Edición Impresa

Aumenta la venta de armas tras la masacre de Denver

Colorado. — Como ya ocurrió tras la matanza en Tucson, Arizona, en enero de 2011, en la que la legisladora Gabrielle Giffords recibió un tiro en la cabeza, la masacre perpetrada el viernes en un cine de Aurora, Colorado, tuvo el efecto de elevar sensiblemente las ventas de armas en ese Estado.

Miércoles 25 de Julio de 2012

Colorado. — Como ya ocurrió tras la matanza en Tucson, Arizona, en enero de 2011, en la que la legisladora Gabrielle Giffords recibió un tiro en la cabeza, la masacre perpetrada el viernes en un cine de Aurora, Colorado, tuvo el efecto de elevar sensiblemente las ventas de armas en ese Estado. Según reportó ayer el Denver Post, diversas consultas revelaron un incremento del 41 por ciento en la venta de armas tras la matanza durante el estreno de la última película de Batman. "Es totalmente demencial", dijo al diario Jake Meyers, un empleado de una armería en Parker, según el cual al menos 15 ó 20 personas esperaban en fila la apertura del negocio el sábado, a pocas horas de la tragedia.

El periódico reportó que muchas personas decían que no creían que iban a necesitar una arma, pero que habían cambiado de idea luego del tiroteo en el cine, que dejó 12 muertos, entre ellos una niña de seis años, y 58 heridos. Pero no sólo eso. Los residentes en Colorado también salieron en masa a pedir un permiso para portar armas, aseguró el informe del diario.

Portar un arma corta es legal en 49 de los 50 Estados del país si se obtiene el permiso correspondiente. Illinois es el único Estado que no tiene esa disposición.

James Holmes, de 24 años, quien fue arrestado afuera del cine después de la masacre, compareció el lunes por primera vez ante la Justicia. El asesino parecía aturdido durante la audiencia. Miraba fijo hacia adelante y ocasionalmente cerró sus ojos como si estuviera luchando contra el sueño. Será acusado formalmente el 30 de julio.

Sin antecedentes penales, Holmes pudo comprar legalmente cuatro armas de fuego, entre ellas un fusil semiautomático. A través de Internet, adquirió más de 6.000 balas, muchas de las cuales usó en el cine.

Psicosis. Al menos tres hombres acusados de hacer amenazas durante o después de ver la nueva película de Batman fueron arrestados en incidentes separados, lo que deja entrever la ansiedad de los cinéfilos y el incremento en la seguridad tras el ataque fatal en un cine de Colorado que exhibía el filme. Un hombre de Maine fue arrestado cuando le dijo a las autoridades que iba camino a dispararle a un ex empleador al día siguiente de haber visto "El Caballero de la Noche asciende", dijo el lunes la policía de Maine.

Timothy Courtois, de Biddeford, Maine, fue detenido por exceso de velocidad. El policía que registró su auto halló un fusil de asalto AK-47, cuatro revólveres, municiones y recortes de diarios sobre la masacre que dejó 12 muertos y 58 heridos la madrugada del viernes en Aurora, Colorado.

En el sur de California, otro hombre fue arrestado el domingo durante la función de la película luego que testigos dijeron que hizo amenazas y alusión a la masacre de Colorado al ver que no empezaba la cinta. Agentes acudieron al complejo de cines en Norwalk luego que espectadores dijeron que Clark Tabor, de 52 años, gritó: "Yo debería explotar como en Colorado". Dijeron que entonces el hombre preguntó: "¿Alguien tiene un arma?". Un guardia de seguridad vio a Tabor sentado con una mochila en su regazo, pero agentes que registraron su bolso, el cine y sus alrededores no encontraron ningún arma.

En otro incidente, los cinéfilos en Sierra Visa, Arizona, entraron en pánico cuando un hombre ebrio ocasionó una "histeria masiva", y unas 50 personas salieron corriendo de un cine que exhibía Batman. La policía detuvo a Michael William Borboa, de 27 años. bajo sospechas de conducta desordenada, amenazas e intimidación. Entre sus pertenencias sólo había botellas de whisky semivacías.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario