POLICIALES

Bajan de un remís y les disparan con ferocidad: un joven muerto y dos heridas

Jonatan Viale cayó en la esquina y murió horas después. Tamara G. se metió en el auto pero los homicidas tiraron contra el vehículo y la hirieron

Martes 03 de Noviembre de 2020

Sobre las 20.30 del domingo Jonatan Alexis Viale tomó un remís en la zona sur junto a dos jóvenes mujeres. Los pasajeros le dijeron al remisero que los llevara hasta Avellaneda y Dean Funes y al llegar, Jonatan y Tamara G. bajaron del auto y caminaron hasta la esquina sudeste. Allí los esperaban dos hombres que habían llegado caminando segundos antes y que, luego de conversar unos segundos, comenzaron a disparar.

A la vista de varios vecinos Jonatan cayó al piso mientras Tamara se zambullía en el remís. Los tiradores apuntaron entonces al auto y siguieron gatillando. El remisero se tiró del auto y resultó ileso mientras que Tamara, de 25 años, fue herida de gravedad y anoche estaba internada en terapia intensiva. También resultó herida la otra pasajera, Joana A., de 33, que pudo escapar con un balazo en el pie y horas después llegó al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) para atenderse de la herida.

“Cuando llegó el remís con la gente, una chica rubia y el muchacho se bajaron y fueron hasta la parada del colectivo. Hasta ahí llegaron dos pibes, uno alto y otro más petiso, que sacaron dos pistolas y empezaron a disparar. Al joven lo dejaron tirado con un balazo en la cabeza, casi no se movía. Y la rubia se metió en el auto y estos empezaron a tirar sobre el auto pero como que no fueron a rematarla. Y se fueron a pie como habían llegado”, recordó una vecina.

Viale, de 26 años, fue trasladado al Heca donde los médicos constataron que presentaba un balazo en el cráneo que le produjo la muerte sobre las 23.15.

En el mismo hospital los médicos diagnosticaron a Tamara con impactos en la zona del tórax y abdomen, por lo que fue derivada a terapia intensiva donde anoche al cierre de esta edición continuaba internada con pronóstico reservado.

Con miedo

Cuando los vecinos escucharon lo balacera llamaron a la policía y al llegar el personal del Comando Radioeléctrico se encontró con un auto Mitsubishi Protón con varios impactos de bala. Junto al vehículo, con miedo pero intentando ayudar a su pasajeros, estaba Aldo Alberto F., de 68 años.

El remisero es oriundo de zona sur y recordó que en Isola y “alguna calle” levantó a sus tres pasajeros y contó a los policías las alternativas del ataque.

En ese sentido el chofer relató que la pareja bajó del auto, pero no hizo referencia sobre si conocían a las dos personas que al parecer los estaban esperando en la esquina. Contó que cuando arreciaron las balas la mujer se metió en el auto y que de pronto todas las balas apuntaron a su Mitsubishi. Según los voceros consultados el chofer estaba asustado, pero no había sufrido heridas.

Luego llegaría el testimonio de Joana, herida en la pierna izquierda, quien sobre las 21.10 llegó por sus propios medios al Heca. En principio solo dijo a los médicos que había sido atacada, pero al ser entrevistada por la policía en el hospital contó que estaba a bordo del remís del que habían bajado Tamara y Jonatan. Agregó que sus acompañantes fueron hacia la esquina donde tres hombres armados comenzaron a correrlos y les dispararon”, dijeron fuentes policiales.

Más de veinte

El personal del gabinete criminalístico de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) levantó de la escena del ataque 21 vainas servidas calibre 9 milímetros. Sólo en el auto detectaron 17 impactos a la altura de las puertas del acompañante tanto delantera como trasera.

Además se relevó la zona en busca de cámaras de vigilancia. Puntualmente una cámara pública del tipo domo que se encuentra ubicada a unos diez metros de la esquina del ataque.

Entre las primeras medidas para iniciar la pesquisa el fiscal Alejandro Ferlazzo ordenó además el secuestro del teléfono celular del remisero.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario