Edición Impresa

Baja intensidad en la Bombonera

Boca no pudo con el líder Lanús, en un encuentro muy pobre y que fue interrumpido por problemas con la energía eléctrica.  

Lunes 08 de Abril de 2013

La expectativa era enorme pero rápidamente se fue deshilachando, derrumbando. Si hasta los focos de la Bombonera atenuaron su luminosidad de entrada, como un presagio de todo lo que vendría después. No fue novedad para la realidad del mundo Boca, que pese a poner a todos los titulares porque ya había asegurado el pasaje a octavos de final de la Copa Libertadores, en el torneo Final no levanta cabeza y sigue en el fondo. Pero sí para Lanús, el merecido líder del campeonato, que sin embargo no hizo méritos para estirar más su ventaja, ya que antes había perdido el escolta Newell's en el Coloso ante Colón. Resultado: 0-0, claro.

El partido tenía varios condimentos previos, no sólo porque la expectativa estaba puesta en saber si Boca podría al fin dar un golpe grande en el Final, sino porque a la Bombonera llegaba como técnico de Lanús un ídolo xeneize: Guillermo Barros Schelotto, que estuvo a los abrazos con todos, con Juan Román Riquelme y Carlos Bianchi sobre todo, además de recibir el afecto de todo el estadio. Pero fue lo único emotivo que pasó. Después, casi nada.

A los 3', Orion le sacó un buen remate a Ayala, que fue la única de peligro que tuvo Lanús. Por eso Boca estuvo un poco más cerca de ganar, pero tampoco creó muchas opciones. A los 23' un disparo de Riquelme fue desviado por Marchesín y un minuto después tuvo la más clara. Diego González se equivocó al cederla atrás a Izquierdoz, Román la robó y se la dio a Blandi, quien eludió al arquero pero su disparo dio en el palo.

El mayor mérito de Boca, siempre con Riquelme de eje pero con intermitencias, fue que Lanús, aún con el esquema de siempre de tener mucha gente en ataque, prácticamente no inquietó a Orion. Dos veces Silvio Romero ensució la definición, pero al líder le costó un montón.

Claro que Boca, excepto por la de Blandi, tampoco lastimó. Sánchez Miño definió imperfecto desde el punto del penal y Fernández exigió a Marchesín con un remate de afuera del área. Un remate final de Clemente Rodríguez se fue alto. Poco para desequilibrar.

Por eso el 0 a 0 fue el resultado lógico para un trámite trabado, sin demasiadas ideas y mucho menos situaciones de gol en cantidad suficiente. Y que a Lanús le sentó bien porque se alejó en la punta.

Riquelme: “El equipo jugó bien y debimos ganar”

“Nosotros estamos contentos porque venimos levantando el nivel. Con Nacional lo hicimos, clasificamos antes de tiempo ante Barcelona y ahora enfrentamos al puntero, del que se hablaba maravillas, y fuimos mejores”. Así resumió sus sensaciones Juan Román Riquelme, el mejor de un Boca que no deslumbró.

“El equipo jugó bien”, siguió considerando el enganche xeneize. “Merecimos el triunfo”, continuó convencido. “Creamos cinco o seis situaciones de gol, que no es habitual pero lamentablemente no las convertimos”.

En tanto el Pochi Chávez, que volvió a jugar en la Bombonera, pero con la camiseta granate, dijo que “fue muy especial enfrentar a Boca” y sobre el encuentro señaló que “fue parejo, cualquiera lo podía ganar. A nosotros nos sirve el empate porque sacamos más diferencia y ante un equipo grande que siempre te puede complicar”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS