Edición Impresa

Aumenta la escalada entre Hamas e Israel, que estudia una invasión

Desde el martes murieron al menos 88 palestinos. Ayer se lanzaron más de 70 cohetes desde Gaza. Desde la Organización de las Naciones Unidas piden un cese el fuego.

Viernes 11 de Julio de 2014

Israel escaló ayer de forma drástica la intensidad de sus ataques aéreos sobre la Franja de Gaza, alcanzando centenares de objetivos de Hamas. Sin embargo, esto no detuvo el lanzamiento de cohetes palestinos contra las poblaciones del sur de Israel. Del lado palestino hubo ayer al menos 30 muertos, según fuentes de Hamas en Gaza, lo que hace aumentar la cifra de muertos palestinos desde el inicio de la ofensiva el martes pasado a al menos 88. Unos 140 cohetes y misiles palestinos fueron disparados contra Israel, aunque sólo causaron varios heridos leves, así como daños materiales de importancia en viviendas. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamado al cese inmediato del fuego a ambas partes, pero las perspectivas son favorables a un aumento de las actividades militares, dado que tanto Hamas como Israel parecen apostar por el momento al duelo militar.

Se informó desde Gaza que 88 palestinos, civiles la mayoría, han muerto desde el inicio de la campaña el martes a primera hora, que 339 resultaron heridos y que 150 viviendas fueron destruidas o severamente dañadas, Otras 900 personas fueron desplazadas. El sistema de defensa de misiles israelí "Iron dome" (Cúpula de hierro) nuevamente interceptó ayer varios cohetes lanzados contra Jerusalén y Tel Aviv. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) dijeron que ayer alcanzaron unos 500 "objetivos", principalmente túneles y plataformas lanzacohetes. En total, el ejército israelí dice que ha alcanzado 860 objetivos desde el inicio de la operación "Bordes progetidos". Los palestinos de Hamas y Yihad Islámica a su vez lanzaron más de 140 cohetes de todo tipo contra centros poblados israelíes, según el conteo de las FDI. Los cohetes causaron daños en viviendas e infraestructura en el sur de Israel, además de herir a dos soldados. El efecto mayor de la lluvia constante de cohetes no es sin embargo el daño o las bajas sino el efecto paralizante de la vida normal en una zona que alberga unos 3,5 millones de habitantes.El ejército exige a los israelíes en la zona más caliente del conflicto, en el sur del país, que se mantengan a no más de 15 segundos de carrera de los refugios. El sistema antimisiles "Cúpula de hierro" ha interceptado por lo menos 70 proyectiles. Está diseñado de manera que intercepta los cohetes que se dirigen a zonas pobladas pero los deja pasar si calcula que caerán en zonas abiertas, como es el caso de la mayoría. Pero las limitaciones del sistema se hicieron evidentes anoche, cuando una andanada de cohetes cayó en la ciudad de Beersheba causando daños severos a varias viviendas.

Del lado palestino, la población civil sigue sufriendo el devastador efecto de la campaña aérea israelí. Si bien es cierto que el ejército israelí avisa a los habitantes antes de un ataque aéreo, no en todos los casos esa comunicación se cumple. El domingo, por ejemplo, siete civiles murieron en un bar mientras miraban el partido del Mundial entre Argentina y Holanda. Ayer, unos 30 palestinos murieron en bombardeos.

En la ONU. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió al Consejo de Seguridad un cese el fuego y llamó a la comunidad internacional a detener la escalada. "Es más urgente que nunca intentar encontrar un terreno de consenso para lograr un cese el fuego", declaró Ban durante una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad. Ban dijo que Hamas y Yihad Islámica lanzaron más de 550 cohetes y morteros contra Israel desde Gaza y que Israel realizó más de 500 ataques aéreos. De los 88 palestinos que se estima han muerto desde el martes, la mayoría son civiles. "Una vez más los civiles están pagando el precio de la continuación del conflicto. Mi principal preocupación es la seguridad y el bienestar de los civiles, no importa de dónde sean", agregó. Los civiles de Gaza "están atenazados entre la actitud irresponsable de Hamas y la dura respuesta de Israel", subrayó. Los palestinos, que accedieron al rango de Estado miembro de la ONU, van a solicitar una sanción contra Israel en base a la Convención de Ginebra sobre protección de civiles en tiempos de guerra. Por su parte, el embajador de Israel, Ron Prosor, aseguró que su gobierno "toma medidas importantes para evitar daños a civiles palestinos inocentes".

En cuanto a una invasión por tierra de la Franja de Gaza, el vocero militar israelí, teniente coronel Peter Lerner, dijo que Israel ya ha movilizado a unos 20.000 reservistas para una posible operación terrestre en Gaza, pero por ahora sigue concentrado en obtener el máximo resultado de su campaña aérea. "La opción terrestre debe ser la última opción y solo en caso de absoluta necesidad. Es un plan de acción cuidadosamente diseñado", dijo Lerner. Israel dice que solo dará una tregua si Hamas deja de lanzar sus misiles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS