Edición Impresa

Bachelet promulgó en Chile su anunciada reforma tributaria

La recaudación permitirá que el Estado "cuente de manera responsable con nuevos recursos para apostar decididamente por la ampliación y mejoría de los derechos sociales como la educación, la salud y la protección social", agregó.

Sábado 27 de Septiembre de 2014

La presidenta Michelle Bachelet promulgó ayer una reforma tributaria que le permitirá recaudar 8.300 millones de dólares para financiar cambios en educación, salud y protección social que favorecerán a los sectores más desposeídos. Al promulgar la reforma en un acto en el palacio de gobierno de La Moneda, que contó con la asistencia de representantes del empresariado, Bachelet dijo que "será un medio que ayudará a reducir la desigualdad por la vía de la justicia tributaria". La recaudación permitirá que el Estado "cuente de manera responsable con nuevos recursos para apostar decididamente por la ampliación y mejoría de los derechos sociales como la educación, la salud y la protección social", agregó.

La mitad de lo recaudado se destinará a financiar una reforma estructural de la educación en todos los niveles para tender a una enseñanza de calidad y gratuita y otros 4.000 millones de dólares se utilizarán para construir 20 hospitales y diversos centros de salud.

Reglas claras. La mandataria destacó que en medio de la desaceleración económica que vive Chile "esta promulgación entrega también una nueva señal de certidumbre y reglas claras a los agentes económicos. Con ello están dadas todas las condiciones para que nos pongamos manos a la obra y juntos retomemos la senda de mayor crecimiento".

Entre las principales alzas están la del Impuesto de Primera Categoría que pagan las grandes empresas, que gradualmente se elevará del 20 por ciento actual al 25 por ciento o 27 por ciento, según el régimen al que se acojan; mayores tributos al alcohol y cigarrillos y a las fuentes fijas contaminantes.

Cerca de 95 por ciento de las pequeñas y medianas empresas no se verán afectadas por los nuevos impuestos, según el gobierno. Los impuestos a los vinos y cervezas subirán de 15 por ciento a un 20,25 por ciento, los destilados de 27 por ciento a 31,5 por ciento, las bebidas gaseosas o azucaradas de 13 por ciento a 18 por ciento, y los tributos de las bebidas no azucaradas disminuirán de 13 por ciento a 10 por ciento. Respecto del tabaco, se elevará ocho veces el impuesto específico a los cigarrillos, que pasará de 18 centavos de dólar a 1,45 dólar.

La reforma tributaria, que otorga mayores facultades al servicio de impuestos internos para combatir la evasión, empezará a regir gradualmente el 1º de octubre y concluirá en 2018. La reforma fue aprobada el 10 de septiembre por el Congreso y contó con el apoyo de parlamentarios de todos los sectores políticos, tras un intenso debate de cinco meses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario