Edición Impresa

Balean a un joven en una persecución tras una frustrada salidera bancaria

Un empresario fue seguido por dos ladrones en moto. Iba acompañado de un amigo policía que enfrentó a los maleantes, uno de ellos herido en un tobillo por un disparo.

Sábado 06 de Septiembre de 2014

Un intento de robo en la zona oeste, con todas las características de salidera bancaria, derivó en una persecución y un tiroteo en un escenario delimitado por las calles México, Guatemala, la colectora de Circunvalación y Chubut, donde finalmente fue herido y apresado uno de los sospechosos mientras que su cómplice logró darse a la fuga.

Todo sucedió cuando un empresario sacó del banco Santander Río de Eva Perón y Rodó, a pocos metros de la comisaría 17ª, una suma de dinero que extraoficialmente se estimó en 200 mil pesos. El hombre iba acompañado por un amigo que es policía y tras salir del banco y realizar algunas cuadras a bordo de su Toyota Corolla se percataron de que eran seguidos por dos jóvenes en una moto. Cuando llegaron a Mendoza y México, los maleantes intentaron abordarlos pero se encontraron con la resistencia del empresario y su acompañante y con un patrullero que pasó por el lugar.

La policía persiguió a los hombres de la moto a los que finalmente capturó debajo del puente de Chubut y la colectora Juan Pablo II donde fue detenido, tras cruzar disparos con los uniformados, Brian F., de 18 años, quien resultó herido en un tobillo. En tanto, su cómplice huyó entre los pasillos de un asentamiento hasta ganar el barrio Santa Lucía.

En primera persona. La víctima del intento de robo se llama Camilo P., tiene 56 años y es titular de la panificadora Deubel. Visiblemente nervioso y preocupado, aceptó contar lo sucedido. "Al mediodía fui al banco a buscar el dinero para unos pagos que debía hacer en la empresa. Claudio, el padre de uno de los operarios, tuvo la amabilidad de acompañarme. Este muchacho es policía y estaba franco de servicio. Así que llegamos al banco de Eva Perón y Rodó y saqué el dinero. Ahora me pregunto si me marcaron en el banco o bien si me siguieron porque tenían el dato de que llevaba dinero", dudó Camilo.

El empresario dijo que fueron en el auto "por la colectora de Circunvalación en dirección a Mendoza. Pasé por los Fonavi y a esa altura veo a los dos tipos en una moto Honda Storm. Al llegar a Nicaragua aminoré la marcha y a la altura de Mendoza y México le dije a mi amigo: «Claudio, nos están siguiendo». Y en eso se nos cruzan adelante. Uno de los tipos baja de la moto y nos apunta con una 9 milímetros".

"Entonces —dijo— mi amigo desenfundó su arma reglamentaria y disparó dos tiros desde adentro del auto para espantarlos. Me puse muy nervioso y destrabé las puertas. Mi amigo se bajó y continuó disparando mientras el que nos apuntó se tiró debajo de un auto. El cómplice lo esperaba y en un momento se sube a la moto y huyen", contó Camilo.

Todo mal.Pero la suerte no estaba del lado de los ladrones. Por el lugar pasó un móvil policial y comenzó a perseguir a los sospechosos por México, Guatemala, Chubut y terminaron en el puente de la colectora que une barrio Belgrano con la parte sur de Santa Lucía. Al llegar allí, la moto perdió estabilidad y los dos hombres cayeron al asfalto. Uno de ellos, Brian F., no pudo huir por que había recibido un balazo en el tobillo. Su compinche sí lo consiguió.

En tanto, Camilo regresó hasta la panificadora de Guatemala al 1300 donde trabajan 60 operarios. Cuando le relata a La Capital lo ocurrido, el gesto se le transforma. "Entiendo que el tema de la delincuencia es complejo, pero les pido a los políticos, a los jueces, y a los legisladores que modifiquen las leyes y nos den garantías para poder trabajar. Si yo no hubiera reaccionado, ahora podría estar muerto. Cuando nos apuntaron, no les dimos tiempo a gatillar", aseguró.

"Es un espanto escuchar a magistrados de la Corte Suprema decir que esta violencia no se soluciona con penas más severas. Yo entiendo que hace falta más inclusión social y un trabajo del Estado, pero los delincuentes perciben impunidad y actuán. Y nosotros acá estamos", dijo masticando cada palabra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario