La Ciudad

Aún sin reemplazo, Falabella termina de vaciar el edificio de La Favorita

Camiones siguen llevándose mobiliario y mercadería de exhibición. Una postal del proceso de decadencia que vive la zona

Lunes 28 de Junio de 2021

En el marco de su retirada de Rosario y el resto del país, la firma chilena Falabella sigue desocupando el tradicional edificio de La Favorita ubicado en Sarmiento y Córdoba. En el marco de un domingo helado, y con la peatonal totalmente vacía, la imagen de los camiones de transporte que terminaban ayer de llevarse mobiliario y algo de la mercadería de exhibición del imponente inmueble componía toda una postal del proceso de decadencia que vive el centro rosarino.

Luego de rematar miles de artículos de saldos de la sucursal en una gran subasta online, la empresa cargaba ayer mesas, colchones, percheros y hasta maniquíes, que componían una escena triste que marcará un antes y un después en la zona y que dejará un hueco que requerirá de mucho trabajo para ser cubierto. Además, representó el despido de 110 trabajadores.

En agonía

La noticia del cierre de la tienda, allá por abril, abrió la discusión sobre el futuro del centro de la ciudad, en medio de un programa municipal para revitalizarlo. Se trata de un fenómeno que viven muchas ciudades del mundo, y que si bien era previo fue sin dudas acelerado por la pandemia, la aparición de las restricciones y los cambios de hábito de consumo de las personas. Por eso, comerciantes y funcionarios ya imaginan nuevos proyectos para la construcción centenaria, que revitalice la zona y detenga una posible reacción en cadena con los comercios satélite de los alrededores.

Las últimas informaciones hablan de un grupo de comerciantes del centro que rápidamente se pusieron en campaña para que el viejo edificio perteneciente a la familia García reviva en un centro comercial que podría albergar hasta 50 locales comerciales y de gastronomía con una impronta netamente rosarina. La idea es establecer una suerte de consorcio que se haga cargo del alquiler y a partir de allí empiece a distribuir los espacios y a programar la “nueva Favorita”.

La propuesta bucea en los orígenes de la tienda inaugurada en 1897 y rescata su íntima relación con la historia del centro de la ciudad. Por eso, mantendría el nombre y llenaría tres de los cuatro pisos del edificio de 10 mil metros cuadrados con la oferta de comerciantes y fabricantes locales. Además, sumaría un gran espacio gastronómico que traccione clientes al resto de las propuestas.

Los emprendedores llegaron a arriesgar que para fin de año, podría haber hechos concretos. Mientras tanto, el inmueble sigue protagonizando una lenta sangría ante los ojos de los transeúntes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario