijos.

El robo sucedió allí, en Mitre entre Uruguay y Saavedra. En la calma habitual del barrio y alrededor de las 19.45 los vecinos vieron que un auto Fiat Uno color rojo estaba detenido frente a la vereda de la numeración impar y a varios transeúntes les llamó la atención la manera de estacionarse y el bullicio que originaban los tres muchachos jóvenes que estaban a bordo, no eran del barrio y escuchaban música a todo volumen.

"Yo estaba paseando a mi perro y vi a esos chicos, a los que no podría reconocer, que estaban dentro del auto con la música a muy alto volumen y tomando cervezas. Tenían los vidrios polarizados, así que lo único que podía verse es que eran tres con gorritas", relató Adriana, una vecina que se mudó a esa cuadra hace un corto tiempo.

En un momento dado, otros vecinos pudieron observar que cuando la familia que atiende la librería se disponía a bajar las persianas, dos de los tres hombres bajaron del Fiat e ingresaron al negocio armas en mano y a los gritos.

En ese momento en el comercio estaban Diego R., de 35 años; su esposa, Débora; su padre, Antonio, y su madre. Diego, que estaba en el fondo del local, al ver al intruso con el arma en la mano se le abalanzó tomándolo por el costado mientras la familia observaba la escena casi sin atinar más que a gritar. Todo pasó en unos 30 segundos. Diego le aplicó dos o tres empujones y puñetazos al desconocido con el fin de sacarlo a la calle y luego lo tomó de las manos para intentar sacarle el arma.

Pero el cómplice del ladrón seguía gritando e insultando a los comerciantes. En esa confusión sonaron varios disparos y Diego R. se tumbó hacia un costado tomándose su estómago y el pecho. A esa altura dos tiros le habrían ingresado por el pecho y uno le rozó la sien derecha, lo que hizo que cayera al piso.

 

Gritos y más tiros. Los agresores también se alteraron ante la sorprendente reacción del hijo del comerciante y cubrieron su huida a los tiros. "Se escucharon primero muchos gritos, luego los disparos y por último mucho ruido de vidrios rotos. Yo me tiré al suelo y una vecina creyó que me habían pegado, pero lo mío fue una reacción instintiva", comentó otra vecina que pasó por la vereda frente al comercio cuando se dieron los hechos violentos y pudo ver cómo los delincuentes se treparon al Fiat Uno rojo y a toda velocidad huyeron por Mitre hacia el norte.

En esos segundos posteriores, la madre del hombre herido salió desesperada a la puerta para pedir ayuda y varios vecinos comenzaron a salir de sus casas, alertados por los tiros y el ruido de la vidriera que había estallado al ser perforada por un impacto.

La misma familia y sus solidarios vecinos llamaron al 911 y a la ambulancia. "La verdad es que tanto los móviles como la ambulancia tardaron mucho y lo queríamos llevar nosotros a Diego al hospital Clemente Alvarez, pero la esposa dijo que no lo moviéramos, que iba a esperar mientras lo ventilaba. El muchacho estuvo siempre consciente y al ratito se lo llevaron", comentó otro vecino. La causa quedó a cargo de la Fiscalía de flagrancia en turno y atiende la seccional 15ª por jurisdicción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario