Edición Impresa

Avalan la construcción de una torre dos veces más alta de lo permitido

Calificándolo de "alevoso", la concejala cavallerista María Fernanda Gigliani denunció ayer a la Dirección de Obras Particulares de la Municipalidad por haber otorgado en abril del año pasado un...

Viernes 30 de Agosto de 2013

Calificándolo de "alevoso", la concejala cavallerista María Fernanda Gigliani denunció ayer a la Dirección de Obras Particulares de la Municipalidad por haber otorgado en abril del año pasado un permiso de edificación que habilitó a construir casi el doble de la altura permitida por la normativa vigente en ese momento. El proyecto se erige en la esquina de Juan B. Justo y Rondeau, donde se levanta la torre conocida como Shopping Condo Hotel, que tiene 67 metros de altura (25 pisos) cuando sólo debería alcanzar los 36. El caso se suma a otras dos irregularidades que también fueron presentadas por Gigliani.

"La gravedad en este caso es que no es el emprendedor el que se aprovechó y avanzó más de lo debido sino que el propio municipio otorgó mal el permiso", afirmó la concejala, quien recordó que la denuncia se hizo pública luego de que se elevaran al Ejecutivo municipal en noviembre del año pasado y en mayo de este año "dos pedidos de informe que nunca respondieron".

En la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad —de la que depende la Dirección de Obras Particulares—, prefirieron no manifestarse sobre la denuncia y plantearon que evaluarían "los informes y la documentación del caso" para dar hoy una comunicación oficial.

Altura. El permiso de edificación para el edificio de zona norte fue otorgado por la Dirección de Obras Particulares el 18 de abril del año pasado y, según explicó Gigliani, "no quedó encuadrado bajo lo establecido en el nuevo Código Urbano, sino en el anterior". En ese marco, la concejala explicó que "para establecer la altura de la torre, una de las variables era el ancho de la calle, que en este caso es Rondeau, pero la determinante era la altura máxima indicada en el normativa, que era de 36 metros".

Pese a eso, el permiso otorgado por la Municipalidad fue por 67 metros. "La gravedad de esta situación es que no es el constructor el que avanza más de lo permitido, sino que es la propia Municipalidad la que le da la potestad de levantar una torre con casi el doble de la altura que debía tener de acuerdo a la normativa vigente", planteó Gigliani.

La concejala exigió una respuesta por parte de la Dirección de Obras Particulares y de la propia intendenta Mónica Fein. Y señaló que la decisión de hacer pública la denuncia se tomó "luego de que desde el Concejo Municipal se elevaran dos pedidos de informe que nunca fueron contestados".

La edila calificó el caso de "alevoso", destacó que "acá no se puede achacar la responsabilidad al privado" y remarcó que "este expediente nunca pasó por el Concejo, cuando debería haber sido aprobado como excepción por el cuerpo, algo que difícilmente hubiera pasado".

Es más, para Gigliani estas situaciones se vinculan al déficit en las cuentas del Palacio de los Leones. "En la búsqueda de recursos constantes, otorgarle excepciones y mayor altura a los inversores redunda en mayor dinero en compensaciones para las arcas municipales", dijo la edila, y agregó: "Un piso más significa una compensación de medio millón de pesos".

Vecinos. El planteo de los vecinos, según indicó Gigliani, se escucha cada lunes en la comisión de Servicios Públicos. "El problema es que avanza y la gente llega a plantear el reclamo con el hecho consumado", señaló la concejala, y consideró que "el problema es que el municipio plantea dos estándares de vecinos, los que tienen que cumplir la normativa a rajatabla y a los que se les permite moldearlas".

De hecho, las primeras denuncias planteadas sobre la torre de Juan B. Justo y Rondeau fueron hechas por vecinos, que no sólo apuntaron al exceso de altura del edificio, sino a los problemas estructurales que se estaban generando en la zona, como los desbordes en las alcantarillas ante lluvias copiosas.

En la zona norte, Arroyito fue uno de los más afectados por el desembarco de la construcción de edificios en altura después de las restricciones planteadas en el centro con la aprobación del actual Código Urbano. El año pasado, un relevamiento realizado por arquitectos que integran el Grupo Amigos de Arroyito mostró que sólo en 80 manzanas del barrio se habían levantado en los últimos seis años 67 edificios, casi uno por hectárea.

En ese punto, Yanina Nicastro, arquitecta e integrante del grupo, recordó que la aprobación de la segunda etapa del Código Urbano se demoró casi seis años. "No fue una demora por cautela, sino que fue una puerta abierta a la especulación", consideró.

190 departamentos y hasta spa

La Torre Shopping Condo Hotel se promociona para su comercialización como un edificio de 25 pisos, ubicado a sólo 200 metros del Shopping Alto Rosario, y donde habrá 190 departamentos de un dormitorio, lofts y dúplex, además de 130 cocheras, diez locales comerciales, dos ascensores panorámicos y amenities que van desde salón de eventos, salas de reuniones y business center hasta microcine, piscina cubierta, bar gimnasio y spa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS