Edición Impresa

Aumentan la seguridad de la familia real española por amenazas de yihadistas

Los custodios "han tomado medidas" reveló el ministro del Interior después que se conocieran mensajes amenazadores.

Martes 17 de Marzo de 2015

España extremó las medidas de seguridad en torno a la familia real después de que la policía incautara un documento al presunto líder de una célula yihadista del Estado Islámico (EI) —desarticulada el pasado viernes en Cataluña— en el que se amenazaba al rey Felipe VI y sus familiares, informaron ayer las autoridades.

Las fuerzas de seguridad "han tomado medidas", aseguró el Ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, desde la ciudad de Ceuta, al ser preguntado por la prensa sobre las amenazas de los yihadistas a la familia real.

No obstante, el máximo responsable de seguridad de España sostuvo que "por prudencia" prefería "no hablar" ni que se hablara de este tema.

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, quien tomó declaración a los integrantes de la célula desarticulada, afirma en un escrito que el cabecilla del grupo "ha reconocido tener un texto con amenazas al rey y a su familia". "Felipe de España sabrá lo que es el sufrimiento cuando sus dos hijas estén bajo los escombros", decía el texto, según fuentes judiciales.

Por otro lado, el magistrado sostiene que "está constatada una conversación telefónica donde el máximo responsable de la célula reconoce que trabaja para el líder del Daesh", como se denomina al EI.

Gómez Bermúdez ordenó prisión "provisional, comunicada y sin fianza" para siete de los ocho detenidos, todos menos una joven de 18 años que supuestamente había sido captada para combatir con el EI. Los arrestos tuvieron lugar en su mayoría en Cataluña, norte de España.

A los presuntos yihadistas enviados a prisión se les imputa delitos de "integración en organización terrorista, enaltecimiento del terrorismo, difusión pública de consignas terroristas y/o captación, adoctrinamiento, adiestramiento y formación terrorista".

Según el juez, los detenidos constituyen una célula local del EI dedicada a la propaganda, adoctrinamiento y captación de nuevos militantes para la organización.

El presunto líder de la célula "elaboraba y editaba material audiovisual en apoyo del terrorismo yihadista" y "llegó a colgar un video en su página de Internet donde grababa a su hijo de 2 años respondiendo, a preguntas del padre, que de mayor quería ser yihadista".

También a pedido de su padre, el niño identificaba en la pantalla de su computara al líder del Estado Islámico y le lanzaba besos.

A ese hombre se le incautó un video titulado "entrenamiento del Estado Islámico en España" donde aparece realizando prácticas de artes marciales.

La resolución de Gómez Bermúdez, quien presidió el juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, describe una nueva forma de terrorismo de lo que se denomina "yihadismo violento" que surge ante la dificultad con la que se encuentra Al Qaeda para organizar atentados terroristas en Occidente.

El magistrado explica que se recurre a jóvenes musulmanes afincados en países occidentales, muchos de ellos incluso poseen la nacionalidad del país donde residen, y se les instruye sobre cómo cometer un atentado.

Asimismo, se les incita a marchar a zonas de Oriente donde se les forma para regresar a Occidente a cometer atentados de fácil realización, "dada la escasa preparación que requieren y la forma de ejecución abierta y flexible donde incluso la huida o salvaguardar la propia vida son aspectos accesorios".

El juez destaca la importancia de Internet en este nuevo terrorismo. En concreto, la célula investigada estaba integrada por al menos 10 personas que constituyeron un complejo entramado virtual en Internet, mediante la creación de 52 perfiles (en Facebook, Twitter, Google y tuenti) y utilizaba en España la táctica del "terror informativo".

Ese terror informativo "no es solo exhibir material videográfico violento; también es una táctica de guerra recurrente en las organizaciones terroristas yihadistas modernas para sembrar el pánico en las sociedades occidentales", señala el magistrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario