Edición Impresa

Aún quedan dos heridos internados

Tras 27 días internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), Julio Fernández recibió ayer el alta médica. El hombre, una de las víctimas de la tragedia de Salta al 2100...

Martes 03 de Septiembre de 2013

Tras 27 días internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), Julio Fernández recibió ayer el alta médica. El hombre, una de las víctimas de la tragedia de Salta al 2100, ingresó al centro asistencial municipal con importantes quemaduras generadas por el incendio desatado tras la explosión de gas de ese fatídico martes 6 de agosto. En tanto, otras dos personas continúan internadas, una todavía en terapia intensiva.

Julio (de 42 años) abandonó el Heca ayer al mediodía, acompañado de sus familiares. Había ingresado al hospital pasado el mediodía del martes 6, con más del 30 por ciento de su superficie corporal quemada "pero sin compromiso en las vías respiratorias", explicó Silvia Marmiroli, directora de Servicios de Salud de la secretaría municipal.

La funcionaria indicó que el paciente recibió varios injertos de piel por lo cual deberá continuar su tratamiento en forma ambulatoria.

Además de Julio, en los últimos días recibió el alta también Ezequiel Risi, el joven de 22 años que permanecía en el área de quemados del Sanatorio Británico.

En la secretaría de Salud municipal siguen la evolución de las últimas dos pacientes que siguen hospitalizadas tras la catástrofe desatada en el edificio de Salta 2141 que terminó con la vida de 21 personas.

Beatriz López (68) continúa internada en la unidad de terapia intensiva del Sanatorio Nuestra Señora del Rosario (Centro Médico Ipam).

Marmiroli recordó que la mujer arribó al centro asistencial con quemaduras importantes y compromiso de la vía aérea. "Actualmente se encuentra estable y presenta una buena evolución", apuntó.

En tanto Eva Ardenghi de 89 años permanece en el Hospital Español "estable clínicamente y pronta a recibir el alta", precisó la directora de Servicios de Salud.

Ambas mujeres vivían en el complejo de edificios siniestrados y estaban en sus departamentos en el instante mismo en que comenzó el escape de gas que redujo a escombros a una de las torres y dañó seriamente la estructura de las otras dos, que deberán ser demolidas.

De acuerdo a los registros de la Secretaría de Salud municipal, fueron 62 los pacientes asistidos en los efectores públicos y privados tras la explosión generada en el complejo de edificios de Salta y Oroño.

A casi un mes de la peor tragedia que asoló a Rosario aumentan las movilizaciones ciudadanas. En efecto, los familiares de las 21 víctimas ya organizaron otra marcha del silencio para pedir que se haga justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario